NO­TA DE TANO

CON KEY­LOR, NO CAI­GA­MOS EN EL ERROR DE LOS AR­GEN­TI­NOS

La Republica - - ACCION -

Me re­sul­tó em­pa­la­go­so y re­ple­to de miel, el do­ble ho­me­na­je que la Fe­de­ra­ción Cos­ta­rri­cen­se de Fút­bol le ofre­ció a Key­lor Na­vas, en el en­tre­na­mien­to pa­ga­do que le sir­vió a la Se­lec­ción Na­cio­nal pa­ra des­pe­dir­se fren­te a los va­ca­cio­nis­tas de Ir­lan­da del Norte.

Es­ta­mos en­dio­san­do con ex­ce­sos a es­te hu­mil­de de­por­tis­ta de Pé­rez Ze­le­dón, a quien es­ta­mos se­gu­ros, in­co­mo­dan tan ex­ce­si­vos ha­la­gos.

Ese día se le hi­zo un ho­me­na­je an­tes de que se ini­cia­ra el par­ti­do, por su bri­llan­te tra­yec­to­ria en el Real Ma­drid, que cul­mi­nó con la con­quis­ta de la “Cham­pions”. Has­ta ahí es­tu­vo bien. Pe­ro la miel se re­gó por to­da la Jo­ya de La Sa­ba­na, cuan­do a al­gún “so­ba­le­vas” o ser­vil di­ri­gen­te fe­de­ra­ti­vo o de al­gu­na co­mi­sión, se le ocu­rrió que en el mi­nu­to 13 de jue­go, ha­bía que aplau­dir a ra­biar a don Key­lor, por­que son 13 las Co­pas de Eu­ro­pa que su­ma el Ma­drid.

A es­te ge­nio de la mo­ti­va­ción, de­be­ría fi­char­lo Paulo Cé­sar Wan­cho­pe y lle­var­lo co­mo mo­ti­va­dor al Car­ta­gi­nés, aho­ra que an­dan en bus­ca de un si­có­lo­go a tiem­po com­ple­to, pa­ra tra­ba­jar la par­te men­tal de la nó­mi­na azul.

Con Na­vas, mi­les de cos­ta­rri­cen­ses es­tán ca­yen­do en el mis­mo error que co­me­tie­ron los ar­gen­ti­nos con Die­go Ma­ra­do­na, al con­ver­tir­lo en Dios y ya co­no­ce­mos lo que su­ce­dió.

Por di­cha, Key­lor es un hom­bre sano, equi­li­bra­do emo­cio­nal­men­te y re­ple­to de paz in­te­rior.

Pe­ro, bien lo ma­ni­fes­tó Luis Ga­be­lo Co­ne­jo en una en­tre­vis­ta en el me­dio digital CRHoy: “la Se­lec­ción Na­cio­nal no es Key­lor Na­vas; la Se­lec­ción Na­cio­nal son to­dos los ju­ga­do­res que la in­te­gran”, y lo di­jo Ga­be­lo, ja­más pa­ra ba­jar­le el pi­so a Na­vas, de quien ha­bló be­lle­zas co­mo su en­tre­na­dor, sino pa­ra aler­tar que no es­tá bien ese ex­ce­so de elo­gios y ho­me­na­jes a uno so­lo de los fut­bo­lis­tas de la Se­lec­ción Na­cio­nal, en de­tri­men­to del res­to del equi­po.

Es­tá bien que nues­tros hi­jos y nie­tos que van al Es­ta­dio, aplau­dan a re­ven­tar ca­da vez que Key­lor to­ca el ba­lón, pe­ro ese fa­na­tis­mo cie­go no les lu­ce ni les va a di­ri­gen­tes y co­le­gas ma­du­ros, que nos si­guen em­pa­chan­do con esa ve­ne­ra­ción me­lo­sa ha­cia tan re­le­van­te pro­fe­sio­nal, que, re­pi­to, es­ta­mos se­gu­ros tam­po­co le agra­dan, pe­ro las re­ci­be y asi­mi­la por edu­ca­ción.

Si la Se­lec­ción Na­cio­nal es el equi­po de to­dos, pues es de to­dos y no so­lo de uno de sus in­te­gran­tes. Amén.

A KEY­LOR NA­VAS LO CAR­GAN HO­ME­NA­JES EMPALAGOSOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.