Dipu­tados del PAC vio­len­tan có­di­go de éti­ca y se lle­nan de ase­so­res

Ro­jia­ma­ri­llos nie­gan ha­ber ro­to com­pro­mi­so de con­ten­ción del gas­to

La Republica - - NACIONALES - Es­te­ban Arrie­ta ea­rrie­ta@la­re­pu­bli­ca.net @ea­rrie­taLR

Aun­que fir­ma­ron un có­di­go de éti­ca que los obli­ga a aho­rrar re­cur­sos al Es­ta­do y no lle­nar­se de ase­so­res y asis­ten­tes, los dipu­tados del Par­ti­do Ac­ción Ciu­da­da­na (PAC) usa­ron ca­si to­das las pla­zas a las que tie­nen de­re­cho en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va.

En pro­me­dio, ca­da uno de los diez le­gis­la­do­res ro­jia­ma­ri­llos tie­ne 4,8 ase­so­res, de acuer­do con la Di­rec­ción Eje­cu­ti­va de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, que con­ta­bi­li­za 48 per­so­nas tra­ba­jan­do pa­ra el par­ti­do en es­tos mo­men­tos.

La ban­ca­da ofi­cia­lis­ta no trans­gre­de nin­gu­na ley, ya que el re­gla­men­to del Con­gre­so otor­ga has­ta 5,8 pla­zas por con­gre­sis­ta.

Sin em­bar­go, sí es­ta­ría vio­len­tan­do el có­di­go de éti­ca del PAC fir­ma­do an­tes de las elec­cio­nes, el cual es­ta­ble­cía un má­xi­mo de dos ase­so­res por le­gis­la­dor y un asis­ten­te.

Pa­ra ha­cer­lo, el PAC nom­bró un Gru­po de Ase­so­res de Frac­ción (GAF) de 18 per­so­nas, el cual, se en­car­ga de dar so­por­te a los le­gis­la­do­res en el área de co­mu­ni­ca­ción, ple­na­rio y ju­rí­di­co.

Si ellos no es­tu­vie­ran, el aho­rro se­ría millonario si se con­si­de­ra que se tra­ta de una vein­te­na de per­so­nas, cu­yo per­fil pro­fe­sio­nal es­tá aso­cia­do a las con­di­cio­nes de la fun­ción pú­bli­ca.

El dato es re­le­van­te en mo­men­tos en que el pre­si­den­te Carlos Al­va­ra­do ha pe­di­do a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va aho­rrar re­cur­sos y así mi­ti­gar el im­pac­to del dé­fi­cit fis­cal, que el año pa­sa­do ce­rró en un 6,2% del PIB.

En ese sen­ti­do, Al­fre­do Cha­va­rría, pre­si­den­te a.í. del PAC, ase­ve­ró que to­dos los po­de­res de­be­rían “apun­tar­se” con la con­ten­ción del gas­to que pro­mue­ve el man­da­ta­rio, pe­ro cuan­do se le con­sul­tó so­bre los ase­so­res le­gis­la­ti­vos lo jus­ti­fi­có ase­ve­ran­do que son el par­ti­do de go­bierno, a pe­sar de que cuan­do se re­dac­tó el có­di­go de éti­ca, se hi­zo sin im­por­tar si el par­ti­do ga­na­ba o per­día las elec­cio­nes na­cio­na­les.

“To­dos de­be­ría­mos apun­tar­nos a la dis­ci­pli­na fis­cal por­que es un te­ma país y no so­lo del Po­der Eje­cu­ti­vo (…). El nú­me­ro de ase­so­res por dipu­tado es otra co­sa, ya que se tra­ba­ja con el gru­po de ase­so­res de frac­ción, el cual les da ase­so­ría a to­dos los dipu­tados y no so­lo a uno; ade­más, re­cor­de­mos que so­mos una ban­ca­da pe­que­ña y que te­ne­mos el re­to de ser la frac­ción ofi­cia­lis­ta”, di­jo Cha­va­rría.

Mien­tras tan­to, Víctor Mo­ra­les, je­fe de frac­ción del PAC, ase­ve­ró que la nue­va ban­ca­da no es­tá ac­tuan­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te a sus an­te­ce­so­ras.

Asi­mis­mo, du­dó del dato ofre­ci­do por la Di­rec­ción Eje­cu­ti­va en cuan­to al nú­me­ro de pla­zas ocu­pa­das por ase­so­res del par­ti­do y se com­pro­me­tió a in­ves­ti­gar el te­ma, mien­tras so­li­ci­tó in­ves­ti­gar a otros par­ti­dos en cuan­to a via­jes, uso de vehícu­los y ali­men­ta­ción y be­bi­das de los dipu­tados, en­tre otras áreas.

“No se ocu­pan to­das las pla­zas y nues­tra for­ma de or­ga­ni­zar­nos es di­fe­ren­te a la de otros par­ti­dos, ya que con­ta­mos con un gru­po de ase­so­res con­jun­tos pa­ra to­dos los dipu­tados, a di­fe­ren­cia de otros le­gis­la­do­res que tie­nen seis per­so­nas por des­pa­cho”, di­jo Mo­ra­les, quien re­sal­tó que hay diez pla­zas va­can­tes pa­ra el PAC.

La dispu­ta es un te­ma vie­jo pa­ra la ban­ca­da ro­jia­ma­ri­lla, ya que en el pa­sa­do pu­ris­tas de los fun­da­men­tos éti­cos del par­ti­do co­mo Ot­tón So­lís, fun­da­dor de la agru­pa­ción, se han que­ja­do de la fle­xi­bi­li­za­ción de las nor­ma­ti­vas de trans­pa­ren­cia, mien­tras que le­gis­la­do­res de an­te­rio­res pe­rio­dos se han que­ja­do de la su­pues­ta fal­ta de per­so­nal.

Es­to, al con­si­de­rar que afec­ta el tra­ba­jo en el ple­na­rio.

En ese sen­ti­do, Niel­sen Pé­rez, sub­je­fa de frac­ción, no qui­so re­fe­rir­se a la even­tual mo­di­fi­ca­ción del có­di­go de éti­ca, mien­tras que ne­gó que la ac­tual ban­ca­da trans­gre­da el com­pro­mi­so de trans­pa­ren­cia del par­ti­do, ya que no hay más de dos ase­so­res por des­pa­cho.

“No­so­tros no es­ta­mos ha­cien­do nin­gún cues­tio­na­mien­to al có­di­go de éti­ca del par­ti­do. Eso es al­go que le to­ca­rá re­sol­ver a la Asam­blea Na­cio­nal del par­ti­do. Nues­tra ban­ca­da fir­mó el do­cu­men­to ac­tual y lo es­tá cum­plien­do a ca­ba­li­dad”, di­jo la le­gis­la­do­ra Pé­rez.

“Nues­tra for­ma de or­ga­ni­zar­nos es di­fe­ren­te a otros par­ti­dos, ya que con­ta­mos con un gru­po de ase­so­res con­jun­tos pa­ra to­dos los dipu­tados, a di­fe­ren­cia de otros le­gis­la­do­res que tie­nen seis per­so­nas por des­pa­cho”, di­jo Víctor Mo­ra­les, je­fe de frac­ción del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.