Ex­cu­sas le­gis­la­ti­vas

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA -

Los erro­res del pro­yec­to so­bre

anua­li­da­des die­ron a los dipu­tados opor­tu­ni­dad de cul­par al Eje­cu­ti­vo y evi­tar el cos­to po­lí­ti­co de apro­bar­lo.

El dipu­tado so­cial­cris­tiano Pa­blo He­ri­ber­to Abar­ca se que­ja­ba de la “pre­sión” del go­bierno y “al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción” (se re­fe­ría, has­ta don­de sa­be­mos, a La Na­ción) a fa­vor del pro­yec­to de ley pa­ra sus­pen­der el pa­go de anua­li­da­des en el sec­tor pú­bli­co. El pro­pó­si­to de la pre­sión, de­cía el le­gis­la­dor, era lo­grar un vo­to fa­vo­ra­ble “a gol­pe de tam­bor”, an­tes del 1. ° de ju­nio.

Eso no era po­si­ble, afir­ma­ba, por­que el pro­yec­to ado­le­cía de gra­ves de­fec­tos. En auxilio de su te­sis, ci­ta­ba a ex­per­tos en ma­te­ria la­bo­ral. Te­nía ra­zón en cuan­to a los erro­res, pe­ro no en lo re­la­ti­vo a la di­fi­cul­tad de en­men­dar­los a tiem­po pa­ra que la ley fue­ra apli­ca­da de for­ma opor­tu­na.

La li­be­ra­cio­nis­ta Sil­via Her­nán­dez se su­mó al so­cial­cris­tiano pa­ra re­cor­dar la mul­ti­pli­ci­dad de ins­ti­tu­cio­nes que se­ña­la­ron am­bi­güe­da­des en la re­dac­ción del pro­yec­to de ley y ad­vir­tió so­bre la im­po­si­bi­li­dad de lo­grar al­go bueno “a gol­pe de tam­bor”.

Pe­ro Paola Gu­tié­rrez, la­bo­ra­lis­ta ci­ta­da por Abar­ca, más bien lla­mó a no des­car­tar la ini­cia­ti­va y re­co­men­dó cen­trar la aten­ción en acla­rar el pe­rio­do afec­ta­do, pro­rro­gar la me­di­da pa­ra los pró­xi­mos años (eva­lua­cio­nes del 2020 y 2021) pa­ra co­rrer me­nos ries­go de afec­tar si­tua­cio­nes ju­rí­di­cas con­so­li­da­das y te­ner cui­da­do con las ex­clu­sio­nes a fin de evi­tar ale­ga­tos de dis­cri­mi­na­ción.

Eso hi­zo el go­bierno en el tex­to sus­ti­tu­ti­vo pre­sen­ta­do el miér­co­les al Con­gre­so. Si los dipu­tados hu­bie­ran te­ni­do vo­lun­tad, ellos mis­mos ha­brían he­cho las en­mien­das con ra­pi­dez. En reali­dad, no de­mos­tra­ron in­te­rés. Los erro­res del pro­yec­to y su tar­dan­za ofre­cían una opor­tu­ni­dad de cul­par al go­bierno mien­tras evi­ta­ban crí­ti­cas de los sec­to­res afec­ta­dos de la bu­ro­cra­cia. Se­gún Abar­ca, “el PAC pre­ten­de pre­sen­tar­se co­mo aban­de­ra­do de la aus­te­ri­dad fis­cal” y él no pa­re­cía dis­pues­to a per­mi­tir­lo.

Así, una ini­cia­ti­va de aho­rro, in­su­fi­cien­te, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va, co­rre el pe­li­gro de des­per­di­ciar­se, pe­se a la vo­lun­tad del Eje­cu­ti­vo de asu­mir el cos­to po­lí­ti­co de in­tro­du­cir­la en la co­rrien­te le­gis­la­ti­va. Es­te dia­rio, pa­ra dar la ra­zón al dipu­tado Abar­ca, siem­pre ha abo­ga­do por po­ner or­den en las re­mu­ne­ra­cio­nes del Es­ta­do y no va a cam­biar aho­ra, cuan­do se pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de lo­grar un apor­te del sec­tor pú­bli­co en mo­men­tos de cri­sis, re­cla­ma­do por mu­chos de la bo­ca pa­ra fue­ra.

No quie­ren los dipu­tados mar­char a gol­pe de tam­bor, pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas han pre­su­mi­do de ha­cer­lo pa­ra res­pon­der a la pan­de­mia. En va­rios ca­sos acer­ta­ron, pe­ro un pé­si­mo pro­yec­to de ley, ya apro­ba­do en se­gun­do de­ba­te, es el me­jor des­men­ti­do a la par­si­mo­nia re­cla­ma­da pa­ra exa­mi­nar el de anua­li­da­des.

Una lar­ga lis­ta de ins­ti­tu­cio­nes, in­clui­das las de más pe­so en el país, se­ña­ló las am­bi­güe­da­des y con­tra­dic­cio­nes del pro­yec­to de ley pa­ra exi­mir a las mu­ni­ci­pa­li­da­des de la re­gla fis­cal. La Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca de­nun­ció la fal­ta de sus­ten­to téc­ni­co y de da­tos feha­cien­tes pa­ra jus­ti­fi­car la exo­ne­ra­ción. El Ban­co Cen­tral la cri­ti­có por fun­dar­se en pre­mi­sas con­tra­rias a la ló­gi­ca y a la in­tui­ción eco­nó­mi­ca. Pa­ra el Mi­nis­tro de Ha­cien­da, “la in­dis­ci­pli­na fis­cal en tiem­pos nor­ma­les es per­ju­di­cial pa­ra el país, con mu­cha más ra­zón en tiem­pos de cri­sis”. Na­da de eso im­pi­dió a do­ña Sil­via, tan preo­cu­pa­da por los cri­te­rios re­ci­bi­dos de va­rias ins­ti­tu­cio­nes con­tra el pro­yec­to ori­gi­nal de anua­li­da­des, vo­tar dos ve­ces a fa­vor de la ini­cia­ti­va mu­ni­ci­pal.

Ese pro­yec­to con­te­nía dis­po­si­cio­nes in­jus­ti­fi­ca­bles aun pa­ra quie­nes desea­ban que­dar bien con los go­bier­nos lo­ca­les. A gol­pe de tam­bor, los dipu­tados eli­mi­na­ron la exen­ción de uti­li­zar el sis­te­ma in­te­gra­do de com­pras pú­bli­cas, la au­to­ri­za­ción pa­ra con­tra­tar más per­so­nal y la in­clu­sión de las trans­fe­ren­cias del Go­bierno Cen­tral entre los re­cur­sos exen­tos de la re­gla fis­cal.

Abar­ca no vo­tó a fa­vor de la ini­cia­ti­va, co­mo lo hi­cie­ron tres de sus com­pa­ñe­ros de ban­ca­da. Se au­sen­tó del ple­na­rio en las dos opor­tu­ni­da­des, pe­ro la rá­pi­da tra­mi­ta­ción y en­mien­da del pro­yec­to de ley de­mues­tra la po­si­bi­li­dad de mar­char a gol­pe de tam­bor cuan­do hay vo­lun­tad. Si el dipu­tado te­nía tan cla­ra la ru­ta de las en­mien­das al pro­yec­to de anua­li­da­des, ha­bría he­cho bien en co­men­zar a tran­si­tar­la en lu­gar de pos­po­ner la dis­cu­sión, qui­zá pa­ra un mo­men­to cuan­do ya no sea via­ble. El es­fuer­zo ya no se­rá ne­ce­sa­rio por­que el Eje­cu­ti­vo se ade­lan­tó a ha­cer las en­mien­das.

Abar­ca ca­li­fi­có la nue­va pro­pues­ta co­mo el “pri­mer re­cor­te de­ci­di­do di­ri­gi­do al tra­ba­ja­dor pú­bli­co” y pre­gun­tó por el res­to. Oja­lá eso sig­ni­fi­que que apo­ya­rá el pri­mer pa­so mien­tras se pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de dar el si­guien­te. La res­pues­ta de Her­nán­dez al tex­to sus­ti­tu­ti­vo es me­nos es­pe­ran­za­do­ra. Aho­ra se pre­gun­ta por qué se ha­bla de dos pe­rio­dos y des­apa­re­cie­ron las ex­cep­cio­nes cuan­do eso, pre­ci­sa­men­te, re­co­men­da­ban los la­bo­ra­lis­tas pa­ra eli­mi­nar las am­bi­güe­da­des de que ella se que­ja­ba. Si ga­na un po­qui­to más de tiem­po, no se ve­rá obligada a de­ci­dir y po­drá cul­par al go­bierno de no ac­tuar pa­ra re­du­cir el gas­to.

Los erro­res del pro­yec­to so­bre anua­li­da­des ofre­cie­ron a los dipu­tados la opor­tu­ni­dad de cul­par al Eje­cu­ti­vo mien­tras evi­ta­ban in­cu­rrir en el cos­to po­lí­ti­co de apro­bar­lo

El tex­to sus­ti­tu­ti­vo en­via­do por el go­bierno ha­ce las en­mien­das ne­ce­sa­rias y res­ta ra­zón a las ob­je­cio­nes de los le­gis­la­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.