Egre­sa­da: ‘me de­ja­ron en el me­jor lu­gar po­si­ble’

L

La Nacion (Costa Rica) - - EL PAÍS - Juan­die­go.cor­do­[email protected]­cion.com

Juan Die­go Cór­do­ba “A los cua­tro años mis pa­dres me fue­ron a de­jar al Hos­pi­cio de Huér­fa­nos de San Jo­sé. Los días pa­sa­ban, yo es­pe­ra­ba que re­gre­sa­ran por mí, pe­ro nunca lo hi­cie­ron”

Aun­que aque­llo ocu­rrió ha­ce 29 años, to­da­vía si­gue vi­vo en su me­mo­ria. De­be res­pi­rar pro­fun­da­men­te an­tes de po­der con­tar­lo, mien­tras su voz pa­re­ce que­brar­se en­tre los re­cuer­dos del pri­me­ro de los 14 años que vi­vió ahí.

“Fue mi mo­men­to más di­fí­cil, no lo en­ten­día”, re­cuer­da. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que en el Hos­pi­cio nunca le fal­tó co­mi­da, es­tu­dio, ves­ti­men­ta y tam­po­co ca­ri­ño.

“Fue lo me­jor que me pu­do ha­ber pasado, me de­ja­ron en el me­jor lu­gar po­si­ble”, di­ce.

Fue en Vis­ta de Mar don­de co­no­ció a Ma­rie­la, nom­bre fic­ti­cio de otra egre­sa­da que so­li­ci­tó man­te­ner en re­ser­va su iden­ti­dad.

Ella tie­ne 35 años aho­ra y lle­gó al Hos­pi­cio lue­go de que el Pa­tro­na­to Na­cio­nal de la In­fan­cia (PANI) le re­ti­ra­ra a su ma­dre sus dos hi­jos; ella y su her­mano me­nor.

Ma­rie­la re­cuer­da que a sus 10 años se pre­gun­ta­ba cons­tan­te­men­te la ra­zón por la cual tenía que cre­cer ale­ja­da de su ma­má, por­que ella al me­nos tenía, a di­fe­ren­cia de muchos de sus com­pa­ñe­ros.

“Cuan­do lle­gué me pre­gun­té ‘¿Dios mío que es­toy ha­cien­do aquí?’, pe­ro cuan­do uno cre­ce Dios le res­pon­de: ‘te pu­se aquí pa­ra cui­dar­te'”, di­jo la mujer.

Un día, can­sa­da de pre­gun­tar­se lo mis­mo, de­ci­dió en­trar a es­con­di­das a la ofi­ci­na de la psi­có­lo­ga del cen­tro. Ahí le­yó to­do su ex­pe­dien­te.

Su ma­dre su­fría es­qui­zo­fre­nia. Ella y su her­mano eran pe­que­ños de calle que ape­nas lle­ga­ban a su ca­sa a ba­ñar­se y a dor­mir. Ade­más, en una fa­mi­lia “de muchos tíos y pri­mos”, la pe­que­ña Ma­rie­la su­frió abu­sos.

Am­bas mu­je­res acep­tan que hu­bo agre­sio­nes, sin em­bar­go tam­bién coin­ci­den que la ad­mi­nis­tra­ción del cen­tro ac­tua­ba rá­pi­do y des­pe­día a las tra­ba­ja­do­ras que pro­pi­cia­ban es­te ti­po de ac­cio­nes.

“Ha­bía cui­da­do­ras que no te­nían el mis­mo amor pa­ra tra­tar­nos. A mí me to­ca­ron unas muy bue­nas, a su ma­ne­ra. Pe­ro ha­bía otras que sí lo agre­dían a uno, nos pe­ga­ban con una fa­ja o nos ja­la­ban las ore­jas”, re­cuer­da Kar­la.

ALE­JAN­DRO GAMBOA

Los me­no­res ali­men­ta­ción, te­cho y edu­ca­ción. Dos egre­sa­das del Hos­pi­cio di­cen que sus pa­dres no po­dían dar­les esas con­di­cio­nes. Tam­bién re­cuer­dan que hu­bo al­gu­nas agre­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.