Los ele­fan­tes blan­cos del Olim­po

La Nacion (Costa Rica) - - PÁGINA QUINCE - Eli Fein­zaig

Se­gún el dic­cio­na­rio, un fe­ti­che es un ob­je­to de cul­to al cual se le atri­bu­yen de­ter­mi­na­das cua­li­da­des mís­ti­cas o má­gi­cas. Los cos­ta­rri­cen­ses te­ne­mos, en­ton­ces, una ve­ne­ra­ción fe­ti­chis­ta ha­cia cier­tas ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les que, en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, son, per se, más im­por­tan­tes que el cum­pli­mien­to de su mi­sión.

He­mos lle­na­do el Pan­teón —en el sen­ti­do mi­to­ló­gi­co de con­jun­to de las di­vi­ni­da­des de un pue­blo, y no en el más te­rre­nal de lu­gar des­ti­na­do a en­te­rrar cadáveres— de dei­da­des con nom­bres mí­ti­cos co­mo ICE, Bee­ne­cee­rre, Jap­de­va, Ucee­rre, etc.

Co­mo en la mitología clá­si­ca, esos de­miur­gos es­ta­ta­les tie­nen sus his­to­rias de amo­res y odios, y has­ta se em­pa­re­jan y re­pro­du­cen. El po­de­ro­so Bee­ne­cee­rre se ca­só con la jo­ven y es­bel­ta Be­cee­rre y juntos pa­rie­ron a Bic­sa, una es­pe­cie de Te­lé­ma­co que se fue a bus­car for­tu­na, o a su tata, o quién sa­be qué, a Mia­mi. O a Pa­na­má. O a Íta­ca, que pa­ra los efec­tos da igual.

El Zeus del fir­ma­men­to ti­co, el dios del ra­yo y el trueno, tu­vo una hi­ja y un hi­jo, Rac­sa y Cee­nee­fee­le, que lue­go de sus pro­me­te­do­ras ado­les­cen­cias se con­vir­tie­ron en los hi­jos pró­di­gos, pen­den­cie­ros y tor­te­ros del gran ICE. Ahí an­dan, co­mo al­mas en pe­na, que­rien­do caer­se del Olim­po sin que apa­rez­ca He­ra pa­ra que los em­pu­je.

En el Pan­teón cos­ta­rri­cen­se te­ne­mos a una es­pe­cie de Sí­si­fo que rehú­sa mo­rir, y su cas­ti­go es cam­biar de nom­bre pa­ra se­guir bus­cán­do­le la cua­dra­tu­ra al círcu­lo, per sae­cu­la saecu­lorum, sin lo­grar­lo. Pri­me­ro ITCO, lue­go IDA y fi­nal­men­te In­der. Pe­ro la mo­na, que no era una dio­sa griega, mo­na se que­dó, y lo que de­jó de ser­vir ha­ce va­rias dé­ca­das tam­po­co sir­ve aho­ra en su ter­ce­ra en­car­na­ción.

Vi­da y muer­te.

Las en­ti­da­des pú­bli­cas se crean pa­ra cum­plir un co­me­ti­do. Cuan­do la ne­ce­si­dad des­apa­re­ce, por­que ha si­do sa­tis­fe­cha o las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do, de­be­ría des­apa­re­cer la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de su aten­ción. Cuan­do pa­san las dé­ca­das sin que el pro­ble­ma ha­ya si­do re­suel­to a pe­sar de re­es­truc­tu­ra­cio­nes, re­for­mas le­ga­les y cam­bios de nom­bre, de­be­ría­mos po­der bus­car en­tre los otros ha­bi­tan­tes del Olim­po, o me­jor aún, en­tre los se­res te­rre­na­les que no per­te­ne­cen al Pan­teón, a al­guien me­jor ca­pa­ci­ta­do pa­ra aten­der­lo… y man­dar al ce­men­te­rio a la en­ti­dad que no sir­ve.

El pro­ble­ma es que en Cos­ta Ri­ca nun­ca su­pi­mos ha­cer esa di­fe­ren­cia en­tre Pan­teón, con p ma­yús­cu­la, y pan­teón con p minúscula. Por un pru­ri­to ideo­ló­gi­co con­ser­va­cio­nis­ta, in­sis­ti­mos en ca­pi­ta­li­zar ban­cos in­sol­ven­tes (Ban­cré­di­to), in­ven­tar “ne­go­cios” pa­ra sos­te­ner en­ti­da­des sin un mo­de­lo de ne­go­cios via­ble (Rac­sa, CNP y el pro­pio Ban­cré­di­to), seg­men­tar mer­ca­dos geo­grá­fi­ca­men­te pa­ra te­ner a dos en­ti­da­des ha­cien­do exac­ta­men­te lo mis­mo en re­gio­nes di­fe­ren­tes, du­pli­can­do los cos­tos ge­ne­ra­les y de ad­mi­nis­tra­ción (ICE y CNFL), y asig­nar a en­ti­da­des mo­ri­bun­das nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des in­com­pa­ti­bles con su co­me­ti­do ori­gi­nal y su cul­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, que es adon­de que­ría lle­gar.

Pe­ro an­tes, es me­nes­ter re­cor­dar que es­to lo ha­ce­mos a un cos­to enor­me pa­ra la so­cie­dad. Cos­tos fi­nan­cie­ros co­mo los in­cu­rri­dos en la ca­be­zo­na­da de no que­rer ce­rrar Ban­cré­di­to cuan­do era evi­den­te que ya no se po­dría sal­var, o co­mo las pér­di­das in­cu­rri­das un año sí y el si­guien­te tam­bién por em­pre­sas co­mo Rac­sa, que se man­tie­ne abier­ta a pe­sar de no po­der de­fi­nir des­de ha­ce mu­chos años su ni­cho ni mo­de­lo de ne­go­cios, ni es­tar en ca­pa­ci­dad de ha­cer al­go que una em­pre­sa en el sec­tor pri­va­do no pue­da ha­cer me­jor y a me­nor cos­to.

Más gra­ve aún, cos­tos enor­mes en pér­di­das de efi­cien­cia —en­tién­da­se des­per­di­cio o mal uso de re­cur­sos pro­duc­ti­vos, con el con­se­cuen­te em­po­bre­ci­mien­to de la po­bla­ción— co­mo cuan­do du­ran­te más de dé­ca­da y me­dia se im­pi­dió el co­bro del im­pues­to de sa­li­da jun­to con la com­pra de los bo­le­tos aé­reos pa­ra no de­jar a Ban­cré­di­to sin ese ne­go­cio idio­ta, obli­gan­do a tu­ris­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros a ha­cer fi­las es­tú­pi­das en un ae­ro­puer­to es­ca­so de es­pa­cio.

O co­mo cuan­do se asig­nó al CNP la fun­ción de cen­tra­li­zar las com­pras de ali­men­tos pa­ra es­cue­las, co­mi­sa­rías y cár­ce­les, ga­ran­ti­zan­do, así, que el pro­vee­dor de hor­ta­li­zas de Upa­la no le pue­da ven­der di­rec­to a las es­cue­las de su can­tón, y a es­tas que el pro­duc­to les lle­gue ran­cio, po­dri­do o de in­fe­rior ca­li­dad, y más ca­ro.

Los cos­ta­rri­cen­ses te­ne­mos cla­ro que la apro­ba­ción del pa­que­te fis­cal no re­suel­ve el pro­ble­ma de las fi­nan­zas pú­bli­cas y es­ta­mos an­sio­sos por co­no­cer las me­di­das de re­cor­te y con­ten­ción del gas­to pú­bli­co y ra­cio­na­li­za­ción del apa­ra­to es­ta­tal que com­ple­men­ta­rán la subida de im­pues­tos pa­ra equi­li­brar las ar­cas del go­bierno.

La co­yun­tu­ra es ideal pa­ra anun­ciar cuá­les en­ti­da­des fi­nal­men­te de­ja­rán de dre­nar re­cur­sos de los ciu­da­da­nos al re­co­no­cer, de una vez por to­das, que 330 son de­ma­sia­das pa­ra un país que no lo­gra dis­mi­nuir de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria la po­bre­za ni el des­em­pleo des­de ha­ce mu­chos años.

Si­gue el ba­ca­nal.

Por lo an­te­rior, re­sul­ta in­com­pren­si­ble el anun­cio de que se le va a en­car­gar li­de­rar el pro­ce­so de des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía a Re­co­pe, la re­fi­na­do­ra que no re­fi­na. La em­pre­sa que des­per­di­ció $50 mi­llo­nes en un pro­yec­to pa­ra cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría de la que ni el es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad sir­vió. La que em­pe­zó a cons­truir ha­ce casi siete años una ter­mi­nal por­tua­ria pe­tro­le­ra que de­bió es­tar lista en dos años, y to­da­vía no se pue­de usar. La mis­ma que in­cu­rre en so­bre­cos­tos has­ta del 99 % en la traí­da de los com­bus­ti­bles por ca­re­cer, en pa­la­bras de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, “de pa­rá­me­tros ba­sa­dos en la cien­cia y la téc­ni­ca, que per­mi­tan de­ter­mi­nar los ni­ve­les de exis­ten­cias en los cua­les se ob­tie­ne el me­nor cos­to ra­zo­na­ble”.

Pe­ro, co­mo de­cía an­te­rior­men­te, peor que asig­nar­le una nue­va fun­ción a una em­pre­sa que re­pe­ti­da­men­te ha de­mos­tra­do su in­com­pe­ten­cia, con tal de man­te­ner­la vi­gen­te, es con­fe­rir­le res­pon­sa­bi­li­da­des ab­so­lu­ta­men­te in­com­pa­ti­bles con su co­me­ti­do y su cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal. Una em­pre­sa pe­tro­le­ra no pue­de ser la lla­ma­da a li­de­rar la des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía por­que se­ría, pa­ra­fra­sean­do al eco­no­mis­ta español Da­niel Lacalle, co­mo pre­ten­der fo­men­tar el de­por­te in­flán­do­se a pun­ta de tos­te­les des­de el so­fá.

Re­co­pe es­tre­na­rá, cuan­do Po­sei­dón quie­ra, una ter­mi­nal por­tua­ria que le per­mi­ti­rá re­ci­bir bu­ques pe­tro­le­ros con ca­pa­ci­dad pa­ra trans­por­tar el do­ble de com­bus­ti­bles que lo que pue­de aten­der en sus ins­ta­la­cio­nes ac­tua­les. Ello de­be­ría re­dun­dar en aho­rros en los cos­tos de trans­por­te y, en al­gu­na me­di­da, en la ges­tión de los in­ven­ta­rios que ha cri­ti­ca­do la Con­tra­lo­ría. ¿Al­guien en su sano jui­cio cree que Re­co­pe ten­drá los in­cen­ti­vos ade­cua­dos pa­ra pro­mo­ver la dis­mi­nu­ción de la de­pen­den­cia de los hi­dro­car­bu­ros?

In­sen­sa­tez.

Pe­ro, ade­más, ¿al­guien en su sano jui­cio cree que dar nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des a una em­pre­sa que ni si­quie­ra ha­ce bien las que ya tie­ne asig­na­das la va a ha­cer más efi­cien­te? ¿No es eso, en reali­dad, un buen po­co de pen­sa­mien­to má­gi­co y mu­cho de in­sen­sa­tez?

La si­guien­te afir­ma­ción es cier­ta en to­do mo­men­to, pe­ro co­bra es­pe­cial re­le­van­cia en tiem­pos de crisis fis­cal: las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca de­be­rían ba­sar­se en la efi­cien­cia, no en la co­ra­zo­na­da. Efi­cien­cia im­pli­ca efi­ca­cia (la con­se­cu­ción de los re­sul­ta­dos desea­dos) con el uso de la me­nor can­ti­dad po­si­ble de re­cur­sos (es de­cir, al me­nor cos­to). Creer que se­res de car­ne y hue­so van a con­ver­tir un di­no­sau­rio ar­trí­ti­co en un mí­ti­co dra­gón es­cu­pe­fue­gos con una fór­mu­la má­gi­ca es, co­mo mí­ni­mo, ilu­so. No es, en nin­gún ca­so, una buena for­ma de en­ca­rar la po­lí­ti­ca pú­bli­ca y mu­cho me­nos de al­can­zar la efi­cien­cia. Los ele­fan­tes blan­cos per­te­ne­cen a la an­ti­gua Siam, no al Olim­po cos­ta­rri­cen­se. Es ho­ra de des­te­rrar­los. ■

¿Al­guien en su sano jui­cio le daría nue­vas fun­cio­nes a una em­pre­sa que ha si­do in­efi­cien­te?

SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.