Im­pu­ni­dad por huel­ga em­po­de­ra­ría a los sin di­ca­tos

Pro­ce­so pa­ra ana­li­zar le­ga­li­dad de pro­tes­tas ne­ce­si­ta ma­yor agi­li­dad

La Republica - - NACIONALES - Es­te­ban Arrie­ta ea­rrie­ta@la­re­pu­bli­ca.net

Si el go­bierno de Car­los Alvarado se ve im­po­si­bi­li­ta­do de san­cio­nar a los huel­guis­tas, es pro­ba­ble que la ba­se de re­cla­mos sin­di­ca­les au­men­te, de acuer­do con ana­lis­tas, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos, que cues­tio­nan el im­pac­to de la Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral.

La ley en ma­te­ria de tra­ba­jo fa­lló en cuan­to a la re­so­lu­ción opor­tu­na de la ile­ga­li­dad de los mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes y per­mi­tió que los tra­ba­ja­do­res se man­tu­vie­ran en huel­ga por más de 50 días, co­mo su­ce­dió con los maes­tros y pro­fe­so­res.

Sin im­por­tar el fu­tu­ro del plan fis­cal en la Sa­la IV —que ori­gi­nó el con­flic­to so­cial—, los sin­di­ca­tos ya sa­lie­ron em­po­de­ra­dos de es­ta dispu­ta, se­gún va­rios es­pe­cia­lis­tas.

No so­lo se aglu­ti­na­ron en torno a un te­ma y aca­ba­ron con más 20 años de di­vi­sio­nes in­ter­nas, sino que tam­bién le res­ta­ron ca­pi­tal po­lí­ti­co al Pre­si­den­te en una eta­pa “muy tier­na” de su ges­tión, de acuer­do con el analista Clau­dio Al­pí­zar.

Por otra par­te, la huel­ga les sir­vió pa­ra man­dar una men­sa­je cla­ro al man­da­ta­rio de que no to­le­ra­rían re­for­mas más es­truc­tu­ra­les en el fu­tu­ro, co­mo po­dría ser una ley de em­pleo pú­bli­co, o in­clu­so el cie­rre de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas con du­pli­ci­dad de fun-

cio­nes co­mo ha anun­cia­do Ro­cío Agui­lar, mi­nis­tra de Ha­cien­da.

“Mar­ca­ron la can­cha pa­ra even­tua­les pro­tes­tas en con­tra de ini­cia­ti­vas más es­truc­tu­ra­les y que po­drían ve­nir des­pués del pa­que­te fis­cal, sin im­por­tar si pasan o no”, di­jo Da­niel Cal­vo, analista in­de­pen­dien­te.

Un to­tal de 37 de­cla­ra­to­rias de ile­ga­li­dad de huel­ga fue­ron pre­sen­ta­das por el go­bierno des­de el 10 de se­tiem­bre, cuan­do ini­ció la pro­tes­ta.

Sin em­bar­go, a la fe­cha el go­bierno no ha po­di­do re­ba­jar ni un cén­ti­mo del sa­la­rio a los huel­guis­tas, ni mu­cho me­nos, ha des­pe­di­do a al­guien que ha­ya aban­do­na­do su pues­to de tra­ba­jo.

In­clu­so, los maes­tros via­je­ros —más de 500— que apro­ve­cha­ron la huel­ga pa­ra ir­se a va­ca­cio­nar fue­ra del país, no han si­do cas­ti­ga­dos aún.

La re­for­ma pro­ce­sal la­bo­ral obli­ga a los tri­bu­na­les de tra­ba­jo a dic­tar sen­ten­cia en dos ins­tan­cias di­fe­ren­tes, lo que per­mi­te que el pro­ce­so se ex­tien­da más de la cuen­ta, ya que en el ín­te­rin se pue­den pre­sen­tar ape­la­cio­nes.

Por otra par­te, la ley es­ta­ble­ce que las no­ti­fi­ca­cio­nes so­lo se pue­den en­tre­gar de ma­ne­ra pre­sen­cial al en­car­ga­do del sin­di­ca­to de­sig­na­do.

Pa­ra col­mo, la nor­ma no es cla­ra so­bre el mo­men­to pro­ce­sal en que se po­dría apli­car la san­ción. Es­to hi­zo que el go­bierno pre­sen­ta­ra una ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, pa­ra que se pue­da re­ba­jar el sa­la­rio des­de el día nú­me­ro 1 de la huel­ga a los em­plea­dos pú­bli­cos.

La huel­ga del sec­tor pú­bli­co ya cum­plió más de 50 días y aun­que ha per­di­do fuer­za, to­da­vía va­rios gre­mios, in­clui­do el de los maes­tros se man­tie­ne pro­tes­tan­do. Es­te­ban Mon­ge/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.