Mu­ti­la­ción del re­gis­tro his­tó­ri­co

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

La de­fec­tuo­sa le­gis­la­ción so­bre protección de da­tos per­so­na­les fi­ja fe­cha de ca­du­ci­dad a la li­ber­tad de ex­pre­sión y al de­re­cho a in­for­ma­ción.

Nues­tra de­fec­tuo­sa le­gis­la­ción so­bre protección de da­tos per­so­na­les fi­ja fe­cha de ca­du­ci­dad a la li­ber­tad de ex­pre­sión e in­for­ma­ción. No im­por­ta la ve­ra­ci­dad o el in­te­rés pú­bli­co de una no­ti­cia ni la re­le­van­cia de una opi­nión, la Ley 8968 dis­po­ne: “En nin­gún ca­so, se­rán con­ser­va­dos los da­tos per­so­na­les que pue­dan afec­tar, de cual­quier mo­do, a su ti­tu­lar, una vez trans­cu­rri­dos diez años desde la fe­cha de ocu­rren­cia de los he­chos re­gis­tra­dos”.

La dis­po­si­ción po­dría te­ner sen­ti­do en el ca­so de las ba­ses de da­tos pro­pia­men­te di­chas, pe­ro no en el de los ar­chi­vos di­gi­ta­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Por eso, la le­gis­la­ción y ju­ris­pru­den­cia de Eu­ro­pa, don­de más se ha de­sa­rro­lla­do el de­re­cho al ol­vi­do, siem­pre ha­cen la dis­tin­ción.

La fun­ción del in­tere­sa­do, la re­le­van­cia so­cial de sus ac­tos, el in­te­rés pú­bli­co, la ca­li­dad de la in­for­ma­ción y la ne­ce­si­dad de pre­ser­var el re­gis­tro his­tó­ri­co es­tán en­tre mu­chas bue­nas ra­zo­nes pa­ra pro­te­ger la in­te­gri­dad de los ar­chi­vos di­gi­ta­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tan­to co­mo las he­me­ro­te­cas. El pe­rio­dis­mo, se afir­ma, es el pri­mer bo­rra­dor de la his­to­ria. Eli­mi­nar­lo pie­za a pie­za, se­gún el in­te­rés de los par­ti­cu­la­res, vic­ti­mi­za a la so­cie­dad y, en es­pe­cial, a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

Pe­ro la Agen­cia de Protección de Da­tos de los Ha­bi­tan­tes (Prod­hab) na­da quie­re sa­ber de eso y apli­ca de for­ma me­cá­ni­ca la le­tra de la ley. Fun­da­men­tal­men­te, cons­ta­ta si han trans­cu­rri­do diez años y emi­te la or­den de eli­mi­nar la in­for­ma­ción por fal­ta de in­te­rés ac­tual, co­mo si los con­te­ni­dos de pren­sa se tor­na­ran ob­so­le­tos e inú­ti­les con el pa­so del tiem­po.

En Es­pa­ña, uno de los paí­ses don­de más po­lé­mi­ca sus­ci­ta el de­re­cho al ol­vi­do, los jue­ces han de­ja­do clara la ne­ce­si­dad de pre­ser­var el con­te­ni­do. Si­guien­do la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Eu­ro­peo, han or­de­na­do a los bus­ca­do­res de In­ter­net eli­mi­nar la in­de­xa­ción de de­ter­mi­na­das in­for­ma­cio­nes cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo jus­ti­fi­can, pe­ro no eli­mi­nar­las de los ar­chi­vos di­gi­ta­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

La con­clu­sión de la sen­ten­cia dic­ta­da por la Sa­la de lo Con­ten­cio­so de la Au­dien­cia Na­cio­nal es­pa­ño­la acla­ra el equi­li­brio de va­lo­res ne­ce­sa­rio pa­ra re­sol­ver el con­flic­to en­tre de­re­cho y va­lo­res: “En el pre­sen­te ca­so ha de pre­va­le­cer el de­re­cho de li­ber­tad de ex­pre­sión so­bre el de­re­cho a la protección de da­tos per­so­na­les del de­nun­cian­te”, escriben los al­tos jue­ces.

Las re­so­lu­cio­nes de la Prod­hab dis­tan mu­cho de un ra­zo­na­mien­to tan pon­de­ra­do. Por el con­tra­rio, to­man la for­mu­la­ción de la li­ber­tad de ex­pre­sión con­te­ni­da en el ar­tícu­lo 13 de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos y la vuel­can de ca­be­za pa­ra jus­ti­fi­car con ella la or­den de eli­mi­nar in­for­ma­cio­nes.

El in­ci­so pri­me­ro del ar­tícu­lo 13 re­za: “To­da per­so­na tie­ne de­re­cho a la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión. Es­te de­re­cho com­pren­de la li­ber­tad de bus­car, re­ci­bir y di­fun­dir in­for­ma­cio­nes e ideas de to­da ín­do­le, sin con­si­de­ra­ción de fron­te­ras, ya sea oral­men­te, por es­cri­to o en for­ma im­pre­sa o ar­tís­ti­ca, o por cual­quier otro pro­ce­di­mien­to de su elec­ción”.

El in­ci­so 2 agre­ga: “El ejer­ci­cio del de­re­cho pre­vis­to en el in­ci­so pre­ce­den­te no pue­de es­tar su­je­to a pre­via cen­su­ra, sino a res­pon­sa­bi­li­da­des ul­te­rio­res, las que de­ben es­tar ex­pre­sa­men­te fi­ja­das por la ley y ser ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar: a) el res­pe­to a los de­re­chos o a la repu­tación de los de­más, o b) la protección de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, el or­den pú­bli­co o la sa­lud o la mo­ral pú­bli­cas”.

La ra­zón de ser del in­ci­so 2 es prohi­bir la cen­su­ra pre­via y so­lo per­mi­tir con­se­cuen­cias pos­te­rio­res cuan­do es­tén ex­pre­sa­men­te fi­ja­das en la ley y sean ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar el res­pe­to por los de­re­chos o la repu­tación de los de­más, la se­gu­ri­dad na­cio­nal, el or­den pú­bli­co o la sa­lud o la mo­ral pú­bli­cas. Es de­cir, el in­ci­so 2 es una ex­ten­sión de la protección con­sa­gra­da en el in­ci­so 1 y, más bien, res­trin­ge los lí­mi­tes im­po­ni­bles a la li­bre ex­pre­sión.

Aun cuan­do se tra­te de de­fen­der los va­lo­res ci­ta­dos, no es po­si­ble ha­cer­lo por cual­quier me­dio. So­lo pue­den em­plear­se los ne­ce­sa­rios y eso, en len­gua­je de la Con­ven­ción, sig­ni­fi­ca la au­sen­cia de al­ter­na­ti­vas menos gra­vo­sas. Las li­mi­ta­cio­nes, di­ce la Corte In­te­ra­me­ri­ca­na, de­ben ser ne­ce­sa­rias en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca pa­ra el lo­gro de los fi­nes im­pe­rio­sos que per­si­guen, es­tric­ta­men­te pro­por­cio­na­das a la fi­na­li­dad que bus­can, e idó­neas pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo im­pe­rio­so que pre­ten­den.

Pe­ro en una re­so­lu­ción re­cien­te, la Prod­hab pu­so la ló­gi­ca de la Con­ven­ción de ca­be­za y sos­tu­vo que el ar­tícu­lo 13 “re­sul­ta, pa­ra el ca­so que nos ocu­pa, más bien a fa­vor del de­nun­cian­te, to­da vez que la mis­ma ( sic) ga­ran­ti­za el res­pe­to a los de­re­chos o a la repu­tación de los de­más”.

Co­mo es ob­vio, la Prod­hab no ha­ce el me­nor in­ten­to de ar­mo­ni­zar los de­re­chos en con­flic­to e im­po­ne, sin más, el que sue­na más afín a sus pro­pó­si­tos, no im­por­ta la te­rri­ble le­sión a la li­ber­tad de ex­pre­sión y a la ló­gi­ca de la Con­ven­ción.

En cam­bio, pa­ra la Sa­la de lo Con­ten­cio­so es­pa­ño­la, “el lla­ma­do ‘de­re­cho al ol­vi­do’ no am­pa­ra que ca­da uno cons­tru­ya un pa­sa­do a su me­di­da, obli­gan­do a los edi­to­res de pá­gi­nas web o a los ges­to­res de los mo­to­res de bús­que­da a eli­mi­nar el tra­ta­mien­to de sus da­tos per­so­na­les cuan­do se aso­cian a he­chos que no se con­si­de­ran po­si­ti­vos. Tam­po­co jus­ti­fi­ca que aque­llos que se ex­po­nen a sí mis­mos pú­bli­ca­men­te pue­dan exi­gir que se cons­tru­ya un cu­rrícu­lo a su gus­to, con­tro­lan­do el dis­cur­so so­bre sí mis­mos, eli­mi­nan­do de In­ter­net las in­for­ma­cio­nes ne­ga­ti­vas, ‘po­si­cio­nan­do’ a su an­to­jo los re­sul­ta­dos de las bús­que­das en In­ter­net, de mo­do que los más fa­vo­ra­bles ocu­pen las pri­me­ras po­si­cio­nes. De ad­mi­tir­se es­ta te­sis, se per­tur­ba­rían gra­ve­men­te los me­ca­nis­mos de in­for­ma­ción ne­ce­sa­rios pa­ra que los ciu­da­da­nos adop­ten sus de­ci­sio­nes en la vi­da de­mo­crá­ti­ca...”.

La de­fec­tuo­sa le­gis­la­ción na­cio­nal so­bre protección de da­tos per­so­na­les fi­ja fe­cha de ca­du­ci­dad a la li­ber­tad de ex­pre­sión y al de­re­cho a la in­for­ma­ción

La Agen­cia de Protección de Da­tos de los Ha­bi­tan­tes po­ne de ca­be­za la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra pro­te­ger otros de­re­chos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.