¿De­be ha­blar­se de una ‘cla­se tra­ba­ja­do­ra’?

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - Mi­guel Va­lle Guz­mán

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han he­cho del do­mi­nio pú­bli­co ex­pre­sio­nes co­mo “cla­se tra­ba­ja­do­ra”, “ideo­lo­gía”, “enaje­na­ción”, “so­cie­dad de con­su­mo”, “fun­ción so­cial de la pro­pie­dad”, “Es­ta­do li­be­ral bur­gués” y otras, en su ma­yo­ría de ori­gen mar­xis­tas, o al me­nos de sec­to­res afi­nes, y las re­pi­ten ma­cha­co­na­men­te, aun cuan­do no ha­ya un con­sen­so so­bre su sig­ni­fi­ca­do.

So­lo me re­fe­ri­ré a la pri­me­ra. “La cla­se tra­ba­ja­do­ra” es uti­li­za­da en for­ma dis­cri­mi­na­to­ria y por tan­to erró­nea, úni­ca­men­te a quie­nes lle­van a ca­bo un tra­ba­jo ma­nual en el sec­tor pú­bli­co a cam­bio de un suel­do sin re­pa­rar en que, en el sec­tor pri­va­do tam­bién hay em­plea­dos que pres­tan sus ser­vi­cios de la mis­ma for­ma.

En am­bos sec­to­res hay quie­nes no efec­túan nin­gún tra­ba­jo ma­nual, pe­ro tie­nen a su car­go fun­cio­nes in­te­lec­tua­les de pla­nea­mien­to, di­rec­ción y su­per­vi­sión y, por ello, tam­po­co se les de­be ne­gar su con­di­ción de “tra­ba­ja­do­res”, pues son, pre­do­mi­nan­te­men­te, quie­nes de­ter­mi­nan el per­fec­cio­na­mien­to y los avan­ces de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

Es un error, en­ton­ces, ha­blar de una “cla­se tra­ba­ja­do­ra” de la que estarían ex­clui­dos, no so­lo los em­pre­sa­rios, sino to­dos aque­llos que, den­tro de los sec­to­res pú­bli­cos o pri­va­dos, ejer­cen tra­ba­jos pre­do­mi­nan­te­men­te in­te­lec­tua­les.

Opre­so­res y opri­mi­dos.

El error, de lar­ga da­ta, no es in­tras­cen­den­te, pues ha ser­vi­do pa­ra fun­da­men­tar una ar­bi­tra­ria re­par­ti­ción de mé­ri­tos y cul­pas, de vir­tu­des y vi­cios. En el es­que­ma mar­xis­ta, la historia ha si­do vio­len­ta­men­te sim­pli­fi­ca­da y la hu­ma­ni­dad, di­vi­di­da, por dos abs­trac­cio­nes: los bur­gue­ses opre­so­res y la cla­se tra­ba­ja­do­ra, opri­mi­da por in­tere­ses an­ta­gó­ni­cos, tra­ba­dos en per­ma­nen­te lu­cha.

Pa­ra que el es­que­ma fun­cio­ne con la pre­ci­sión re­que­ri­da por el au­tor de la teo­ría, los ca­pi­ta­lis­tas de­be­rán ser, ne­ce­sa­ria­men­te y sin ate­nuan­tes, el al­ma de la opre­sión, y los lla­ma­dos tra­ba­ja­do­res, en igual for­ma, el al­ma de la es­cla­vi­tud.

Bur­gués ya no sig­ni­fi­ca­rá, den­tro del lé­xi­co mar­xis­ta, ha­bi­tan­te de un bur­go, sino ex­plo­ta­dor, san­gui­jue­la, puer­co, usu­re­ro, egoís­ta e in­mo­ral, y pro­le­ta­rios, to­do lo con­tra­rio, aun­que en al­gu­nos ca­sos se en­cuen­tren afec­ta­dos de una es­pe­cie de ce­gue­ra, pro­pia de aque­llos que no creen que cuan­do au­men­tan sus sa­la­rios, au­men­ta su es­cla­vi­tud, co­mo lo en­se­ña el maes­tro y, por tan­to, du­dan de la teo­ría y no se afi­lian a la mo­der­na cru­za­da de la li­be­ra­ción uni­ver­sal anun­cia­da por el pro­fe­ta Marx y pos­ter­ga­da si­ne die.

Ori­gen.

¿De dón­de pro­vie­ne to­do es­te de­li­rio? En el pró­lo­go de la se­gun­da edi­ción de El ca­pi­tal (1873), Marx se con­fe­só dis­cí­pu­lo de He­gel y cen­su­ró, sin men­cio­nar­los por su nom­bre, a los “pe­dan­tes”, “arro­gan­tes” y “me­dio­cres” que pre­ten­dían me­nos­pre­ciar­lo, si bien ad­vir­tió de que to­do el sis­te­ma fi­lo­só­fi­co de He­gel es­ta­ba pa­ra­do “”de ca­be­za” y, por lo tan­to, a él le co­rres­pon­día la mi­sión histórica de in­ver­tir­lo de nue­vo pa­ra que que­da­ra “ca­be­za arri­ba”, co­mo co­rres­pon­día.

Sin em­bar­go, afir­ma­ba que el tra­ba­jo que He­gel co­no­cía y re­co­no­cía es so­la­men­te el es­pi­ri­tual abs­trac­to. Se­bas­tián So­ler, quien ade­más de con­no­ta­do pe­na­lis­ta ar­gen­tino in­cur­sio­nó en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX en ma­te­rias so­cio­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas, co­men­tó al res­pec­to: “La ver­dad es que pa­ra He­gel, la ac­ción no es­tá con­ce­bi­da con esa impu­tada abs­trac­ción, pues pa­ra él, el hom­bre so­la­men­te a tra­vés del desa­rro­llo de su cuer­po y de su es­pí­ri­tu y esen­cial­men­te por me­dio de ellos, alcanza a con­ce­bir su au­to­con­cien­cia co­mo li­bre”.

Fra­ca­so.

El mar­xis­mo, co­mo lo con­ci­bió su au­tor, con la desaparición del Es­ta­do in­clui­da, ha de­mos­tra­do ser irrea­li­za­ble y su au­tor ha pa­sa­do a en­gro­sar el nú­me­ro de uto­pis­tas que, al mar­gen de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, han so­ña­do con la im­plan­ta­ción de sis­te­mas teó­ri­cos im­po­si­bles de ser lle­va­dos a la prác­ti­ca. El mis­mo So­ler en su ci­ta­da obra se­ña­la: “El te­ma clá­si­co de la desaparición del Es­ta­do, ex­pues­to por Marx, En­gels y Le­nin, que cons­ti­tuía uno de los pun­tos bá­si­cos de la or­to­do­xia, creó se­rias di­fi­cul­ta­des cuan­do, consolidada la re­vo­lu­ción, el Es­ta­do ru­so en vez de dar mues­tras de de­bi­li­ta­mien­to ex­tin­ti­vo,

El re­to de la de­mo­cra­cia es sa­tis­fa­cer las as­pi­ra­cio­nes de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

mos­tra­ba ga­rras más afi­la­das y crue­les que las del águi­la del es­cu­do ame­ri­cano y las del león bri­tá­ni­co jun­tas”.

Es­tas di­fi­cul­ta­des han obli­ga­do a pro­fun­das rec­ti­fi­ca­cio­nes en to­dos los paí­ses que en el si­glo pa­sa­do pre­ten­die­ron ins­ta­lar un pa­raí­so en la tie­rra si­guien­do el ejem­plo de la hoy ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca. Es har­to evi­den­te que el sis­te­ma co­mu­nis­ta, o los na­ci­dos ba­jo su am­pa­ro, han fra­ca­sa­do en el mun­do en­te­ro.

En nues­tra Amé­ri­ca, Cu­ba, y es­pe­cial­men­te la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro, abier­ta­men­te co­mu­nis­tas, se en­cuen­tran en agonía, y nues­tra ve­ci­na Ni­ca­ra­gua, sin ha­ber adop­ta­do ofi­cial­men­te el sis­te­ma, con el cual al me­nos teó­ri­ca­men­te sim­pa­ti­za, tam­bién co­rre pe­li­gro de ex­tin­guir­se. Lo an­te­rior de­mues­tra que el co­mu­nis­mo, en sus di­fe­ren­tes ver­sio­nes, ha pe­ri­cli­ta­do sin re­me­dio. ¿Lo­gra­rá la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va sa­tis­fa­cer las as­pi­ra­cio­nes y de­seos de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? Es el re­to al que se en­fren­ta. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.