¿Com­pe­ten­cia en­tre quié­nes?

La Nacion (Costa Rica) - - FORO - Los au­to­res son pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te, res­pec­ti­va­men­te, de Con­su­mi­do­res de Cos­ta Ri­ca.

Erick Ula­te Que­sa­da y Gil­ber­to Cam­pos Cruz

Des­de el pun­to de vis­ta del con­su­mi­dor, el mo­vi­mien­to de las em­pre­sas siem­pre tie­ne re­per­cu­sión de­bi­do a los be­ne­fi­cios o per­jui­cios ge­ne­ra­dos de la unión o la com­pra, la di­vi­sión o ven­ta, en­tre com­pe­ti­do­res en el mer­ca­do.

So­bre las gran­des em­pre­sas cu­ya par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do es sig­ni­fi­can­te, la aten­ción es evi­den­te, no so­lo por los per­jui­cios o be­ne­fi­cios al con­su­mi­dor, sino tam­bién por el im­pac­to en el em­pleo, los in­di­ca­do­res de in­ver­sión e in­clu­so en los pro­vee­do­res.

La po­lé­mi­ca desata­da por la des­apro­ba­ción de la com­pra de lo­ca­les co­mer­cia­les de Ges­sa Pe­ri­mer­ca­dos por la em­pre­sa Wal­mart con­tie­ne al­gu­nos ele­men­tos adi­cio­na­les que, co­mo ca­so de es­tu­dio, es in­tere­san­te ana­li­zar des­de la pers­pec­ti­va del con­su­mi­dor.

En pri­mer lu­gar, es evi­den­te la ten­den­cia de ex­pan­sión de las ope­ra­cio­nes de al­gu­nos ac­to­res del mer­ca­do de­ta­llis­ta, in­clui­da Wal­mart, tal co­mo lo de­mues­tra la aper­tu­ra de nue­vos lo­ca­les fue­ra del Va­lle Cen­tral, prin­ci­pal­men­te, así co­mo la in­cur­sión de co­mer­cios que no per­te­ne­cen a ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, sino a in­ver­sio­nes asiá­ti­cas, lo­ca­les o ex­pan­sio­nes co­mer­cia­les, dis­tin­tos de los que tra­di­cio­nal­men­te han com­pe­ti­do en es­ta ac­ti­vi­dad.

La ope­ra­ción de­ne­ga­da por la Co­mi­sión pa­ra Pro­mo­ver la Com­pe­ten­cia (Co­pro­com) con­sis­te no en la ad­qui­si­ción de una em­pre­sa en pro­ble­mas, sino en la de sus pun­tos de ven­ta (una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria) que no ge­ne­ra pa­ra el con­su­mi­dor per­jui­cio al­guno, sino la con­ti­nui­dad de los pun­tos de ven­ta a los cua­les es­tán acos­tum­bra­dos.

Die­ra el per­mi­so la Co­pro­com o no, Pe­ri­mer­ca­dos po­si­ble­men­te cie­rre y Wal­mart con­ti­nua­rá sus pla­nes de ex­pan­sión. Lo con­tra­rio ha­bría be­ne­fi­cia­do a la fuer­za la­bo­ral, que aho­ra po­si­ble­men­te que­da­rá des­em­plea­da, a los con­su­mi­do­res por­que se man­ten­drían los su­per­mer­ca­dos y a los pro­vee­do­res por­que sus in­ven­ta­rios se­gui­rían en mo­vi­mien­to.

De­ci­sión ideo­ló­gi­ca.

La Co­pro­com evi­tó be­ne­fi­cios al con­su­mi­dor des­de tres pers­pec­ti­vas: la re­duc­ción de pun­tos de ven­ta, la re­duc­ción de la ofer­ta al de­ta­lle de aba­rro­tes y el im­pac­to be­ne­fi­cio­so de la com­pe­ten­cia en zo­nas don­de do­mi­nan las “ga­rro­te­ras” que pres­tan di­ne­ro, dan fia­do y ven­den en un mis­mo lo­cal, en zo­nas ru­ra­les, prin­ci­pal­men­te; lo an­te­rior sin to­mar en cuen­ta la opi­nión de los con­su­mi­do­res u or­ga­ni­za­cio­nes de con­su­mi­do­res en el pro­ce­so de eva­lua­ción del ca­so.

No nos que­da cla­ro la in­ten­ción de la me­di­da de la Co­pro­com. Más allá del sim­bo­lis­mo de su ac­tua­ción, la pre­ten­sión de Wal­mart no re­pre­sen­ta un cam­bio real en las con­di­cio­nes de mer­ca­do, ya que otro ac­tor del mer­ca­do de­ta­llis­ta que así lo desee pue­de se­guir abrien­do los lo­ca­les ne­ce­sa­rios pa­ra su ex­pan­sión en cual­quier par­te del país, cuan­do lo re­quie­ra o de­ci­da, in­de­pen­dien­te­men­te de que pue­da ad­qui­rir los de sus com­pe­ti­do­res, o de una com­pa­ñía de­di­ca­da a una ac­ti­vi­dad dis­tin­ta.

El te­mor que sub­ya­ce en es­te ca­so de es­tu­dio, y pa­ra otros más que en el fu­tu­ro po­si­ble­men­te se pre­sen­ta­rán, es que las de­ci­sio­nes en es­ta ma­te­ria sean per­mea­das por la ideo­lo­gía y no por el es­tric­to aná­li­sis eco­nó­mi­co, de ma­ne­ra que se per­ju­di­que a los con­su­mi­do­res cuan­do se so­bre­po­ne la lu­cha con­tra los gi­gan­tes a la de­fen­sa cons­ti­tu­cio­nal de los le­gí­ti­mos in­tere­ses eco­nó­mi­cos de los con­su­mi­do­res.

Con­si­de­ra­mos que las re­so­lu­cio­nes de los en­tes de go­bierno, más allá de los sim­bo­lis­mos que pre­ten­dan trans­mi­tir, de­ben te­ner un im­pac­to real en los mer­ca­dos, en be­ne­fi­cio de los con­su­mi­do­res y el en­torno eco­nó­mi­co sano del país. ■

Las pre­ten­sio­nes de Wal­mart no re­pre­sen­tan un cam­bio real en las con­di­cio­nes del mer­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.