El bar­co fan­tas­ma

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Ser­gio Ra­mí­rez

El ve­le­ro de cua­tro pa­los ama­ne­ce an­cla­do en las quie­tas aguas de la bahía de San Juan del Sur y los fuer­tes vien­tos de fi­na­les de di­ciem­bre lo ha­cen gi­rar des­de el cos­ta­do de es­tri­bor has­ta de­jar­lo de proa a la cos­ta. Es el Sea Cloud, un bu­que pa­ra cru­ce­ros de lu­jo que pue­de alo­jar a 60 pa­sa­je­ros.

Los bro­chu­res ha­blan de él co­mo de “una le­yen­da ro­mán­ti­ca”, con sus lu­jo­sos ca­ma­ro­tes que con­ser­van el es­tu­co his­to­ria­do en las pa­re­des, los mue­bles de te­ca, sus ri­cos ta­pi­ces, ba­ños y chi­me­neas de már­mol de Ca­rra­ra y las lla­ves de los gri­fos de oro pu­ro, “la mag­ni­fi­cen­cia de los gran­des pa­la­cios fran­ce­ses”; un pa­la­cio flo­tan­te que re­ca­la en di­ver­sos puer­tos del Ca­ri­be y Cen­troa­mé­ri­ca.

El chef y el som­me­lier pro­vie­nen del ho­tel Al­berg de Aus­tria, la ca­va es más que se­lec­ta y el me­nú ofre­ce “de­li­cias cu­li­na­rias” ser­vi­das en por­ce­la­na de Sé­vres. La lis­ta de pa­sa­je­ros es un se­cre­to bien guar­da­do y hay en­tre ellos “po­de­ro­sos em­pre­sa­rios y al­tos di­rec­ti­vos de mul­ti­na­cio­na­les”.

Cuan­do lle­ga la no­che de des­pe­di­da de año, el Sea Cloud pa­re­ce ar­der con to­da su ar­bo­la­du­ra en­cen­di­da con ris­tras lu­ces, pe­ro el vien­to no trae mú­si­ca de fies­ta, con­tra­rio a su vie­ja tra­di­ción, pues en un tiem­po fue un ca­ba­ret flo­tan­te, cuan­do se lla­ma­ba An­ge­li­ta y el mas­ca­rón de proa era una fe­roz águi­la do­ra­da.

El más gran­de del mun­do.

Fue bo­ta­do en Bre­men en 1931, en­car­go del mag­na­te fi­nan­cie­ro Ed­ward F. Hut­ton y su cón­yu­ge, Mar­jo­rie Me­rri­weat­her Post, due­ña de Ge­ne­ral Foods y em­pe­ra­do­ra del corn­fla­ke. El presidente Fran­klin De­lano Roo­se­velt y su es­po­sa, Eleo­no­ra, pa­sa­ron allí su lu­na de miel. Su pri­mer nom­bre fue Hus­sar V, con 2.500 to­ne­la­das de re­gis­tro bru­to, 110 me­tros de es­lo­ra, 15 de man­ga y 5 de ca­la­do má­xi­mo; el ya­te más gran­de del mun­do pa­ra en­ton­ces, equi­pa­do con cua­tro mo­to­res de 3.200 ca­ba­llos, ca­paz de al­can­zar una ve­lo­ci­dad de 14 nu­dos.

Pe­ro en 1955 lo com­pró el Ge­ne­ra­lí­si­mo Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo, presidente vi­ta­li­cio de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Be­ne­fac­tor de la Pa­tria, Padre de la Pa­tria Nueva, In­vic­to de los Ejér­ci­tos Do­mi­ni­ca­nos, Res­tau­ra­dor de la In­de­pen­den­cia Fi­nan­cie­ra, Pri­mer Agri­cul­tor Do­mi­ni­cano, Pri­mer An­ti­co­mu­nis­ta de América, en­tre sus más de vein­te tí­tu­los ofi­cia­les. Se pro­pu­so él mis­mo pa­ra Pre­mio No­bel de la Paz, pe­ro con nu­la for­tu­na.

El ve­le­ro lle­gó a puer­to en Ciu­dad Tru­ji­llo, la ca­pi­tal, du­ran­te la Fe­ria de la Paz y la Con­fra­ter­ni­dad del Mun­do Li­bre, mon­ta­da pa­ra ce­le­brar sus 25 años en el po­der, y lo bau­ti­zó con el nom­bre de su hi­ja An­ge­li­ta (María de los Án­ge­les del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús), de 16 años, rei­na de la fe­ria. Ves­ti­da de blan­co, lu­ció en me­dio del ca­lor in­fer­nal del Ca­ri­be, un abri­go he­cho de 600 pie­les de ar­mi­ño ru­so del mo­dis­to ro­mano Fon­ta­na. Va­lía $80.000 y otro di­ne­ral cos­ta­ron su ce­tro y corona.

Quien más dis­fru­ta­ba del bar­co era, sin em­bar­go, Ram­fis, el hi­jo ma­yor del Pri­mer Maes­tro de la Pa­tria: co­ro­nel a los 5 años de edad, ge­ne­ral de bri­ga­da a los 9 y ge­ne­ra­lí­si­mo a los 10, fi­gu­ra­ba a la ca­be­za de La Co­fra­día, un gru­po de ale­gres di­so­lu­tos del que for­ma­ba par­te su cu­ña­do Por­fi­rio Ru­bi­ro­sa, el más fa­mo­so play­boy in­ter­na­cio­nal de aquel tiem­po, ca­sa­do con Flor de Oro Tru­ji­llo, otra de las hi­ja del Pa­la­dín de la Li­ber­tad.

Lu­gar de ce­le­bra­cio­nes.

Las fies­tas has­ta el ama­ne­cer eran con­ti­nuas, con el ve­le­ro an­cla­do o en tra­ve­sía. Se al­ter­na­ban las or­ques­tas ro­mán­ti­cas y las que to­ca­ban me­ren­gues ri­piaos, y no era ra­ro ver en ellas a ce­le­bri­da­des ta­les co­mo Yul Bryn­ner, Kim No­vak o Zsa Zsa Ga­bor. Al­gu­nas ve­ces com­pa­re­cía el pro­pio Sal­va­dor de la Dig­ni­dad Na­cio­nal, y hay quien ates­ti­gua ha­ber­lo vis­to pa­sear­se en cue­ros por la cu­bier­ta del An­ge­li­ta, de­seo­so de mos­trar sus atri­bu­tos mas­cu­li­nos de­lan­te de la con­cu­rren­cia, mien­tras su es­po­sa, la pres­tan­te da­ma do­ña María, per­ma­ne­cía a buen re­cau­do en pa­la­cio.

No fal­ta­ba sí, Ra­da­més, her­mano de Ram­fis, bau­ti­za­dos am­bos con nom­bres de per­so­na­jes de la ópe­ra Ai­da, de Ver­di; tam­po­co otros miem­bros de aque­lla fau­na que bus­ca­ba blan­quear­se la piel por­que les ho­rro­ri­za­ba el co­lor ate­za­do que los de­nun­cia­ba co­mo mu­la­tos: los her­ma­nos del Pro­tec­tor de To­dos los Obre­ros, Héc­tor Bien­ve­ni­do, alias Ne­gro (pa­ra su ma­la for­tu­na), o Ama­ble Romeo, alias Pi­pí, pa­trón de bur­de­les, los que so­lo po­dían fun­cio­nar al am­pa­ro de la “tar­je­ta de Pi­pí” que él ex­ten­día.

Pe­ro el An­ge­li­ta tie­ne su par­te en la his­to­ria del fin del tru­ji­lla­to. El Cam­peón de la De­mo­cra­cia Con­ti­nen­tal fue muer­to a ti­ros el 30 de ma­yo de 1961, y el 18 de ma­yo del mis­mo año Ram­fis car­gó el ataúd en el ve­le­ro, e igual hi­zo su­bir a bor­do nu­me­ro­sos ca­jo­nes lle­nos de bi­lle­tes, des­pués de sa­quear el Ban­co Cen­tral. Par­tie­ron del puer­to de Bo­ca Chica ru­mo a Can­nes, pe­ro cer­ca de las Azo­res el bar­co fue in­ter­cep­ta­do por la ma­ri­na de Portugal y obli­ga­do a re­gre­sar al puer­to de ori­gen con su car­ga, ca­dá­ver y di­ne­ro.

La in­men­sa for­tu­na fa­mi­liar con­se­gui­da a par­tir de ro­bos, es­ta­fas y des­ma­nes de po­der se di­si­pó pa­ra siem­pre. Ram­fis murió en un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil en España, con­du­cien­do un Fe­rra­ri; Ru­bi­ro­sa murió en Pa­rís, cuan­do cho­có al volante de otro Fe­rra­ri; a Ra­da­més le pa­sa­ron la cuen­ta si­ca­rios del nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia. Ama­ble Romeo, Pi­pí, vio des­apa­re­cer su im­pe­rio de bur­de­les y murió año­ran­do sus ga­llos de pe­lea en Mia­mi.

An­ge­li­ta, di­cen que tie­ne una es­ta­ción de ga­so­li­na en Mia­mi y pre­di­ca en las es­qui­nas la lle­ga­da del Reino.

Cuan­do me aso­mo a la bahía, la mañana del 2 de enero, el Sea Cloud ha des­apa­re­ci­do del pai­sa­je. Un bar­co fan­tas­ma, me di­go, que lle­ga a las cos­tas de Ni­ca­ra­gua ca­da fin de año y me lo ima­gino al­zan­do ve­las pa­ra se­guir pa­sean­do por los ma­res has­ta el fin de los si­glos el fé­re­tro del Ge­ne­ra­lí­si­mo Ra­fael Leó­ni­das Tru­ji­llo, dic­ta­dor per­pe­tuo.

SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.