APPS DE EN­TRE­GAS SE APO­DE­RAN DE LA GAM

Cos­ta­rri­cen­ses tie­nen has­ta seis op­cio­nes pa­ra es­co­ger

La Republica - - PORTADA - Jeffry Gar­za jgar­za@la­re­pu­bli­ca.net

Las apps de en­tre­ga de co­mi­da, men­sa­je­ría y pa­que­tes son vis­tas co­mo una mi­na de oro por va­rias em­pre­sas en la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na (GAM), pues no pa­ran de ex­pan­dir­se ni de di­ver­si­fi­car su ofer­ta.

Los cos­ta­rri­cen­ses tie­nen has­ta seis op­cio­nes pa­ra es­co­ger, aun­que va­rias de ellas son ex­clu­si­vas pa­ra pe­dir co­mi­da.

Las na­cio­na­les GoPa­to, Eat­sOn, Moo­vin y YoVoy, más las ex­tran­je­ras Ube­rEats y Glo­vo, con­for­man la ofer­ta pa­ra He­re­dia, San Jo­sé, Car­ta­go y Ala­jue­la.

“La fal­ta de tiem­po es el fac­tor fun­da­men­tal por el cual las per­so­nas de­man­dan ca­da vez más ser­vi­cios que les ayu­den a aho­rrar tiem­po y ga­nar en co­mo­di­dad. To­das es­tas apps res­pon­den a esa de­man­da; sin em­bar­go, no to­das cumplen con las ex­pec­ta­ti­vas en cuan­to al ser­vi­cio pres­ta­do y aten­ción de ca­li­dad al clien­te”, di­jo Javier Nú­ñez, pro­pie­ta­rio de Moo­vin.

La pio­ne­ra fue GoPa­to, a la cual sus com­pe­ti­do­res han obli­ga­do a di­ver­si­fi­car­se y aho­ra in­clu­so en­tre­ga pa­que­tes con dro­nes, al es­ti­lo de Ama­zon.

Al igual que sus com­pe­ti­do­res na­cio­na­les, es­ta em­pre­sa de­be­rá re­sis­tir el em­ba­te de la ex­pan­sión de Ube­rEats y la lle­ga­da de Glo­vo, dos ti­ta­nes de es­te mer­ca­do a es­ca­la glo­bal.

La di­vi­sión de en­tre­ga de co­mi­das de Uber lle­gó en di­ciem­bre del año pa­sa­do, afi­lián­do­se a más de 250 res­tau­ran­tes en la GAM.

En tan­to Glo­vo, de ori­gen es­pa­ñol, ini­ció ope­ra­cio­nes en abril an­te­rior y ya la han des­car­ga­do 10 mil cos­ta­rri­cen­ses.

Es­ta ofre­ce ser­vi­cios de “mul­ti-de­li­very” de co­mi­da, su­per­mer­ca­do, far­ma­cia, re­ga­los y cou­rier.

Am­bas em­pre­sas coin­ci­den que el fu­tu­ro de las per­so­nas es te­ner dos tra­ba­jos, em­pu­ja­dos por la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va pa­ra au­men­tar sus in­gre­sos.

“Mu­chos re­par­ti­do­res que es­tán en nues­tras pla­ta­for­mas lo com­pa­ti­bi­li­zan con otro tra­ba­jo, es­to no es un em­pleo a lar­go pla­zo, pe­ro es al­go muy ne­ce­sa­rio”, di­jo Sa­cha Mi­chaud, co­fun­da­dor de Glo­vo, en un con­gre­so or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción de Em­pre­sas de Gran Con­su­mo de Es­pa­ña a ini­cios de mes.

Los re­par­ti­do­res de Ube­rEats se co­nec­tan en pro­me­dio en­tre 15 y 18 ho­ras por se­ma­na, si­tua­ción que les per­mi­te te­ner un se­gun­do em­pleo.

La fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral que ofre­cen di­chas em­pre­sas es un pun­to a fa­vor; sin em­bar­go, la au­sen­cia de pres­ta­cio­nes so­cia­les es un fac­tor que se ha de con­si­de­rar, ex­pli­có Nú­ñez.

Mu­chos ca­re­cen de se­gu­ro, no co­ti­zan pa­ra el Se­gu­ro So­cial ni tie­nen va­ca­cio­nes pa­gas.

Ube­rEats ope­ra en 120 ciu­da­des, mien­tras Glo­vo es­tá en 40.

Los be­ne­fi­cios pa­ra los em­plea­dos, aten­ción per­so­na­li­za­da y una ofer­ta va­ria­da son la pro­pues­ta de las com­pa­ñías na­cio­na­les pa­ra ha­cer fren­te a es­tos gi­gan­tes.

Moo­vin, por ejem­plo, tie­ne un chat en tiem­po real pa­ra sus clien­tes; GoPa­to afi­na de­ta­lles pa­ra ha­cer en­tre­gas con dro­nes y Eat­sOn aña­de ca­da vez más res­tau­ran­tes a su ofer­ta.

Glo­vo tie­ne más de 2 mi­llo­nes de usua­rios y 5 mil aso­cia­dos a es­ca­la glo­bal. Cor­te­sía Glo­vo/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.