Ganó la vo­ca­ción

La Republica - - CULTURA - Car­men Jun­cos Edi­to­ra Je­fa y Di­rec­to­ra de pro­yec­tos can­di­le­jas.cul­tu­ra@gmail.com

Na­da pu­do im­pe­dir que lo hi­cie­ran. Es­tu­diar y tra­ba­jar en otra co­sa no anu­ló sus vo­ca­cio­nes. Cuan­do el ar­te es­tá ahí, en lo más pro­fun­do del es­pí­ri­tu, es una lla­ma que na­da pue­de apa­gar. La necesidad de ex­pre­sar­se crean­do ar­te ga­na to­do ti­po de ba­ta­llas. Gra­ce Ure­ña y Jo­nat­han Or­dó­ñez son ejem­plo de que la vo­ca­ción man­da. Hoy sus obras es­tán ex­pues­tas, por­que la in­va­lua­ble la­bor rea­li­za­da por Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je, INA, des­de ha­ce 20 años, les apoya ex­po­nien­do sus obras pa­ra que el pú­bli­co dis­fru­te y pa­ra que ellos pue­dan dia­lo­gar con la gente en el len­gua­je que los ca­rac­te­ri­za: el ar­te. Du­ran­te es­te mes de ju­lio en la Sa­la de Ex­po­si­cio­nes del INA en su se­de cen­tral en La Uru­ca, San Jo­sé, las fo­to­gra­fías y las es­cul­tu­ras de Gra­ce y Jo­nat­han res­pec­ti­va­men­te es­tán ahí no so­lo pa­ra ser apre­cia­das por es­tu­dian­tes y co­la­bo­ra­do­res de esa ins­ti­tu­ción sino tam­bién pa­ra us­ted si desea ver­las. La mues­tra es de en­tra­da gra­tui­ta de lu­nes a vier­nes de 8m am. a 3pm. Pa­ra Jo­nat­han no ha si­do ni es fá­cil crear es­cul­tu­ras. Las ha­ce en hie­rro por­que es­tu­dian­do me­tal­me­cá­ni­ca en las ins­ta­la­cio­nes del INA en Li­be­ría, Gua­na­cas­te, adon­de in­gre­só a la edad de 17 años, apren­dió a sol­dar y tra­ba­jar el me­tal. “Fue mi ins­truc­tor, Geo­vanny Val­ver­de Cu­be­ro, quién me ani­mó a vi­vir la pa­sión de crear es­cul­tu­ras y las ha­go de cha­ta­rra, pa­ra ex­pre­sar mi de­seo de no con­ta­mi­nar al pla­ne­ta”, di­ce Jo­nat­han. El ama la na­tu­ra­le­za y es­ta co­bra vi­da, por ejem­plo, en un co­li­brí li­ban­do de una ro­sa, o en una ar­di­lla con ali­men­to en su mano, pa­ra men­cio­nar dos de sus es­cul­tu­ras. Y es ese amor a la na­tu­ra­le­za, en­tre otras co­sas, lo que im­pul­sa tam­bién a Gra­ce Ure­ña a crear ar­te fo­to­grá­fi­co. Ella es­tu­dió ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co pe­ro lue­go en­tró a tra­ba­jar al INA al nú­cleo de la in­dus­tria grá­fi­ca. Un año des­pués ya fue pa­sa­da a la do­cen­cia. “Tra­ba­ja­ba pe­ro en mis ra­tos li­bres to­ma­ba fo­tos con una cá­ma­ra no profesional y re­ve­la­ba los ro­llos se­gún la for­ma an­ti­gua”, di­ce Gra­ce. En ella tam­bién, la vo­ca­ción exi­gía lo su­yo. “Des­pués, cuan­do apa­re­cie­ron las cá­ma­ras di­gi­ta­les me com­pré una y se­guí fo­to­gra­fian­do cual­quier ele­men­to que des­per­ta­ba mi in­te­rés. Con­ser­va­ba los ne­ga­ti­vos de las an­ti­guas fo­tos y las di­gi­ta­li­cé en un cen­tro es­pe­cia­li­za­do en es­to. Hi­ce así mi ar­chi­vo de don­de se­lec­cio­na­ba lo me­jor pa­ra, al­gún día,

ex­po­ner­lo” ex­pli­ca la artista. Fue el INA quién le dio esa opor­tu­ni­dad, aun­que tu­vo que es­pe­rar dos años pa­ra ver rea­li­za­do su sueño. Hoy sus fo­to­gra­fías ar­tís­ti­cas com­par­ten la Sa­la de Ex­po­si­cio­nes con las es­cul­tu­ras de Jo­nat­han. En el in­te­rior de Gra­ce hay una in­quie­ta bús­que­da pa­ra ex­pre­sar­se por me­dio del ar­te y por ello, aun­que ha­bía pen­sa­do co­men­zar a es­tu­diar música en cuan­to se ju­bi­la­ra, lo ha­ce des­de ya, re­ci­bien­do cla­ses pa­ra edu­car su voz y can­tar. Des­de lue­go, no de­ja­rá por ello la fo­to­gra­fía. Jo­nat­han tam­bién espera una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der a es­cul­pir ma­de­ra, otro ma­te­rial que le atrae pa­ra crear, sin de­jar de ha­cer­lo en hie­rro. Sin em­bar­go, na­da de es­to es fá­cil pa­ra él, quién vi­ve en Ba­ga­ces, Gua­na­cas­te. Una lar­ga tra­yec­to­ria dan­do a co­no­cer el ar­te en sus di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes, nos ha per­mi­ti­do com­pro­bar la po­ten­cia de es­ta vo­ca­ción que no ad­mi­te obs­tácu­los. Ella per­mi­te desa­rro­llar a los ar­tis­tas su má­xi­mo potencial aun­que a ve­ces el ca­mino es du­ro. Pe­ro por muy di­fí­cil que sea po­der de­di­car­se al ar­te cuan­do es­te lla­ma con fuer­za, los ar­tis­tas tran­si­tan la vi­da con fe­li­ci­dad, tal co­mo lo ha­cen siem­pre quie­nes van por la ru­ta de su vo­ca­ción. Es ella quién les pro­te­ge de los ven­da­va­les y les man­tie­ne ale­ja­dos de peligrosos ca­mi­nos.

Jo­nat­han Or­dó­nez, es­cul­tor. Gra­ce Ure­ña, fo­tó­gra­fa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.