El po­ten­cial de un equi­po de tra­ba­jo di­ver­so

La Republica - - NACIONALES - Sol Eche­ve­rría Hi­ne

Las ge­ren­cias de RR.HH. de hoy en día en­fren­tan una se­rie de desafíos re­la­cio­na­dos con la ges­tión efec­ti­va del ta­len­to hu­mano, en un con­tex­to en el que los equi­pos de tra­ba­jo son di­ver­sos y don­de exis­ten me­ca­nis­mos ju­rí­di­cos que re­co­no­cen po­si­ti­va­men­te di­cha di­ver­si­dad. ¿Có­mo desa­rro­llar, por ejem­plo, ins­tru­men­tos de me­di­ción del desem­pe­ño que no sean sus­cep­ti­bles de con­si­de­rar­se dis­cri­mi­na­to­rios? ¿Có­mo apli­car cri­te­rios ab­so­lu­ta­men­te ob­je­ti­vos pa­ra me­jo­rar la ges­tión del ta­len­to hu­mano? La res­pues­ta es­tá en la com­bi­na­ción de la ge­ren­cia ba­sa­da en da­tos y la psi­co­lo­gía cien­tí­fi­ca apli­ca­da a ges­tión de per­so­nas, a través de las com­pe­ten­cias la­bo­ra­les. La eva­lua­ción de la ido­nei­dad y del desem­pe­ño de­be ba­sar­se en los in­di­ca­do­res co­rrec­tos y me­dir­se con ins­tru­men­tos que ase­gu­ren la va­li­dez ob­je­ti­va de la in­for­ma­ción.

Por otra par­te, sur­ge tam­bién la du­da res­pec­to al pro­ce­di­mien­to ade­cua­do pa­ra pro­mo­ver una cul­tu­ra em­pre­sa­rial que re­co­noz­ca la di­ver­si­dad tan­to a ni­vel ex­terno co­mo in­terno. Se tra­ta, sin du­da, de una ta­rea com­ple­ja ya que, a me­nu­do, una ma­la ges­tión su­po­ne ries­gos de de­man­das y pro­ce­sos ju­di­cia­les cos­to­sos.

En nues­tro país, la Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral (que en­tró en vi­gen­cia ha­ce ca­si un año) es­ta­ble­ció un con­jun­to de pa­rá­me­tros pa­ra evi­tar prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les. Los lí­de­res deben ase­gu­rar­se de que sus or­ga­ni­za­cio­nes cuen­ten con las me­jo­res po­lí­ti­cas de ges­tión de ca­pi­tal hu­mano, y que ten­gan cul­tu­ras que re­cha­cen la dis­cri­mi­na­ción, a través del ejem­plo de su pro­pia con­duc­ta y de ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra per­mi­tir que gru­pos de tra­ba­jo com­pues­tos de per­so­nas dis­tin­tas, fi­nal­men­te, lo­gren apro­ve­char al má­xi­mo la po­ten­cial pro­duc­ti­vi­dad que ofre­ce di­cha di­ver­si­dad.

La dis­cri­mi­na­ción, pe­se a ser muy fre­cuen­te en to­das las so­cie­da­des, no cons­ti­tu­ye un pro­ce­so na­tu­ral. Más bien, se tra­ta de una cons­truc­ción so­cial que se ex­pre­sa de múl­ti­ples for­mas que pue­den ir des­de los as­pec­tos ét­ni­cos y de apa­rien­cia fí­si­ca has­ta las fi­lia­cio­nes po­lí­ti­cas o re­li­gio­sas.

La glo­ba­li­za­ción pu­so en el ta­pe­te la dis­cu­sión so­bre las di­fe­ren­cias. Y es­to se ha vuel­to par­ti­cu­lar­men­te evi­den­te en el ám­bi­to de la cul­tu­ra em­pre­sa­rial.

En la ac­tua­li­dad, la di­ná­mi­ca de las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor pre­ci­sa de equi­pos de tra­ba­jo mul­ti­cul­tu­ra­les y di­ver­sos que se in­ter­co­nec­tan re­mo­ta­men­te me­dian­te re­des so­cia­les, co­rreos elec­tró­ni­cos, vi­deo­con­fe­ren­cias, etc.

Shut­ters­tock/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.