In­te­li­gen­cia ve­ne­zo­la­na de­tu­vo a dipu­tado opo­si­tor

→Go­bierno se des­mar­ca y di­ce que agen­tes ac­tua­ron de ‘ma­ne­ra uni­la­te­ral’ →Paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos con­de­nan el arres­to y cul­pan a Ma­du­ro

La Nacion (Costa Rica) - - EL MUNDO -

CARACAS. AFP- El pre­si­den­te del Par­la­men­to de Ve­ne­zue­la —de ma­yo­ría opo­si­to­ra—, Juan Guai­dó, fue de­te­ni­do el do­min­go du­ran­te casi una ho­ra por el Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia.

El go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro se des­mar­có del he­cho, al ase­gu­rar que fue una ac­ción “uni­la­te­ral” de los agen­tes.

Acla­ma­do por cien­tos de se­gui­do­res, ape­nas fue li­be­ra­do, Guai­dó lle­gó a Ca­ra­ba­lle­da, es­ta­do Var­gas, a 40 ki­ló­me­tros de Caracas, pa­ra pre­si­dir un ca­bil­do abier­to que reunió a cen­te­na­res de opo­si­to­res.

“¡Her­ma­nos aquí es­toy!”, di­jo al di­ri­gir un dis­cur­so.

“Un men­sa­je a Mi­ra­flo­res (Pa­la­cio Pre­si­den­cial): el jue­go cam­bió, el pue­blo es­tá en la ca­lle, aquí es­tán los sím­bo­los de la pre­sión, de la re­sis­ten­cia, de la fuer­za. Si que­rían en­viar un men­sa­je pa­ra que nos es­con­dié­ra­mos, aquí es­tá la res­pues­ta del pue­blo. ¡Aquí es­ta­mos!”, sen­ten­ció.

Po­co des­pués el Go­bierno se des­vin­cu­ló del arres­to. “Nos en­te­ra­mos que se ha­bía da­do una si­tua­ción don­de un gru­po de fun­cio­na­rios ac­tuan­do de ma­ne­ra uni­la­te­ral rea­li­za­ron un pro­ce­di­mien­to irre­gu­lar”, de­cla­ró el mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción, Jorge Ro­drí­guez.

Se­gún el fun­cio­na­rio, eso sir­vió pa­ra un “show me­diá­ti­co”, y agre­gó que los agen­tes del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia (Se­bin) que par­ti­ci­pa­ron fue­ron “des­ti­tui­dos y so­me­ti­dos a un pro­ce­di­mien­to dis­ci­pli­na­rio más es­tric­to pa­ra es­ta­ble­cer si se pres­ta­ron pa­ra es­tas si­tua­cio­nes”.

“En­ton­ces Ma­du­ro ya no con­tro­la las Fuer­zas Ar­ma­das, por­que se rom­pió la ca­de­na de man­do (...) ¿quién comanda hoy el ré­gi­men?, si ya re­co­no­cen que no con­tro­lan los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, tie­nen un pro­ble­ma muy gra­ve en Mi­ra­flo­res”, res­pon­dió el je­fe le­gis­la­ti­vo.

Guai­dó, un in­ge­nie­ro de 35 años, fue de­te­ni­do cuan­do via­ja­ba por la au­to­pis­ta en­tre Caracas y La Guai­ra (Var­gas) al ser in­ter­cep­ta­do por dos ca­mio­ne­tas con agen­tes del Se­bin, en­ca­pu­cha­dos y con ar­mas lar­gas.

“Me pu­de za­far del se­cues­tro por­que hay gen­te que cree en Ve­ne­zue­la. Tra­ta­ron de po­ner­me las es­po­sas, no lo per­mi­tí por­que soy el pre­si­den­te de un po­der le­gí­ti­mo”, ex­pre­só.

El arres­to ocu­rrió lue­go de que el vier­nes, en otro ca­bil­do abier­to en Caracas, se di­jo dis­pues­to a lle­nar el va­cío de po­der que —a su jui­cio— hay en Ve­ne­zue­la, por­que Ma­du­ro ini­ció el pa­sa­do jue­ves un se­gun­do man­da­to de seis años.

Esa per­ma­nen­cia en el po­der es con­si­de­ra­da “ile­gí­ti­ma” por la Unión Eu­ro­pea (UE), Es­ta­dos Uni­dos y el Gru­po de Li­ma (13 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y Ca­na­dá). “¡No te­ne­mos mie­do!”. Tras las de­cla­ra­cio­nes del vier­nes, la mi­nis­tra de Ser­vi­cios Pe­ni­ten­cia­rios, Iris Va­re­la, amenazó con en­car­ce­lar­lo.

Ma­du­ro , en­tre­tan­to, atri­bu­yó las ma­ni­fes­ta­cio­nes a un “jue­go de mu­cha­chi­tos” que to­ma­ron el con­trol del Con­gre­so pa­ra des­es­ta­bi­li­zar­lo.

Es­te do­min­go, el dipu­tado reite­ró el lla­ma­do que hi­zo el vier­nes a una movilización pa­ra el 23 de enero. “Se­rá un gri­to que re­tum­ba­rá en to­da Ve­ne­zue­la y a es­to le tie­ne mie­do (...) la cú­pu­la de la­dro­nes” que, sos­tu­vo, go­bier­na el país.

“No van a po­der fre­nar el ím­pe­tu y la fuer­za de nues­tra gen­te, el reclamo de cam­bio, por­que es­ta­mos pa­san­do ham­bre”, di­jo al re­fe­rir­se a la se­ve­ra crisis que vi­ve el país pe­tro­le­ro.

“No te­ne­mos mie­do”, res­pon­dían sus se­gui­do­res de Guai­dó, mi­li­tan­te del par­ti­do Vo­lun­tad Po­pu­lar (VP), fun­da­do por el lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez, en arres­to do­mi­ci­lia­rio.

El pre­si­den­te le­gis­la­ti­vo reite­ró asi­mis­mo su lla­ma­do a des­co­no­cer a Ma­du­ro, que hi­zo el vier­nes a la Fuer­za Ar­ma­da, prin­ci­pal sos­tén del Go­bierno.

“UN MEN­SA­JE A MI­RA­FLO­RES (PA­LA­CIO PRE­SI­DEN­CIAL): EL JUE­GO CAM­BIÓ, EL PUE­BLO ES­TÁ EN LA CA­LLE, AQUÍ ES­TÁN LOS SÍM­BO­LOS DE LA PRE­SIÓN, DE LA RE­SIS­TEN­CIA, DE LA FUER­ZA. SI QUE­RÍAN EN­VIAR UN MEN­SA­JE PA­RA QUE NOS ES­CON­DIÉ­RA­MOS, AQUÍ ES­TÁ LA RES­PUES­TA DEL PUE­BLO. ¡AQUÍ ES­TA­MOS!. Juan Guai­dó Pre­si­den­te del Par­la­men­to de Ve­ne­zue­la

“NOS EN­TE­RA­MOS QUE SE HA­BÍA DA­DO UNA SI­TUA­CIÓN DON­DE UN GRU­PO DE FUN­CIO­NA­RIOS AC­TUAN­DO DE MA­NE­RA UNI­LA­TE­RAL REA­LI­ZA­RON UN PRO­CE­DI­MIEN­TO IRRE­GU­LAR. Jorge Ro­drí­guez Mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­ción ve­ne­zo­lano

Con­de­na in­ter­na­cio­nal. Con la ex­cep­ción de Mé­xi­co, el Gru­po de Li­ma con­de­nó la de­ten­ción y ex­pre­só en un co­mu­ni­ca­do su “más con­tun­den­te re­cha­zo a cual­quier ac­ción que afec­te la in­te­gri­dad fí­si­ca” de los dipu­tados y “el pleno ejer­ci­cio” de las com­pe­ten­cias del Par­la­men­to.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, tam­bién ma­ni­fes­tó en Twit­ter su “con­de­na y re­cha­zo ab­so­lu­tos” a lo que lla­mó “se­cues­tro”.

“La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be de­te­ner los crí­me­nes de Ma­du­ro y sus es­bi­rros”, di­jo.

El Go­bierno ar­gen­tino afir­mó que “es­te epi­so­dio (...) ra­ti­fi­ca la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de res­ta­ble­cer el or­den de­mo­crá­ti­co y el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos”; mien­tras que las au­to­ri­da­des chi­le­nas fus­ti­ga­ron el “ame­dren­ta­mien­to”.

Va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en­tre ellos el Go­bierno bra­si­le­ño del ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, ce­le­bra­ron que el Par­la­men­to de­cla­ra­ra a Ma­du­ro co­mo “usur­pa­dor” y que Guai­dó anun­cia­ra que la Cons­ti­tu­ción lo le­gí­ti­ma pa­ra asu­mir el po­der mien­tras se con­vo­ca a elec­cio­nes.

En ese anun­cio, no obs­tan­te, Guai­dó ad­mi­tió que eso so­lo se­rá reali­dad si los ve­ne­zo­la­nos se vuel­can a las ca­lles pa­ra res­pal­dar­lo y los mi­li­ta­res le retiran su apo­yo a Ma­du­ro.

Pe­ro to­das las de­ci­sio­nes del Con­gre­so son anu­la­das por el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ), de lí­nea ofi­cia­lis­ta, que lo de­cla­ró en desaca­to en 2016. ■

AFP

Tras ser li­be­ra­do, el pre­si­den­te par­la­men­ta­rio par­ti­ci­pó en una ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en Ca­ra­ba­lle­da, es­ta­do Var­gas, a 40 ki­ló­me­tros de Caracas, don­de reite­ró el lla­ma­do a pro­tes­tar con­tra el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, el pró­xi­mo 23 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.