In­si­nua­cio­nes, con­tra­dic­cio­nes y anó­ni­mos

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Un pan­fle­to in­si­núa que nues­tras no­ti­cias so­bre el plan pa­ra ata­car con­tra­ban­do de li­cor res­pon­den a la de­fen­sa de in­tere­ses co­mer­cia­les.

El dipu­tado li­be­ra­cio­nis­ta Daniel Ula­te ne­gó la re­par­ti­ción de un pan­fle­to apó­cri­fo en el ple­na­rio le­gis­la­ti­vo, aun­que sus com­pa­ñe­ros acep­tan ha­ber­lo recibido de él y mu­chos lo vie­ron con las ho­jas im­pre­sas en mano. Cuan­do un pe­rio­dis­ta de La Na­ción le in­for­mó so­bre la exis­ten­cia de tes­ti­gos, hi­zo un gi­ro pa­ra sos­te­ner que la in­for­ma­ción con­te­ni­da en el pan­fle­to es to­tal­men­te pú­bli­ca, lo cual des­pier­ta du­das so­bre la ne­ce­si­dad de re­par­tir­la ba­jo el ve­lo del ano­ni­ma­to.

Efec­ti­va­men­te, la in­for­ma­ción es pú­bli­ca. Un vo­cal de la jun­ta di­rec­ti­va del Gru­po Na­ción, so­cie­dad pro­pie­ta­ria de es­te dia­rio, es vo­cal de la jun­ta di­rec­ti­va de Flo­ri­da Ice and Farm (Fif­co), due­ña de la Cer­ve­ce­ría Cos­ta Ri­ca. Otra per­so­na es miem­bro de los co­mi­tés de vi­gi­lan­cia de las dos com­pa­ñías. El da­to es pú­bli­co des­de el mo­men­to de las de­sig­na­cio­nes, pe­ro am­bas em­pre­sas lo pu­bli­can en sus pá­gi­nas de In­ter­net, co­mo se­ña­la el mis­mo pan­fle­to dis­tri­bui­do con téc­ni­cas evo­ca­do­ras de la clan­des­ti­ni­dad po­lí­ti­ca.

La in­ten­ción del pan­fle­to es ob­via: in­si­nuar que las in­for­ma­cio­nes de La Na­ción so­bre el pro­yec­to im­pul­sa­do por Ula­te pa­ra com­ba­tir el con­tra­ban­do de li­co­res res­pon­den a una de­fen­sa de los in­tere­ses de la cer­ve­ce­ría. Cuan­do el pe­rio­dis­ta pre­gun­ta di­rec­ta­men­te al dipu­tado si in­si­núa que nues­tras pu­bli­ca­cio­nes se de­ben a los dos di­rec­ti­vos com­par­ti­dos en­tre las em­pre­sas, res­pon­de: “No, no, no”, y más ade­lan­te di­ce res­pe­tar “mu­chí­si­mo” la la­bor que no­so­tros ha­ce­mos “co­mo pe­rio­dis­tas”.

En su­ma, dis­tri­bu­yó co­mo pan­fle­to apó­cri­fo unos da­tos de do­mi­nio pú­bli­co que in­si­núan una re­la­ción en­tre las in­for­ma­cio­nes de La Na­ción y los di­rec­ti­vos com­par­ti­dos con Fif­co, pe­ro esa no es su in­ten­ción por­que res­pe­ta mu­cho nues­tra la­bor pe­rio­dís­ti­ca, lo cual no lo ha­ce “de­jar de pen­sar mal y po­ner ma­li­cia”, co­mo di­ce más ade­lan­te, o con­si­de­rar que las pu­bli­ca­cio­nes “van más allá de un in­te­rés pro­fe­sio­nal a un in­te­rés empresaria­l”, co­mo ha­bía ma­ni­fes­ta­do po­co an­tes en la mis­ma en­tre­vis­ta.

Ape­nas nacion.com pu­bli­có la en­tre­vis­ta, ya a sal­vo de una re­pre­gun­ta, Ula­te se tras­la­dó a Fa­ce­book pa­ra reite­rar in­si­nua­cio­nes en una pu­bli­ca­ción ti­tu­la­da “No me con­tra­di­go y si­go de fren­te ha­blan­do las co­sas co­mo son”. Es di­fí­cil evi­tar la ri­sa.

El le­gis­la­dor no ad­mi­te ser au­tor del pan­fle­to. Se­gún él, es una co­pia tal “co­mo es­tá en los links” que lle­van a las pá­gi­nas de las em­pre­sas. No es cier­to, co­mo le re­sul­ta­rá ob­vio a quien vea el pan­fle­to o ha­ga clic en los links. Al­guien ela­bo­ró el li­be­lo, le pu­so tex­to y di­bu­jó ca­jas ne­gras en torno a un par de si­lue­tas pa­ra des­ta­car­las. El dipu­tado nie­ga ha­ber­lo he­cho. So­lo com­par­tió con sus com­pa­ñe­ros una in­for­ma­ción que le pa­sa­ron. No re­ve­la quién, pe­ro el be­ne­fac­tor se to­mó la mo­les­tia de di­se­ñar el pan­fle­to y ha­cer su­fi­cien­tes co­pias pa­ra que Ula­te las “com­par­tie­ra”, siem­pre sin in­ten­ción de ha­cer in­si­nua­cio­nes so­bre nues­tra la­bor pe­rio­dís­ti­ca, pe­ro con la “ma­li­cia” de quien quie­re sem­brar du­das sin fun­da­men­to.

Cuan­do se le pre­gun­ta por qué no ha­bló abier­ta­men­te en el ple­na­rio, don­de go­za de in­mu­ni­dad, Ula­te con­tes­ta ha­ber he­cho “mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes so­bre es­te tema”, pe­ro cuan­do el pe­rio­dis­ta in­sis­te en sa­ber si la men­ción de “la par­te empresaria­l” tie­ne el pro­pó­si­to de in­si­nuar que La Na­ción cri­ti­có el pro­yec­to por­que com­par­te di­rec­ti­vos con Fif­co, res­pon­de: “No, yo no ten­go prue­bas pa­ra de­cir es­to que us­ted es­tá afir­man­do”.

Si lo des­cri­to ca­re­ce de sen­ti­do, no es por­que el dipu­tado “ha­bla de fren­te” mien­tras dis­tri­bu­ye pan­fle­tos anó­ni­mos pa­ra in­si­nuar, sin fun­da­men­to, una mo­ti­va­ción ocul­ta en la la­bor pe­rio­dís­ti­ca que tan­to res­pe­ta. Esa la­bor pe­rio­dís­ti­ca no me­re­ce­ría res­pe­to si, co­mo el dipu­tado, ca­re­cie­ra de prue­bas. Por eso, se im­po­ne pre­gun­tar có­mo afec­tan a los dos di­rec­ti­vos com­par­ti­dos los si­guien­tes he­chos, en­tre otros, pro­ba­dos y pu­bli­ca­dos por La Na­ción:

-El 28 de agos­to del 2018, Ula­te pre­sen­tó, jun­to con otros cua­tro dipu­tados, el pro­yec­to 20961 —Ley con­tra la adul­te­ra­ción y el con­tra­ban­do de be­bi­das con con­te­ni­do al­cohó­li­co— que obli­ga­ría al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da a es­ta­ble­cer “un re­gis­tro de có­di­gos de ba­rras y de eti­que­ta­dos de li­co­res o cual­quier otro me­ca­nis­mo que po­si­bi­li­te la iden­ti­fi­ca­ción por par­te de los con­su­mi­do­res y de las au­to­ri­da­des po­li­cia­les de be­bi­das con con­te­ni­do al­cohó­li­co adul­te­ra­do, de imi­ta­ción o de con­tra­ban­do”.

-El 20 de se­tiem­bre del 2018, Ula­te se reunió con el en­ton­ces di­rec­tor pa­ra Amé­ri­ca Cen­tral de la com­pa­ñía suiza Sic­pa, co­mer­cia­li­za­do­ra de sis­te­mas de ras­treo de li­co­res en Bra­sil, Chi­le, Ecua­dor y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Se tra­ta de Ber­nar­do Ar­ce Gu­tié­rrez, mi­nis­tro de Trans­por­tes y de Se­gu­ri­dad en­tre 1994 y 1996, du­ran­te el go­bierno de Jo­sé María Figueres Ol­sen. El le­gis­la­dor ad­mi­tió que con­ver­sa­ron so­bre la tec­no­lo­gía pa­ra la tra­za­bi­li­dad de li­co­res.

-El pro­yec­to fue dic­ta­mi­na­do po­si­ti­va­men­te el 30 de ju­lio del 2019.

-Du­ran­te el ace­le­ra­do trá­mi­te, los dipu­tados no ce­le­bra­ron au­dien­cias, so­lo pi­die­ron cri­te­rios por es­cri­to, la ma­yo­ría de los cua­les fue­ron ne­ga­ti­vos. Lue­go de una pu­bli­ca­ción de La Na­ción, en la cual se se­ña­la­ba la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to del pro­yec­to, los le­gis­la­do­res lla­ma­ron, en se­tiem­bre, a los je­rar­cas del go­bierno y re­pre­sen­tan­tes em­pre­sa­ria­les. Es de­cir, las au­dien­cias tu­vie­ron lu­gar des­pués del dic­ta­men po­si­ti­vo.

-El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y de co­mer­cio se opu­sie­ron. Ha­cien­da ex­pli­có que la in­ver­sión po­dría re­sul­tar más ca­ra que el di­ne­ro re­cu­pe­ra­do. Otras ob­je­cio­nes se fun­da­men­ta­ron en que el cos­to crea­ría tra­bas al co­mer­cio for­mal por la im­po­si­ción de más car­gas, gas­tos y trá­mi­tes.

-El 6 de se­tiem­bre del 2019, el dipu­tado so­cial­cris­tiano Er­wen Ma­sís ale­gó que la ex­pe­rien­cia del ras­treo de li­co­res ha si­do exi­to­sa en Ecua­dor y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

-En Ecua­dor y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, así co­mo en Chi­le y Bra­sil, el sis­te­ma de ras­treo fue con­tra­ta­do a la com­pa­ñía suiza Sic­pa, de la cual es pre­si­den­te pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na el ex­pre­si­den­te Jo­sé María Figueres. En Ecua­dor, el con­tra­to de mo­ni­to­reo cos­tó $72,6 mi­llo­nes (unos ¢42.000 mi­llo­nes) y, en Bra­sil, $740 mi­llo­nes (¢430.000 mi­llo­nes), por ejem­plo.

-En el re­gis­tro de lo­bis­tas de Chi­le, el ex­pre­si­den­te Figueres fi­gu­ra co­mo ca­bil­de­ro de Sic­pa en reunio­nes con al­tos fun­cio­na­rios de Ha­cien­da. La pren­sa lo­cal tam­bién ha in­for­ma­do del ex­man­da­ta­rio cos­ta­rri­cen­se co­mo pre­si­den­te de Sic­pa.

-En Bra­sil, un tri­bu­nal fe­de­ral con­de­nó a tres per­so­nas por $15 mi­llo­nes en so­bor­nos re­la­cio­na­dos con la ad­ju­di­ca­ción de un con­tra­to a Sic­pa. Se­gún la jus­ti­cia bra­si­le­ña, la li­ci­ta­ción fue con­ta­mi­na­da des­de su ori­gen pa­ra lle­var a un re­sul­ta­do sa­tis­fac­to­rio pa­ra los in­tere­ses de la com­pa­ñía suiza. El en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de Sic­pa en Bra­sil, Char­les Nel­son Fin­kel, fue con­de­na­do a 11 años y me­dio de pri­sión por uti­li­zar una com­pa­ñía en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra pa­gar, en­tre el 2009 y el 2015, el so­borno a Mar­ce­lo Fisch de Be­rre­do Me­ne­sez, al­to fun­cio­na­rio de la Ca­sa de la Mo­ne­da, en las cuen­tas de la es­po­sa del se­gun­do, quien fue con­de­na­da tam­bién.

-Lue­go de que La Na­ción re­ve­la­ra es­tos he­chos en Cos­ta Ri­ca, en oc­tu­bre del 2019, el ex­pre­si­den­te Figueres sa­lió en de­fen­sa de la com­pa­ñía suiza ale­gan­do que la in­ves­ti­ga­ción por pa­gos in­de­bi­dos se cen­tró en un “con­sul­tor” que Sic­pa “des­ti­tu­yó en el acto”, al tiem­po que co­la­bo­ró en la in­ves­ti­ga­ción y si­gue ope­ran­do hoy con nor­ma­li­dad en Bra­sil.

-Lue­go de las in­for­ma­cio­nes, Ula­te pre­sen­tó una mo­ción pa­ra que el sis­te­ma pro­pues­to por él no pue­da ser con­tra­ta­do a nin­gu­na em­pre­sa que ha­ya si­do con­de­na­da. Sic­pa no lo fue, sino su vi­ce­pre­si­den­te.

Un pan­fle­to re­par­ti­do en el Con­gre­so in­si­núa que nues­tras in­for­ma­cio­nes so­bre la ley pa­ra com­ba­tir el con­tra­ban­do de li­co­res res­pon­den a una de­fen­sa de in­tere­ses co­mer­cia­les

El le­gis­la­dor Daniel Ula­te dis­tri­bu­yó el vo­lan­te, pe­ro no ad­mi­te ser su au­tor. Se­gún él, es una co­pia tal ‘co­mo es­tá en los links’ que lle­van a las pá­gi­nas de las em­pre­sas. No es cier­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.