No­vio ma­tó a Ka­ro­lay pa­ra ocul­tar re­la­ción

› OIJ de­tu­vo a tres adul­tos y dos ado­les­cen­tes vin­cu­la­dos con cri­men

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - Eillyn Jiménez B. eillyn.ji­me­[email protected]

Jo­ven de 21 años pa­gó sicarios pa­ra evi­tar que su pa­re­ja for­mal des­cu­brie­ra in­fi­de­li­dad

El pre­sun­to ho­mi­ci­da de Ka­ro­lay Del Car­men Serrano Cor­de­ro, de 26 años, ha­bría or­de­na­do ase­si­nar­la en agos­to del año pa­sa­do, pa­ra ocul­tar la re­la­ción sen­ti­men­tal que te­nía con ella.

Al menos, ese es el mó­vil que has­ta es­te jue­ves ma­ne­ja­ba el Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial (OIJ), que efec­tuó cinco alla­na­mien­tos en Rin­cón de Ri­car­do, en San Pa­blo de He­re­dia, y en Lo­tes Pe­ral­ta y bajo Los Mo­li­nos, en el can­tón he­re­diano de San Ra­fael, pa­ra de­te­ner a tres adul­tos y dos ado­les­cen­tes vin­cu­la­dos con el cri­men.

Wál­ter Es­pi­no­za, di­rec­tor de la Po­li­cía Ju­di­cial, ex­pli­có que Serrano te­nía una re­la­ción sen­ti­men­tal con el principal sos­pe­cho­so de ma­tar­la, un hom­bre de ape­lli­dos Cu­bi­llo Hi­dal­go, de 21 años, quien fue cap­tu­ra­do es­te jue­ves por la ma­ña­na en Rin­cón de Ri­car­do.

Afir­mó que, a su vez, Cu­bi­llo te­nía una re­la­ción for­mal con otra mu­jer y, pa­ra evi­tar que es­ta úl­ti­ma se enterara de su víncu­lo con Ka­ro­lay, ideó el plan pa­ra ase­si­nar­la.

“Estas dos per­so­nas (la víc­ti­ma y Cu­bi­llo) fue­ron com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, tu­vie­ron una re­la­ción sen­ti­men­tal, pe­ro Cu­bi­llo tie­ne otra pa­re­ja y obli­ga­cio­nes de ca­rác­ter fa­mi­liar. Apa­ren­te­men­te, sur­gió la po­si­bi­li­dad de que la pa­re­ja se enterara de la re­la­ción con Serrano y eso pro­vo­có que él en­tra­ra en es­ta­do de cri­sis”, ase­gu­ró el je­fe po­li­cial.

Por ello, en agos­to del 2019 ha­bría con­tac­ta­do a una ado­les­cen­te de 16 años, quien lo en­la­zó con los dos pre­sun­tos sicarios, dos jó­ve­nes que, en aquel en­ton­ces, te­nían 17 años. Uno de ellos ya cum­plió la ma­yo­ría de edad.

Ade­más, se aprehen­dió a otro hom­bre de ape­lli­dos Soto Rodríguez, de 19 años. Se­gún un co­mu­ni­ca­do del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, es­te fun­gió co­mo el en­la­ce en­tre la ado­les­cen­te y los dos su­pues­tos ase­si­nos.

El 12 de agos­to del año pa­sa­do, día en que ha­bría ocu­rri­do el ase­si­na­to, “a las 10:45 p. m., Cu­bi­llo ha­bría lle­ga­do a las afue­ras de la casa de Ka­ro­lay y, apa­ren­te­men­te, la lle­vó a un sec­tor cer­cano al vol­cán Bar­va. Cuan­do se en­con­tra­ban en el si­tio, se pre­su­me que los sos­pe­cho­sos la ha­brían ase­si­na­do”, ex­pli­có la Fis­ca­lía en el mis­mo bo­le­tín de pren­sa.

Su cuer­po fue de­ja­do en una zo­na mon­ta­ño­sa en las cer­ca­nías de Sa­cra­men­to, po­bla­do ale­da­ño al vol­cán Bar­va.

Ras­tro per­di­do. Ka­ro­lay Serrano Cor­de­ro, ma­má de una ni­ña de 3 años, vi­vía en Gua­ra­rí de San Fran­cis­co, He­re­dia.

Aquel 12 de agos­to, la mu­cha­cha sa­lió de su tra­ba­jo en la em­pre­sa Bim­bo, to­mó un bus y se ba­jó en el Pa­lí de Los La­gos. Lue­go ca­mi­nó unos 400 me­tros pa­ra lle­gar a la casa que al­qui­la­ba.

Más tar­de, en la no­che, abor­dó un vehícu­lo blanco y nun­ca más se su­po de ella.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, el OIJ di­vul­gó un vi­deo en el que se ve a la jo­ven su­bir al automóvil. A la postre, ese ca­rro fue lo­ca­li­za­do es­te jue­ves en la casa de Cu­bi­llo, en Rin­cón de Ri­car­do. El ca­rro será ins­pec­cio­na­do por pe­ri­tos de la Po­li­cía Ju­di­cial pa­ra tra­tar de de­tec­tar san­gre u otros ras­tros im­por­tan­tes pa­ra la pes­qui­sa.

Pa­ra­le­la­men­te, en fe­bre­ro las au­to­ri­da­des re­ci­bie­ron in­for­ma­ción con­fi­den­cial que da­ba cuen­ta de que el ca­dá­ver de la mu­cha­cha es­ta­ría en una zo­na mon­ta­ño­sa ale­da­ña al vol­cán Bar­va.

Tan­to los ofi­cia­les del OIJ, co­mo fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma, pei­na­ron el si­tio en bus­ca de res­tos óseos.

Es­te miér­co­les, la Po­li­cía Ju­di­cial des­car­tó que los hue­sos en­con­tra­dos los días 6 y 7 de fe­bre­ro, por fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma y agen­tes en­car­ga­dos de la in­ves­ti­ga­ción, res­pec­ti­va­men­te, fue­ran hu­ma­nos.

Sin em­bar­go, Wál­ter Es­pi­no­za ase­ve­ró que los en­con­tra­dos por un ba­quiano el 11 de fe­bre­ro, al pa­re­cer, sí eran com­pa­ti­bles con los de un ser hu­mano.

En­tre los res­tos ha­lla­dos hay un crá­neo, par­te de la pel­vis y la ca­de­ra. Ade­más ha­bía cabello, así co­mo los te­nis que usa­ba la jo­ven el día que des­apa­re­ció y un pan­ta­lón de mez­cli­lla.

Aho­ra, so­lo fal­ta com­pa­rar los res­tos con mues­tras del ADN de la fa­mi­lia pa­ra con­fir­mar que se tra­ta de la jo­ven.

Es­te jue­ves, en las di­li­gen­cias par­ti­ci­pa­ron agen­tes ju­di­cia­les, jue­ces, fun­cio­na­rios de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de San Pa­blo, así co­mo la fis­ca­la ad­jun­ta de He­re­dia, Ta­tia­na Cha­ves La­vag­ni.

Ade­más del vehícu­lo, se de­co­mi­sa­ron te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y pren­das de ves­tir que, al pa­re­cer, tie­nen ras­tros de san­gre.

Pa­ra Es­pi­no­za, no hay du­da de la par­ti­ci­pa­ción de estas cinco per­so­nas en los he­chos, ya que todas tu­vie­ron ro­les es­ta­ble­ci­dos.

De acuer­do con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, a los adul­tos se les in­ves­ti­ga por un ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do, mien­tras que el ca­so de los me­no­res se tra­mi­ta de for­ma pa­ra­le­la por el mis­mo de­li­to.

Cha­ves di­jo que los de­te­ni­dos fue­ron lle­va­dos a la Fis­ca­lía pa­ra su in­da­ga­to­ria.

“ESTAS DOS PER­SO­NAS (LA VÍC­TI­MA Y CU­BI­LLO) FUE­RON COM­PA­ÑE­ROS DE TRA­BA­JO, TU­VIE­RON UNA RE­LA­CIÓN SEN­TI­MEN­TAL, PE­RO CU­BI­LLO TIE­NE OTRA PA­RE­JA Y OBLI­GA­CIO­NES DE CA­RÁC­TER FA­MI­LIAR. APA­REN­TE­MEN­TE, SUR­GIÓ LA PO­SI­BI­LI­DAD DE QUE LA PA­RE­JA SE ENTERARA DE LA RE­LA­CIÓN CON SERRANO Y ESO PRO­VO­CÓ QUE ÉL EN­TRA­RA EN ES­TA­DO DE CRI­SIS”. Wál­ter Es­pi­no­za Di­rec­tor del OIJ

ALON­SO TE­NO­RIO

San Pa­blo de He­re­dia: Agen­tes del OIJ arres­ta­ron a un jo­ven de ape­lli­do Cu­bi­llo co­mo sos­pe­cho­so del ase­si­na­to de Ka­ro­lay Serrano (26), quien des­apa­re­ció en agos­to. En es­te au­to del mu­cha­cho se cree que tras­la­da­ron el cuer­po pa­ra en­te­rrar­lo en una mon­ta­ña.

ALON­SO TE­NO­RIO

En una vi­vien­da ubi­ca­da en el Rin­cón de Ri­car­do, en San Pa­blo de He­re­dia, se de­co­mi­só el vehícu­lo en el que, al pa­re­cer, se mon­tó Ka­ro­lay Serrano el día de su des­apa­ri­ción. En ese mis­mo lu­gar se de­tu­vo a un hom­bre de ape­lli­do Cu­bi­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.