“La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial im­pac­ta­rá más pron­to de lo que cree­mos”

La Republica - - NACIONALES - Jeffry Gar­za jgar­za@la­re­pu­bli­ca.net

Un evan­ge­lis­ta tec­no­ló­gi­co es un ex­per­to en con­ven­cer a las ma­sas en la adop­ción de de­ter­mi­na­da tec­no­lo­gía o pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca.

Son pro­fe­sio­na­les ge­ne­ral­men­te em­plea­dos por em­pre­sas que desean es­ta­ble­cer sus pla­ta­for­mas pro­pie­ta­rias o li­bres co­mo el “es­tán­dar” del mer­ca­do.

Ese fue el tra­ba­jo de Si­mo­ne Bru­noz­zi co­mo pro­mo­tor sé­nior de tec­no­lo­gía de Ama­zon Web Ser­vi­ces, que lo lle­vó a via­jar por el mun­do a di­fun­dir “la pa­la­bra” del gi­gan­te de las com­pras en lí­nea.

El ex­per­to es­tu­vo en Cos­ta Ri­ca pa­ra brin­dar una char­la en el Ti­go Bu­si­ness Fo­rum 2018 y ha­bló con LA RE­PÚ­BLI­CA so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, In­ter­net de las Co­sas y las claves de su ex­pe­rien­cia co­mo evan­ge­lis­ta tec­no­ló­gi­co, un con­cep­to muy útil pa­ra las “star­tups”. ¿Cuál es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra atraer desa­rro­lla­do­res y crear rui­do pa­ra una tec­no­lo­gía es­pe­cí­fi­ca?

La me­jor ma­ne­ra es an­tes de lle­gar a los desa­rro­lla­do­res, de­fi­nir tu pro­pia cul­tu­ra in­ter­na: có­mo se cons­tru­ye la tec­no­lo­gía, qué ti­po de per­so­nas bus­cas atraer, có­mo en­tre­nas a tu per­so­nal y de qué ma­ne­ra con­tri­bu­ye a la ela­bo­ra­ción del soft­wa­re que vas a ven­der. ¿Có­mo apli­car­lo de for­ma prác­ti­ca?

Las com­pa­ñías no de­ben ol­vi­dar te­ner per­so­nas que se preo­cu­pen por el pro­duc­to, que lo co­noz­can bien y que sean ca­pa­ces de en­se­ñar a po­ten­cia­les clien­tes que es­te pue­de re­sol­ver pro­ble­mas de me­jor ma­ne­ra que cual­quier otro pro­duc­to.

Es­to no sig­ni­fi­ca que quie­ra ven­der­te mi soft­wa­re, es un acer­ca­mien­to que pre­ten­de mos­trar la uti­li­dad de la he­rra­mien­ta en las ac­ti­vi­da­des dia­rias. ¿Hay di­fe­ren­cias pa­ra el mé­to­do en un mer­ca­do pe­que­ño co­mo el de Cos­ta Ri­ca?

La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne una po­si­ción pri­vi­le­gia­da es­pe­cial y mu­cho ta­len­to, muy bue­nas uni­ver­si­da­des y mu­chos jó­ve­nes es­pe­cia­li­zán­do­se en ca­rre­ras tec­no­ló­gi­cas. El pun­to es que ese ta­len­to de­be ser apli­ca­do no so­lo pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas re­gio­na­les, sino que sir­va pa­ra apli­car­lo en cual­quier otro lu­gar.

Hay tam­bién di­fe­ren­cias mar­ca­das en el cos­to de con­tra­tar pro­fe­sio­na­les que ha­cen atrac­ti­vo el mer­ca­do. ¿In­flu­ye en es­ta re­gión el he­cho de que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos lle­guen tar­de?

De­pen­de. En cier­tos paí­ses pue­de ser más ca­ro y com­pe­ti­ti­vo desa­rro­llar tec­no­lo­gía, pe­ro al mis­mo tiem­po, la gen­te que pue­des con­se­guir ahí cuen­ta con un ti­po de ex­pe­rien­cia que es muy va­lio­sa pa­ra el pro­duc­to que desa­rro­llas. El pro­ble­ma en mer­ca­dos in­ma­du­ros es que no se en­cuen­tra la ex­pe­rien­cia que ne­ce­si­tas. ¿Có­mo ata­car esa de­bi­li­dad?

Los cos­ta­rri­cen­ses tie­nen que in­vo­lu­crar­se en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas in­tere­san­tes que los con­vier­ta en el ti­po de pro­fe­sio­na­les que yo in­ten­te con­tra­tar, en lu­gar de bus­car­los en Ca­li­for­nia, Nue­va York o Bos­ton. El evan­ge­lis­mo tec­no­ló­gi­co se cen­tra en el pro­duc­to, ¿có­mo crear un víncu­lo en­tre es­te y mi clien­te?

A ve­ces el he­cho de en­viar un co­rreo pue­de ser su­fi­cien­te. Es ven­ta­jo­sa la re­tro­ali­men­ta­ción del clien­te, por­que de­tec­ta gra­tis un pro­ble­ma y tú lo ha­ces fe­liz al re­sol­ver­lo. ¿Cuál es el me­jor ca­mino pa­ra que una com­pa­ñía la­ti­na sea com­pe­ti­ti­va en el mun­do tec­no­ló­gi­co?

En La­ti­noa­mé­ri­ca es di­fí­cil que las “star­tups” sean exi­to­sas, de­bi­do a que es­tas ne­ce­si­tan una com­bi­na­ción de co­sas. Nor­mal­men­te lo que pa­sa es que su­cum­ben an­te otras com­pa­ñías que en­tran más tar­de en el jue­go pe­ro tie­nen más re­cur­sos.

El re­to es­tá en el fi­nan­cia­mien­to pa­ra es­tas “star­tups”, que creo de­be ve­nir de afue­ra a tra­vés de la atrac­ción de in­ver­sio­nes, usan­do tus for­ta­le­zas a fa­vor. ¿Qué rol ten­drá la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en di­cho mer­ca­do tec­no­ló­gi­co?

La gen­te si­gue es­cép­ti­ca, pe­ro creo que en los pró­xi­mos cin­co años se in­ver­ti­rá más en es­ta tec­no­lo­gía de lo que se ha in­ver­ti­do nun­ca.

En ese tiem­po ha­brá gran­des des­cu­bri­mien­tos en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ten­drá un gran im­pac­to so­bre to­do en los sec­to­res de sa­lud, trans­por­te y lo­gís­ti­ca. Po­de­mos ver­lo en el diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des y su cu­ra­ción; ciu­da­des in­te­li­gen­tes, ca­rros au­tó­no­mos y mer­ca­do de valores, don­de mu­chos de los pro­ce­sos es­tán en ma­nos de se­res ar­ti­fi­cia­les.

Co­mo per­so­nas co­mu­nes no lo ve­mos, pe­ro ca­da vez las com­pa­ñías usan más es­ta tec­no­lo­gía pa­ra op­ti­mi­zar sus pro­ce­sos.

Es­te­ban Monge/La Re­pù­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.