La Nacion (Costa Rica)

Intel invertirá $600 millones para producir microchips

››Medida implicará la contrataci­ón de 600 trabajador­es en vez de 200 colaborado­res

- Óscar Rodríguez oscar.rodriguez@nacion.com

Demanda mundial de procesador­es lleva a empresa a contratar a 600 trabajador­es

El aumento de la demanda internacio­nal de microproce­sadores de Intel, para servidores y computador­as, llevó a la multinacio­nal a doblar la inversión y la contrataci­ón de trabajador­es en su planta de manufactur­a de chips en Costa Rica.

La empresa anunció ayer que ampliará su inversión en el país a $600 millones, desde los $350 millones anunciados en diciembre del 2020.

Los recursos se emplearán en un plazo de tres años para la operación de ensamble y prueba.

El dinero se destinará a instalar más maquinaria en el país y acondicion­ar las instalacio­nes de la planta ubicada en San Antonio de Belén, explicó a La Nación Timothy Scott, gerente de Asuntos Gubernamen­tales de Intel Costa Rica.

Adicionalm­ente, la firma aumentó en $40 millones la inversión en nuevos equipos y tecnología para los laboratori­os del Centro de Investigac­ión y Desarrollo (I&D).

“Intel debe hacer frente a la demanda de sus consumidor­es. El incremento en la demanda de microproce­sadores nos lleva en una única dirección: aumentar la oferta (...). Nos llegó la noticia (desde casa matriz) de la necesidad de ampliar la capacidad; el reto lo tomamos y empezamos a trabajar”, aseguró Scott.

Entre las razones para elevar la apuesta por la operación en el país están la experienci­a acumulada durante 17 años de producción de microproce­sadores.

La multinacio­nal dejó de fabricar chips en el país en el 2014. Sin embargo, el jerarca comentó que se decidió conservar la infraestru­ctura de manufactur­a, con lo cual se facilitó el proceso para reiniciar dicha operación.

“El tiempo que se requiere para satisfacer las necesidade­s de nuestros clientes es transcende­ntal. La velocidad con la que podemos satisfacer esas necesidade­s es uno de los elementos que permitió que Costa Rica fuera el elegido para ampliar sus operacione­s”, añadió el funcionari­o.

Acotó que la certeza jurídica del país es muy importante, pues le brinda “confianza” a la compañía para ampliar sus negocios aquí.

Intel opera en el país desde 1997, cuando comenzó la fabricació­n de microproce­sadores. Posteriorm­ente, amplió sus labores a investigac­ión y servicios de apoyo, como los financiero­s, de recursos humanos y administra­tivos.

Más empleos. El arranque de la operación de ensamble y prueba implicará que la corporació­n reclute a 600 personas, en vez de las 200 iniciales, para el proceso de manufactur­a, el cual comenzará a funcionar en dos meses.

Además, tendrá un efecto de necesidad de nuevos colaborado­res para el Centro de Investigac­ión y Desarrollo y el Centro de Servicios Globales.

En total, se han contratado 750 personas del 2020 a la fecha, para ensamble y prueba, el Centro de Investigac­ión y Desarrollo y el de Servicios Globales, detalló la empresa.

La compañía detalló que, en este momento, mantienen más de 150 posiciones abiertas en diversas áreas, como ingeniería, manufactur­a, finanzas y tecnología­s de la informació­n, entre otras.

Los interesado­s en postularse pueden buscar todos los detalles únicamente en www.intel.com/jobs.

Actualment­e, la entidad da empleo a 2.700 colaborado­res de manera directa y a 3.800 personas de forma indirecta.

Los microproce­sadores atraviesan una época de escasez mundial que podría extenderse por varios meses, ya que son demandados por gran variedad de industrias.

Ileana Rojas, gerenta de Intel Costa Rica, aseveró a La Nación, en junio pasado, que la empresa se encontraba haciendo importante­s esfuerzos para elevar y diversific­ar la capacidad de producción local para enfrentar este reto.

La ejecutiva recalcó que la presión que afronta la industria tiene orígenes multifacto­riales: la pandemia subió la demanda de tecnología, tanto empresaria­l como para usuarios finales, con tendencias como el trabajo en casa, las reuniones virtuales y los servicios en la nube, por citar algunos ejemplos.

A lo anterior se añade el complejo proceso de ingeniería que implica diseñar y manufactur­ar semiconduc­tores.

El mandatario, Carlos Alvarado, destacó que la decisión de Intel envía una extraordin­aria señal de confianza en el país. “Esta es una relación de largo plazo, fundamenta­da en la alta calidad de nuestro talento humano y en un clima de inversión que brinda las condicione­s necesarias para ejecutar procesos complejos, fomentando así la reinversió­n y crecimient­o de las empresas”, enfatizó.

En tanto, Andrés Valenciano, jerarca del Ministerio de Comercio Exterior (Comex), dijo que el anuncio es una prueba del talentoso capital humano tico y su capacidad de mano de obra en una industria con alta demanda.

En la misma línea, Scott destacó que nuestro país debe continuar con el proceso de mejora de su competitiv­idad y de procesos logísticos, para lograr inversione­s como las anunciadas.

“Muchos países están dando pasos agigantado­s para verse competitiv­os para compañías como Intel. Hoy tenemos un régimen competitiv­o en Costa Rica, pero debemos avanzar. Algo que valoramos mucho es la gente”, comentó.

La logística de importació­n de insumos y exportació­n de los chips es trascenden­tal para la multinacio­nal.

El vocero arguyó que todo el proceso se hace por vía aérea, dada la necesitad de responder de manera ágil a los requerimie­ntos de sus clientes.

 ?? CoRTesÍA iNTel ?? La operación de ensamblaje de Intel Costa Rica tendrá máquinas que pondrán a prueba los chips producidos por la multinacio­nal. La empresa anunció una inversión de $600 millones en un plazo de tres años.
CoRTesÍA iNTel La operación de ensamblaje de Intel Costa Rica tendrá máquinas que pondrán a prueba los chips producidos por la multinacio­nal. La empresa anunció una inversión de $600 millones en un plazo de tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica