Cla­ves pa­ra se­lec­cio­nar al me­jor equi­po: lecciones del fút­bol

La Republica - - NACIONALES -

En tiem­pos de Mun­dial de Fút­bol, po­de­mos apro­ve­char pa­ra ex­traer las me­jo­res lecciones del en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo y apli­car­las a la ges­tión de las or­ga­ni­za­cio­nes. Una de ellas es có­mo se­lec­cio­nar a los me­jo­res ta­len­tos pa­ra cons­truir equi­pos ga­na­do­res.

Se­lec­cio­nar ta­len­to es tan­to cien­cia co­mo ar­te. To­do co­mien­za con una vi­sión cla­ra so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de los es­pa­cios que se ne­ce­si­tan lle­nar. El di­se­ño de los ro­les es el pun­to de par­ti­da que de­fi­ne to­do el res­to.

Vea­mos có­mo lo ha­cen en el mun­do del fút­bol: ca­da uno de los ju­ga­do­res tiene una po­si­ción es­pe­cí­fi­ca y cla­ve en el equi­po. De­pen­dien­do de esa po­si­ción, se re­quie­re que ten­ga des­tre­zas co­mo la ve­lo­ci­dad, la agi­li­dad con la bo­la, la pre­ci­sión del ti­ro, o la ca­pa­ci­dad pa­ra frenar el ba­lón si se di­ri­ge a la por­te­ría.

En­ton­ces, es ne­ce­sa­rio que los res­pon­sa­bles de ese equi­po pue­dan de­fi­nir con cla­ri­dad y pre­ci­sión cuá­les son los ob­je­ti­vos que tiene ca­da ju­ga­dor, y sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la can­cha. Con ello, se pue­de de­ter­mi­nar cuá­les re­qui­si­tos ne­ce­si­ta la per­so­na que va a ju­gar esa po­si­ción. Un des­ajus­te en ese cálcu­lo pue­de te­ner un cos­to muy al­to en el desem­pe­ño de to­do el equi­po.

Exac­ta­men­te lo mis­mo pa­sa en las or­ga­ni­za­cio­nes. Los lí­de­res, co­mo los en­tre­na­do­res de fút­bol, de­ben desa­rro­llar un muy buen ojo pa­ra el ta­len­to, que ini­cia por co­no­cer bien las ta­reas que van a dis­tri­buir en­tre los miem­bros de ese equi­po.

Des­pués, vie­ne la se­lec­ción. Pa­ra po­der ele­gir al me­jor ta­len­to, hay que sa­ber a dón­de ir a bus­car­lo. Las per­so­nas con las des­tre­zas que ne­ce­si­ta­mos pue­den es­tar en or­ga­ni­za­cio­nes si­mi­la­res a la su­ya, o en otras muy di­fe­ren­tes. A Hu­go Sán­chez, des­ta­ca­do ex­ju­ga­dor de fút­bol me­xi­cano, lo des­cu­brie­ron en una pis­ta de atle­tis­mo cuan­do com­pe­tía en cor­ta dis­tan­cia.

Lo im­por­tan­te es sa­ber iden­ti­fi­car en las per­so­nas las com­pe­ten­cias necesarias pa­ra desem­pe­ñar­se con éxi­to en un rol de­ter­mi­na­do. Pa­ra eva­luar esas com­pe­ten­cias, se pue­de uti­li­zar la en­tre­vis­ta con­duc­tual, el aná­li­sis de ca­sos, los cen­tros de eva­lua­ción, en­tre otros. O si us­ted se de­di­ca a fi­char ju­ga­do­res de fút­bol emer­gen­tes, pro­ba­ble­men­te pa­se sus fi­nes de se­ma­na vien­do los par­ti­dos de las li­gas ju­ve­ni­les, co­le­gia­les, etc.

Los equi­pos con re­sul­ta­dos gran­dio­sos son aque­llos que lo­gran un ex­ce­len­te ajus­te en­tre los dis­tin­tos ro­les a ju­gar y el ta­len­to de las per­so­nas se­lec­cio­na­das pa­ra ca­da uno de ellos. Por eso, se­lec­cio­nar ta­len­to es una de las actividades más re­le­van­tes, sea de los ne­go­cios o del mun­do del de­por­te.

Po­cas actividades ge­ne­ran tan­tas pa­sio­nes, en tan gran can­ti­dad de per­so­nas, co­mo el fút­bol. Y po­cas actividades tie­nen tan­ta re­le­van­cia vi­tal co­mo el trabajo. Hay mu­cho en co­mún en­tre am­bas co­sas, así que es re­co­men­da­ble pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes apro­ve­char lo que, de por sí, aca­pa­ra nues­tra aten­ción, pa­ra así ex­traer lecciones que ayu­den a me­jo­rar los re­sul­ta­dos. Si es di­ver­ti­do, tiene más sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.