La Nacion (Costa Rica)

Pre­si­den­te de Pe­rú se na­cio­na­li­zó ti­co lue­go de vi­vir 4.874 días en Cos­ta Ri­ca

››En el 2019, el mandatario re­no­vó su cé­du­la de iden­ti­dad

- Mi­che­lle Cam­pos mi­che­lle.cam­pos@na­cion.com En nuestras tie­rras.

El jue­ves 1.° de mar­zo del 2007, Fran­cis­co Sagasti Hoch­haus­ler acu­dió a las ofi­ci­nas del Re­gis­tro Ci­vil de Cos­ta Ri­ca, en San Jo­sé, pa­ra so­li­ci­tar la na­cio­na­li­dad cos­ta­rri­cen­se.

En su pe­ti­ción, Sagasti ar­gu­men­tó que ha­bía su­ma­do 4.874 días en Cos­ta Ri­ca, el equi­va­len­te a más de 13 años.

Ade­más, hi­zo ver que ha­bía es­ta­do ca­sa­do por más de dos años con una cos­ta­rri­cen­se, la eco­no­mis­ta Sil­via Char­pen­tier, en aque­lla épo­ca dipu­tada de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (PLN) y ac­tual in­te­gran­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca (BCCR).

Sagasti y Char­pen­tier se ca­sa­ron en 1993 en Cos­ta Ri­ca, 14 años an­tes. Los dos es­tu­dia­ron en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, en Fi­la­del­fia, Es­ta­dos Uni­dos, se­gún sus res­pec­ti­vas ho­jas de vi­da.

El 31 de ma­yo del 2005, ca­si dos años an­tes de que Sagasti so­li­ci­ta­ra la na­cio­na­li­dad cos­ta­rri­cen­se, am­bos se pre­sen­ta­ron an­te un Tri­bu­nal de Familia pa­ra ofi­cia­li­zar su se­pa­ra­ción ju­di­cial, se­gún cons­ta en el Re­gis­tro Ci­vil.

La Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Cos­ta Ri­ca es­ta­ble­ce que una per­so­na ex­tran­je­ra pue­de ad­qui­rir la na­cio­na­li­dad lue­go de ha­ber es­ta­do ca­sa­da por al me­nos dos años con un cos­ta­rri­cen­se, y de re­si­dir por ese mis­mo pe­rio­do en el país.

Se­gún ex­pli­có el Re­gis­tro Ci­vil, es­to quie­re de­cir que, aun­que una pa­re­ja ya no se en­cuen­tre ca­sa­da, el cón­yu­ge ex­tran­je­ro pue­de so­li­ci­tar la na­cio­na­li­dad si su ma­tri­mo­nio du­ró dos o más años.

El ac­tual pre­si­den­te de Pe­rú cum­plía con to­dos los re­qui­si­tos e, in­clu­so, los so­bre­pa­sa­ba, pues tan­to sus días de vi­da en Cos­ta Ri­ca co­mo la du­ra­ción de su ma­tri­mo­nio eran muy su­pe­rio­res a los pla­zos so­li­ci­ta­dos.

Du­ran­te ese pe­rio­do, Sagasti se en­con­tra­ba re­gis­tra­do en Cos­ta Ri­ca co­mo re­si­den­te le­gal.

Pa­ra ini­cios del 2008, el trá­mi­te de na­tu­ra­li­za­ción to­da­vía no ha­bía con­clui­do, por lo que los abo­ga­dos de Sagasti pre­sen­ta­ron do­cu­men­tos an­te el Re­gis­tro Ci­vil pa­ra agi­li­zar el pro­ce­so.

Fi­nal­men­te, el 26 de no­viem­bre del 2008, el hoy pre­si­den­te pe­ruano re­ci­bió el es­ta­tus de ciu­da­dano cos­ta­rri­cen­se por na­tu­ra­li­za­ción.

Ac­tual­men­te, se en­cuen­tra ins­cri­to co­mo vo­tan­te en la lo­ca­li­dad de San Ra­fael de Es­ca­zú, en la pro­vin­cia de San Jo­sé.

Fran­cis­co Ra­fael Sagasti Hoch­haus­ler es el nom­bre com­ple­to de es­te in­ge­nie­ro in­dus­trial, in­ves­ti­ga­dor, es­cri­tor y po­lí­ti­co que se con­vir­tió en mandatario de Pe­rú en no­viem­bre del 2020, al ac­ce­der al car­go por ser el pre­si­den­te del Con­gre­so, lue­go de una cri­sis po­lí­ti­ca que cos­tó la renuncia de dos go­ber­nan­tes: Mar­tín Viz­ca­rra y Ma­nuel Me­rino.

Se­gún el ac­ta de na­ci­mien­to de Sagasti, él na­ció en 1944 en Li­ma. Ahí cre­ció con sus pa­dres, el pe­ruano Ra­fael Sagasti y Elsa Hoch­häus­ler Rei­nisch, de ori­gen aus­tría­co.

Con ba­se en los re­gis­tros mi­gra­to­rios, el mandatario pi­só sue­lo ti­co por pri­me­ra vez en 1979, cuan­do es­tu­vo unos días de vi­si­ta.

Du­ran­te la dé­ca­da de 1980, Sagasti re­gis­tró un par de via­jes a Cos­ta Ri­ca y, en 1993, ca­tor­ce años des­pués de su pri­me­ra vi­si­ta, lle­gó con sus ma­le­tas a su se­gun­da pa­tria.

En oc­tu­bre de ese año, se vis­tió de tra­je y des­fi­ló en la pa­rro­quia de San Ra­fael Ar­cán­gel, en San Ra­fael de Es­ca­zú, don­de con­tra­jo ma­tri­mo­nio con la ex­dipu­tada Char­pen­tier.

La cos­ta­rri­cen­se se desem­pe­ñó co­mo con­gre­sis­ta du­ran­te el se­gun­do go­bierno de Ós­car Arias Sán­chez; sin em­bar­go, ella de­jó ese pues­to en el 2008.

Des­pués de 1993, Sagasti nun­ca pa­só más de tres me­ses fue­ra de Cos­ta Ri­ca, aun­que via­ja­ba cons­tan­te­men­te de­bi­do a su tra­ba­jo.

Pa­ra 1995, el ma­tri­mo­nio tu­vo su úni­ca hi­ja, Aman­da Sagasti Char­pen­tier, quien arrai­gó aún más al pe­ruano a Cos­ta Ri­ca.

En los re­gis­tros del es­tu­dio he­cho pa­ra dar­le la na­cio­na­li­dad cos­ta­rri­cen­se al aho­ra pre­si­den­te pe­ruano, los cua­les van de 1993 al 2008, se evi­den­cia que, pe­se a los cons­tan­tes via­jes, Sagasti so­lía pa­sar las na­vi­da­des y fies­tas de fin de año en sue­lo ti­co.

En di­ciem­bre de 1996, du­ran­te uno de sus via­jes, el in­ge­nie­ro que la­bo­ra­ba co­mo con­sul­tor in­ter­na­cio­nal fue to­ma­do co­mo rehén en un se­cues­tro que tu­vo lu­gar en la Em­ba­ja­da de Ja­pón en Li­ma.

En ese si­tio pa­só 48 ho­ras de cau­ti­ve­rio, se­gún na­rran las no­ti­cias del archivo de La Na­ción.

Sagasti fue re­te­ni­do jun­to a diplomátic­os y em­ba­ja­do­res, en­tre el mar­tes 17 y el jue­ves 19 de di­ciem­bre, a ma­nos de gue­rri­lle­ros del Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio Tú­pac Ama­ru (MRTA).

Lue­go de ese ca­pí­tu­lo, el pe­ruano via­jó, el 24 de di­ciem­bre, a su ho­gar en Cos­ta Ri­ca y, en el ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría, se re­en­con­tró con su es­po­sa e hi­ja.

La se­pa­ra­ción ju­di­cial de la pa­re­ja, en el 2005, no sig­ni­fi­có que el ac­tual mandatario pe­ruano se ol­vi­da­ra de Cos­ta Ri­ca, ya que su es­ta­día en sue­lo ti­co fue cons­tan­te.

Se­gún la Ley de Op­cio­nes y Na­tu­ra­li­za­cio­nes, cuan­do un cos­ta­rri­cen­se por na­tu­ra­li­za­ción se au­sen­ta vo­lun­ta­ria­men­te del te­rri­to­rio du­ran­te más de seis años con­se­cu­ti­vos, pier­de su es­ta­tus, sal­vo que de­mues­tre ha­ber per­ma­ne­ci­do vin­cu­la­do al país.

Es­te no es el ca­so de Sagasti, quien in­clu­so se man­tie­ne al día con sus do­cu­men­tos cos­ta­rri­cen­ses.

Se­gún re­por­tó el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes (TSE), en el año 2019, Sagasti se pre­sen­tó a re­no­var su cé­du­la ti­ca al Re­gis­tro Ci­vil.

Do­cu­men­tos de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría de­mues­tran que du­ran­te los úl­ti­mos ocho años, las au­sen­cias del Sagasti no han si­do pro­lon­ga­das.

Es­te cos­ta­rri­cen­se por elec­ción, quien ac­tual­men­te re­si­de en su ma­dre pa­tria, Pe­rú, sa­lió de Cos­ta Ri­ca, por úl­ti­ma vez, el 14 de fe­bre­ro del 2020, so­lo unos 20 días an­tes del cie­rre de fron­te­ras or­de­na­do en el país me­dian­te de­cre­to an­te la emer­gen­cia de la co­vid-19.

Es­te me­dio in­ten­tó ha­blar con Char­pen­tier; sin em­bar­go, ella in­di­có que no da­ría de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa.

Se­gún el dia­rio pe­ruano El Co­mer­cio, el ac­tual pre­si­den­te del Pe­rú ha tra­ba­ja­do co­mo con­sul­tor y ase­sor en di­ver­sos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo la Unesco, Na­cio­nes Uni­das, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID) y el Ban­co Mun­dial.

Tam­bién lo hi­zo pa­ra la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca (Cepal), la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y el Sis­te­ma Eco­nó­mi­co La­ti­noa­me­ri­cano (SELA).

Fran­cis­co Sagasti per­te­ne­ce al Par­ti­do Mo­ra­do, el cual es una agru­pa­ción po­lí­ti­ca de cen­tro­de­re­cha con la que as­cen­dió al Con­gre­so pe­ruano en mar­zo de es­te año.

Lue­go de la renuncia de Ma­nuel Me­rino, Sagasti, de 76 años, asu­mió la pre­si­den­cia del Par­la­men­to, y au­to­má­ti­ca­men­te la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, pues así lo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción pe­rua­na.

 ?? Ln ?? Sagasti lle­ga al ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría en di­ciem­bre de 1996, lue­go de ha­ber su­fri­do un se­cues­tro en la Em­ba­ja­da de Ja­pón en Pe­rú. En la foto, su exes­po­sa, Sil­via Char­pen­tier, y la hi­ja de am­bos.
Ln Sagasti lle­ga al ae­ro­puer­to Juan San­ta­ma­ría en di­ciem­bre de 1996, lue­go de ha­ber su­fri­do un se­cues­tro en la Em­ba­ja­da de Ja­pón en Pe­rú. En la foto, su exes­po­sa, Sil­via Char­pen­tier, y la hi­ja de am­bos.
 ?? AFP ?? El lu­nes 16 de no­viem­bre, Fran­cis­co Sagasti se con­vir­tió en nue­vo pre­si­den­te de Pe­rú, en me­dio de una cri­sis po­lí­ti­ca.
AFP El lu­nes 16 de no­viem­bre, Fran­cis­co Sagasti se con­vir­tió en nue­vo pre­si­den­te de Pe­rú, en me­dio de una cri­sis po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica