Con­tra­lo­ría pi­de re­vi­sar gas­tos fi­ja­dos por la Cons­ti­tu­ción

Car­ta Mag­na obli­ga, pe­se a cri­sis, a trans­fe­ren­cias ma­yo­res a ¢3,4 bi­llo­nes

La Nacion (Costa Rica) - - PORTADA - So­fía Chin­chi­lla C. so­fia.chin­chi­lla@na­cion.com

¢2,86 bi­llo­nes

Edu­ca­ción

¢545.000 mi­llo­nes

Mu­ni­ci­pa­li­da­des

¢472.000 mi­llo­nes

Po­der Ju­di­cial

¢25.000 mi­llo­nes

Cam­pa­ña po­lí­ti­ca (2018)

Al ini­ciar una nue­va dé­ca­da con una emer­gen­cia sa­ni­ta­ria mun­dial y unas de­te­rio­ra­das fi­nan­zas pú­bli­cas, la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (CGR) lla­mó a de­ba­tir si el país pue­de man­te­ner la es­truc­tu­ra de gas­tos que di­se­ñó en épo­cas muy di­fe­ren­tes.

La Con­tra­lo­ría ha si­do en­fá­ti­ca en la ne­ce­si­dad de que se ha­gan re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra ha­cer más efi­cien­te el gas­to pú­bli­co; sin em­bar­go, en su Me­mo­ria Anual 2019, la ins­ti­tu­ción pi­de ir más allá y re­vi­sar in­clu­so los gas­tos de ma­yor je­rar­quía del Es­ta­do: los que es­tán fi­ja­dos en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca.

Se tra­ta de los ru­bros des­ti­na­dos a fi­nan­ciar la edu­ca­ción, el Po­der Ju­di­cial y las trans­fe­ren­cias a las 82 mu­ni­ci­pa­li­da­des, así co­mo un apor­te pa­ra fi­nan­ciar la par­ti­ci­pa­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en las elec­cio­nes na­cio­na­les y mu­ni­ci­pa­les.

En con­jun­to, los pri­me­ros tres gas­tos con­su­mi­rán es­te año ¢3,4 bi­llo­nes, es de­cir, una ter­ce­ra par­te del Pre­su­pues­to Na­cio­nal del Go­bierno Cen­tral (¢10,5 bi­llo­nes).

“Se­rá ne­ce­sa­rio un re­plan­tea­mien­to de mu­chas asig­na­cio­nes dis­pues­tas en épo­cas an­te­rio­res, ba­jo una es­truc­tu­ra so­cio­eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca di­fe­ren­te y tam­bién ba­jo otros es­ce­na­rios fis­ca­les”.

“Si el ho­ri­zon­te de me­diano pla­zo se pro­yec­ta con me­no­res po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas y pre­su­pues­ta­rias, de­be con­si­de­rar­se se­ria­men­te si es po­si­ble aten­der al­gu­nos man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les que se han dis­pues­to en for­ma rí­gi­da, en vez de re­la­cio­nar­se a re­sul­ta­dos en pro­cu­ra de una ma­yor efi­cien­cia del gas­to”, ra­zo­na la Con­tra­lo­ría.

En el 2018, la re­for­ma fis­cal fle­xi­bi­li­zó gas­tos fi­jos que fue­ron crea­dos por di­ver­sas le­yes, de ma­ne­ra que el Go­bierno pue­da gi­rar los re­cur­sos se­gún el es­ta­do de las fi­nan­zas pú­bli­cas.

Sin em­bar­go, las asig­na­cio­nes de ran­go cons­ti­tu­cio­nal no pue­den fle­xi­bi­li­zar­se por ley, so­lo por mo­di­fi­ca­ción de la Car­ta Mag­na, ta­rea que co­rres­pon­de a los 57 dipu­tados.

Los ar­tícu­los 78 y 85 de la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­cen que, ca­da año, de­be pre­su­pues­tar­se pa­ra edu­ca­ción el equi­va­len­te a un 8% del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), in­clu­yen­do a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

Esa obli­ga­ción fue au­men­ta­da de un 6% a un 8% en el 2011, pe­ro des­de en­ton­ces nun­ca se ha cum­pli­do en su to­ta­li­dad de­bi­do a la es­tre­chez fis­cal. A la fe­cha, se des­ti­na un 7,4% del PIB, lo que equi­va­le a ¢2,86 bi­llo­nes.

Al Po­der Ju­di­cial, en tan­to, la Cons­ti­tu­ción le otor­ga al me­nos el 6% de los in­gre­sos or­di­na­rios cal­cu­la­dos pa­ra el año eco­nó­mi­co.

En es­te ca­so, la Corte re­ci­be mu­cho más de lo es­ta­ble­ci­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te.

Es­te año, se le asig­nó el equi­va­len­te al 8,7% de los in­gre­sos or­di­na­rios. Ese por­cen­ta­je res­pon­de a ¢472.677 mi­llo­nes, un 1,2% del PIB.

El ar­tícu­lo 170 de la Car­ta Mag­na obli­ga, ade­más, a que ca­da año se les gi­re a las mu­ni­ci­pa­li­da­des no me­nos de un 10% de los in­gre­sos or­di­na­rios cal­cu­la­dos pa­ra el año con­for­me se les tras­pa­sen fun­cio­nes

No obs­tan­te, en­tre­gar­les ese por­cen­ta­je de di­ne­ro a los ayun­ta­mien­tos po­dría ha­cer co­lap­sar fi­nan­cie­ra­men­te al Es­ta­do, pues la ci­fra equi­val­dría a unos ¢545.000 mi­llo­nes.

Ac­tual­men­te, se les tras­pa­sa, pa­ra aten­der vías can­to­na­les, unos ¢123.000 mi­llo­nes, se­gún el pre­su­pues­to del 2020, el equi­va­len­te a po­co más de un 2% de los in­gre­sos or­di­na­rios y un 0,3% del PIB. Em­pe­ro, con la caí­da en la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria pro­duc­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca del co­ro­na­vi­rus, los in­gre­sos or­di­na­rios cae­rán. So­lo en abril, la re­duc­ción fue de un 23% en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior.

Fi­nal­men­te, la Cons­ti­tu­ción dis­po­ne que el Es­ta­do ayu­de a los par­ti­dos po­lí­ti­cos a su­fra­gar sus gas­tos de cam­pa­ña con el equi­va­len­te a un 0,19% del PIB del año tras­an­te­rior a la ce­le­bra­ción de los co­mi­cios pre­si­den­cia­les. Tal asig­na­ción, en el 2018, fue de ¢25.030 mi­llo­nes.

Se fi­nan­cian con deu­da. De acuer­do con la Con­tra­lo­ría, el pro­ble­ma de las asig­na­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les es que se es­ta­ble­cie­ron en épo­cas an­te­rio­res “ba­jo una es­truc­tu­ra so­cio­eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca di­fe­ren­te, y tam­bién ba­jo otros es­ce­na­rios fis­ca­les”.

Ade­más, los dipu­tados que los crea­ron obli­ga­ron al Es­ta­do a gi­rar los re­cur­sos sin do­tar­lo nue­vas fuen­tes de in­gre­sos.

Co­mo con­se­cuen­cia, al Go­bierno no le que­da más re­me­dio que fi­nan­ciar­los, en gran par­te, con deu­da.

Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por el ór­gano con­tra­lor en el 2018, ese año la edu­ca­ción se fi­nan­ció so­lo en un 26,3% con in­gre­sos co­rrien­tes; el res­tan­te 73,7% se cu­brió con en­deu­da­mien­to.

En el ca­so del fi­nan­cia­mien­to del Po­der Ju­di­cial, ese año la pro­por­ción fue un 88,% de in­gre­sos co­rrien­tes y un 12% de deu­da.

El lla­ma­do de la Con­tra­lo­ría es que se im­ple­men­ten las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que per­mi­tan co­rre­gir el des­ba­lan­ce fi­nan­cie­ro del Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se, el cual gas­ta más de lo que in­gre­sa a sus ar­cas. Por ello, se en­deu­da ca­da vez más.

Pa­ra la CGR, el es­pa­cio pa­ra una even­tual re­dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos de­be­rá bus­car­se tam­bién en aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que ha­yan cum­pli­do su ci­clo, “con­for­me a una con­cep­ción del Es­ta­do asu­mi­da dé­ca­das atrás”, y que re­quie­ren re­di­men­sio­nar­se o re­plan­tear­se.

“De­be asu­mir­se, an­te la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca que pre­sen­ta la si­tua­ción, una dis­cu­sión na­cio­nal pa­ra for­ta­le­cer los cam­pos que re­quie­ren más

apo­yo, a cos­ta de otros que de­be­rán ce­der an­te nue­vas cir­cuns­tan­cias”, sos­tie­ne el ór­gano con­tra­lor.

En el 2019, el dé­fi­cit fis­cal del Go­bierno al­can­zó un 6,96% del PIB, mien­tras que la deu­da al­can­zó un 58,5%.

Sin em­bar­go, se pro­yec­ta que am­bos in­di­ca­do­res em­peo­ra­rían en el 2020, a con­se­cuen­cia de la pan­de­mia de covid-19. La pro­yec­ción de la ca­li­fi­ca­do­ra Moody’s es que di­chos in­di­ca­do­res al­can­za­rían, es­te año, 8,1% y 66% del PIB, res­pec­ti­va­men­te.

Re­vi­sión se­gún prio­ri­da­des. La Con­tra­lo­ría ins­ta a que la re­vi­sión de las asig­na­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les to­me en cuen­ta que hay otras ne­ce­si­da­des a las que el país de­be­ría pres­tar­les más aten­ción.

Tal es el ca­so de “aque­llas re­la­cio­na­das con el cam­bio cli­má­ti­co y el me­dio am­bien­te, el cam­bio tec­no­ló­gi­co y la pro­tec­ción so­cial y sa­ni­ta­ria”.

“To­dos es­tos son cam­pos que se han aco­me­ti­do con éxi­to a lo lar­go de la his­to­ria re­pu­bli­ca­na, pe­ro que pre­sen­tan nue­vos desafíos a la di­rec­ción de po­lí­ti­cas”, se­ña­la la CGR.

Ade­más, el ór­gano con­tra­lor lla­ma la aten­ción so­bre el he­cho de que con­for­me avan­zan los años, cam­bia la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca de la so­cie­dad y, con es­ta, las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción.

Por ejem­plo, el man­da­to de des­ti­nar un 8% del PIB a Edu­ca­ción se es­ta­ble­ció en el 2010, cuan­do un 35% de la po­bla­ción te­nía me­nos de 20 años. No obs­tan­te, pa­ra el 2030, los me­no­res de 18 años re­pre­sen­ta­rán un 23,2% de los ha­bi­tan­tes.

Pa­ra ese mo­men­to, se­gún el in­for­me Im­pac­to Fis­cal del Cam­bio De­mo­grá­fi­co de la CGR, si se man­tie­nen cons­tan­tes la co­ber­tu­ra de la edu­ca­ción pú­bli­ca y el cos­to de la en­se­ñan­za por es­tu­dian­te, in­clu­yen­do al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je (INA), el gas­to ne­ce­sa­rio se­ría de 5,2% del PIB.

En cam­bio, pa­ra aten­der al 27,5% de la po­bla­ción que se­rá adul­ta ma­yor pa­ra ese año, se re­que­ri­ría au­men­tar el gas­to en sa­lud en un 86% con res­pec­to al 2016.

“El país re­quie­re pre­pa­rar su sis­te­ma de sa­lud pa­ra el en­ve­je­ci­mien­to y los cam­bios”, con­clu­ye la Con­tra­lo­ría.

Esa pre­pa­ra­ción re­quie­re de re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios que, de mo­men­to, son muy es­ca­sos.

La Asam­blea Le­gis­la­ti­va creó una co­mi­sión especial de re­for­mas del Es­ta­do, en la cual se dis­cu­ti­rá la adap­ta­ción del apa­ra­to pú­bli­co a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les.

DIS­CU­SIÓN NE­CE­SA­RIA

“de­be ASU­MIR­SE, AN­TE LA OPOR­TU­NI­DAD HIS­TÓ­RI­CA QUE PRE­SEN­TA LA SI­TUA­CIÓN, UNA DIS­CU­SIÓN NA­CIO­NAL PA­RA FOR­TA­LE­CER LOS CAM­POS QUE RE­QUIE­REN más Apo­yo, A COS­TA de OTROS QUE DE­BE­RÁN CE­DER AN­TE NUE­VAS CIR­CUNS­TAN­CIAS”. Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca

MAYELA LÓ­PEZ

Se­gún el ór­gano con­tra­lor, el país de­be dis­cu­tir si de­be au­men­tar el gi­ro de re­cur­sos pa­ra aten­der a la po­bla­ción adul­ta ma­yor, la cual va en cre­ci­mien­to. En la ima­gen, el Cen­tro Diurno de An­cia­nos Fuen­te del Sa­ber, ubi­ca­do en San Die­go de Tres Ríos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.