Pa­ra com­pren­der la ges­ta de Pe­lé

La Nacion (Costa Rica) - - PURO DEPORTE - Jac­ques Sa­got jacq­sa­[email protected]

Des­de la tribuna

SPIANISTA Y ES­CRI­TOR alió de su pue­bli­to na­tal, Três Co­rações: 25.000 ha­bi­tan­tes, sur de Mi­nas Ge­rais. Es­ta­mos en 1958. Via­jar has­ta Es­to­col­mo re­pre­sen­ta­ba un vue­lo de 22 ho­ras. El chi­co, de 17 años, ja­más ha­bía abor­da­do un avión. Se in­te­gró al plan­tel bra­si­le­ño tar­de, ali­nean­do has­ta el ter­cer par­ti­do de la jus­ta. Y ese ado­les­cen­te, via­jan­do so­lo, aso­mán­do­se al mun­do, un océano y un he­mis­fe­rio de por me­dio, a 11.000 ki­ló­me­tros de casa, de­bu­tó en el jue­go con­tra la URSS. Fue una sen­sa­ción, cons­ti­tu­yó in­me­dia­ta man­cuer­na con Ga­rrin­cha y en cua­tro par­ti­dos anotó seis go­les, pu­so dos asis­ten­cias y ga­nó la Co­pa: llo­ran­do co­pio­sa­men­te, más pa­re­cía un lim­pia bo­tas que un atle­ta.

Un mu­cha­cho mal ali­men­ta­do, con se­rias de­fi­cien­cias fí­si­cas, re­cién fi­cha­do por las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res del Santos, que se ga­na­ba la vi­da tra­yen­do y lle­van­do pa­lan­ga­nas lle­nas de ro­pa que su ma­dre la­va­ba. Ha­bía apren­di­do a ju­gar el fút­bol en una ca­lle rui­no­sa, des­pro­vis­ta de ace­ras, con una pe­lo­ta he­cha de me­dias en­tre­la­za­das. Ahí ad­qui­rió to­das sus des­tre­zas: pro­pio de los ge­nios.

Ese fue Pe­lé, y ta­les fue­ron las cir­cuns­tan­cias en que con­quis­tó su pri­me­ra co­pa mun­dial. Su fí­si­co no se ha­bía aun desa­rro­lla­do ple­na­men­te, no ha­bla­ba una pa­la­bra de sue­co, era un ne­gri­to de as­pec­to en­de­ble, con ce­ro cul­tu­ra, ce­ro mun­do, ce­ro ro­ce so­cial, ce­ro re­la­cio­nes pú­bli­cas, ce­ro ego­la­tría. Y así pu­so al pla­ne­ta a sus pies.

Hoy en día, los di­vos que to­dos co­no­ce­mos via­jan en char­ters, su­per­só­ni­cos, acom­pa­ña­dos por sus no­vias —o bien no­vios—, ma­ni­cu­ris­ta, pe­di­cu­ris­ta, ma­sa­jis­ta, fo­tó­gra­fo, ase­sor de ima­gen, psi­coa­na­lis­ta, re­pre­sen­tan­te, fi­sio­te­ra­peu­ta, nu­tri­cio­nis­ta, abo­ga­dos, se­cre­ta­ria, chef… y no ha­cen 6 go­les y po­nen 2 asis­ten­cias en cua­tro par­ti­dos. Nun­ca se re­fie­ran a Pe­lé, ami­gos, sin con­tex­tua­li­zar his­tó­ri­ca­men­te, di­men­sio­nar y com­pren­der la in­men­si­dad de su ges­ta, la so­bre­hu­ma­na proeza de 1958, y las con­di­cio­nes en que la reali­zó. Pa­ra ha­blar de Pe­lé hay que la­var­se no so­lo la bo­ca, sino tam­bién el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.