Se­lec­ción ex­pues­ta al fra­ca­so

La Republica - - ACCION - Gae­tano Pan­dol­fo gpan­dol­fo@la­re­pu­bli­ca.net

SI ÓS­CAR RA­MÍ­REZ NO SE ATRE­VE A AJUS­TES TÁC­TI­COS, NO CLA­SI­FI­CA­MOS

In­gla­te­rra no nos des­nu­dó por­que la Se­lec­ción Na­cio­nal arras­tra y acu­mu­la un des­nu­do tác­ti­co, des­de que Ós­car Ra­mí­rez asu­mió fun­cio­nes y se hi­zo adic­to a su idea y pla­ni­fi­ca­ción tác­ti­ca fa­vo­ri­ta: mue­re con su 5-4-1 y no se atre­ve a uti­li­zar un plan B.

Y que cons­te en ac­tas que for­ma­mos par­te del gru­po que de­fien­de a nues­tro en­tre­na­dor y no del sec­tor de sus de­trac­to­res. Lo que su­ce­de es que pa­san los par­ti­dos, se re­pi­ten las de­rro­tas y cre­cen la frus­tra­ción y la im­po­ten­cia, al ob­ser­var que Cos­ta Ri­ca tie­ne nó­mi­na pa­ra tác­ti­ca­men­te, ha­cer un po­qui­to más que lo que se or­de­na.

¿Qué ga­na la Se­lec­ción den­tro de la can­cha, con las va­rian­tes que or­de­na Ra­mí­rez, hom­bre por hom­bre o pues­to por pues­to?

¿Có­mo se le pue­de dar vuel­ta a un re­sul­ta­do ad­ver­so, co­mo en el úl­ti­mo fo­gueo fren­te a In­gla­te­rra, si Ian Smith en­tra por Cris­tian Gam­boa a ha­cer lo mis­mo, y lo mis­mo ha­rá Ró­nald Ma­ta­rri­ta por Br­yan Ovie­do y Cris­tian Bo­la­ños por Johan Ve­ne­gas? Hay tres en­tre­na­do­res en el cuer­po téc­ni­co cos­ta­rri­cen­se: Ra­mí­rez, Ma­rín y La­rrea y ade­más exis­te una Co­mi­sión Téc­ni­ca que via­ja por to­do el mun­do acom­pa­ñan­do a la Tri­co­lor, for­ma­da en­tre otros por Gio­van­ni Al­fa­ro, Al­fre­do Pie­dra y Car­los So­lano, que pa­re­ce no dar­se cuen­ta que no so­lo In­gla­te­rra, sino va­rias otras se­lec­cio­nes, des­pe­da­zan ese 5-4-1 del “Ma­cho”, con so­lo blo­quear al par de avio­nes ca­rri­le­ros: Gam­boa y Ovie­do.

Cos­ta Ri­ca no tie­ne ofen­si­va; don Ós­car se en­ga­ña so­lo, cuan­do afir­ma que an­te los in­gle­ses erra­mos en la de­fi­ni­ción: ¿cuál de­fi­ni­ción; cuán­tos go­les se per­die­ron?

La “Se­le” so­lo tu­vo una oca­sión de gol, el re­ma­te de Ve­ne­gas que des­vió Butland y pa­re de con­tar.

Nos ale­gra­mos por­que re­cu­pe­ra­mos a Cris­tian Bo­la­ños “que lo hi­zo bien”.

¿Hi­zo bien qué? Sos­te­ner la pe­lo­ta, pa­sar­la con acier­to, eso lo hi­zo muy bien, pe­ro… ¿qué apor­tó en ofen­si­va?: na­da.

Cor­ta­dos los cir­cui­tos de los ca­rri­le­ros y con so­lo un de­lan­te­ro en pun­ta, to­tal­men­te ais­la­do y des­am­pa­ra­do del res­to del equi­po, ló­gi­ca­men­te que In­gla­te­rra, con un equi­po al­ter­na­ti­vo se nos vino en­ci­ma, nos me­tió en nues­tra pro­pia par­ce­la, pre­sio­nó en el me­dio cam­po y nos des­apa­re­ció del ma­pa.

Eso ha­rán tam­bién en el Gru­po: Ser­bia, Bra­sil y Suiza y no ve­mos por nin­gu­na par­te la res­pues­ta tác­ti­ca de nues­tro es­tra­te­ga. A me­nos que don Ós­car ten­ga ar­chi­va­do un plan B, es­ta­mos con­de­na­dos a ser eli­mi­na­dos. Y… ¿qué es un plan B? Pa­sar a lí­nea de cua­tro si se va per­dien­do el par­ti­do, for­ta­le­cer la cin­tu­ra y su­mar pier­nas en ata­que.

Sa­cri­fi­car un de­fen­sor cen­tral, un vo­lan­te cen­tral y jun­tar en la can­cha a los po­cos fut­bo­lis­tas que tie­ne el cuer­po téc­ni­co con vo­ca­ción ofen­si­va: Ure­ña, Camp­bell y Co­lin­dres.

Pa­sar de un 5-4-1 a un 4-3-3 pa­ra por lo me­nos, in­ten­tar dar­le un gi­ro tác­ti­co al par­ti­do y no ser un equi­po tan inocen­te, frá­gil y en­de­ble co­mo el que la pren­sa in­gle­sa ca­li­fi­có.

La Se­lec­ción de Ra­mí­rez tie­ne una for­ta­le­za: su zo­na de re­ta­guar­dia. Re­pa­se­mos que an­te In­gla­te­rra y se­pa­ran­do los dos go­les, Key­lor Na­vas tu­vo una in­ter­ven­ción de apre­mio. Pe­ro con eso no al­can­za; en el Mun­dial es lo mis­mo per­der 1-0 que 6-0. Si no que­re­mos que Ser­bia y Suiza nos de­rro­ten, el “Ma­cho” es­tá obli­ga­do a ser más atre­vi­do o Ru­sia se con­ver­ti­rá en un her­mo­so pa­seo.

Adic­to al 5-4-1, Ós­car Ra­mí­rez pa­re­ce con­du­cir­nos a un so­na­do fra­ca­so en el Mun­dial de Ru­sia. FA/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.