“Cos­ta Ri­ca de­be con­so­li­dar­se co­mo puer­to pa­ra la pro­tec­ción de da­tos”

Ana Karen Cor­tés, di­rec­to­ra na­cio­nal de Prod­hab

La Republica - - NACIONALES - Jeffry Gar­za jgar­za@la­re­pu­bli­ca.net

Al ciu­da­dano le que­da mu­cho tre­cho por re­co­rrer en ma­te­ria de pro­tec­ción de sus da­tos per­so­na­les en lí­nea y en ma­nos de ter­ce­ros.

Por ello la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos de los Ha­bi­tan­tes (Prod­hab) tra­ba­ja en la vi­si­bi­li­za­ción de es­te te­ma a tra­vés de ca­pa­ci­ta­cio­nes y cam­pa­ñas de di­vul­ga­ción en re­des so­cia­les.

Ana Karen Cor­tés, nue­va di­rec­to­ra na­cio­nal de Prod­hab, en­fo­ca­rá su trabajo en ade­cuar el país a la le­gis­la­ción de pro­tec­ción de da­tos de la Unión Eu­ro­pea, ca­pa­ci­tar a per­so­nas fue­ra de la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na y re­for­zar la pre­ven­ción de de­li­tos in­for­má­ti­cos.

¿Cuál es la fun­ción de una agen­cia de pro­tec­ción de da­tos?

Bá­si­ca­men­te es ga­ran­ti­zar a to­das las per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, et­nia o pre­fe­ren­cia se­xual, de­re­chos re­la­cio­na­dos a su per­so­na­li­dad y la pro­tec­ción de sus da­tos.

¿Qué se pue­de de­nun­ciar an­te la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos de los Ha­bi­tan­tes?

To­do pro­ce­so re­la­cio­na­do a la pro­tec­ción de mis da­tos per­so­na­les. Por ejem­plo, cuan­do ten­go una deu­da con una en­ti­dad ban­ca­ria y lla­man a ter­ce­ros a co­brar­les mi prés­ta­mo.

Es­te es un ca­so tí­pi­co del mal uso de los da­tos per­so­na­les, que se pue­de de­nun­ciar y que con­lle­va san­cio­nes que van de cin­co a 30 sa­la­rios ba­se de un au­xi­liar del Po­der Ju­di­cial.

¿La pro­tec­ción de da­tos ha ido en lí­nea con la in­cor­po­ra­ción del Go­bierno Abier­to?

En­ten­de­mos que hay una aper­tu­ra to­tal de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, de quié­nes tra­ba­jan ahí, de có­mo eje­cu­tan sus pre­su­pues­tos, qué con­tra­ta­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas rea­li­zan, cuán­to gas­tan y de­más. En ese sen­ti­do, tra­ba­ja­mos en la ar­mo­ni­za­ción del pro­ce­so de Go­bierno Abier­to y la pro­tec­ción de los da­tos sen­si­bles que no se pue­den li­be­rar.

¿De qué ma­ne­ra pla­nean con­cien­ti­zar al ha­bi­tan­te co­mo due­ño de sus da­tos?

Pa­ra es­to te­ne­mos un plan de ca­pa­ci­ta­cio­nes y di­vul­ga­ción en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas. Te­ne­mos tam­bién la pro­yec­ción de te­rri­to­ria­li­zar la in­for­ma­ción so­bre la pro­tec­ción de da­tos sa­lien­do de la GAM, don­de nor­mal­men­te he­mos fo­ca­li­za­do nues­tro trabajo. ¿Con­si­de­ra que Cos­ta Ri­ca es un país se­gu­ro en el ma­ne­jo de da­tos?

Den­tro de la re­gión (La­ti­noa­mé­ri­ca) va­mos muy avan­za­dos en la pro­tec­ción de da­tos, ya te­ne­mos una ley y un re­gla­men­to des­de 2011, re­for­ma­do por úl­ti­ma vez en 2016, que es una he­rra­mien­ta bá­si­ca pa­ra res­guar­dar los da­tos.

Hay paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na que ni si­quie­ra tie­nen una ley de pro­tec­ción de da­tos y no­so­tros te­ne­mos has­ta una ley con­tra de­li­tos in­for­má­ti­cos.

¿A qué atri­bu­ye la es­ca­la­da de la ci­ber­de­lin­cuen­cia en el país?

Mu­chos de los de­li­tos in­for­má­ti­cos vie­nen de la in­cons­cien­cia de pro­te­ger nues­tros da­tos per­so­na­les. Pu­bli­ca­mos to­do en re­des so­cia­les, in­clu­so da­tos pri­va­dos e ín­ti­mos que pue­den ter­mi­nar en ma­nos de per­so­nas que los uti­li­cen de for­ma in­de­bi­da.

La apa­ri­ción de nue­vas tec­no­lo­gías tam­bién im­pli­ca la apa­ri­ción de nue­vos ries­gos y una adap­ta­ción de las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes.

¿Qué tan vul­ne­ra­bles son las en­ti­da­des del Go­bierno an­te es­te ti­po de de­li­tos?

Por ser un te­ma tan nue­vo, son po­cas las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les que tie­nen sus pro­to­co­los de pro­tec­ción de da­tos al día.

¿Qué re­la­ción tiene la tra­ta de per­so­nas con la pro­tec­ción de da­tos?

Una par­te im­por­tan­te de la tra­ta de per­so­nas se da por con­tac­to a tra­vés de me­dios tec­no­ló­gi­cos que per­mi­te el con­tac­to en­tre adul­tos con jó­ve­nes y ni­ños, y al no exis­tir una de­bi­da fis­ca­li­za­ción o ma­li­cia, di­cho con­tac­to ge­ne­ra que las re­des de tra­ta se am­plíen.

¿Có­mo va a lo­grar que la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos ten­ga un rol más ac­ti­vo en la so­cie­dad?

De­be­mos con­ti­nuar con la ca­pa­ci­ta­ción y di­vul­ga­ción; ade­cuar­nos co­mo país a la nue­va le­gis­la­ción de pro­tec­ción de da­tos de la Unión Eu­ro­pea y con­so­li­dar­nos co­mo “puer­to se­gu­ro” en es­te te­ma a ni­vel téc­ni­co. Es­to da­ría con­fian­za a los gru­pos in­ver­so­res ex­tran­je­ros.

Ger­son Var­gas/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.