EN LOS PE­NA­LES, SO­LO LOS POR­TE­ROS PUE­DEN SER HÉ­ROES

La Republica - - ACCIÓN -

Hu­bo tres ac­cio­nes de­ter­mi­nan­tes pa­ra que los equi­pos eli­mi­na­dos no cla­si­fi­ca­ran y los cla­si­fi­ca­dos no ca­ye­ran.

El paradón que le hi­zo Pa­trick Pem­ber­ton a Ál­va­ro Sa­bo­río en los tiem­pos ex­tras, fue la me­jor ta­pa­da de los dos par­ti­dos. Pa­ra va­riar, el go­lea­dor san­car­le­ño le ga­nó el sal­to a su ce­la­dor, Allan Mi­ran­da, quien es más al­to que él y re­ma­tó de ca­be­za “a pie cam­bia­do”. Pa­trick, que via­ja­ba de ida, con re­fle­jos de ga­to le­van­tó sus pu­ños y des­vió el re­ma­te. Era el 2-1 en fa­vor de San Car­los, que por lo vis­to en el desa­rro­llo de los 120 mi­nu­tos, pro­ba­ble­men­te les hu­bie­ra da­do la cla­si­fi­ca­ción.

Lo de­ci­mos, por­que el por­te­ro san­car­le­ño, Mar­co Ma­dri­gal no tu­vo en tan lar­go jue­go, una so­la in­ter­ven­ción de­ter­mi­nan­te.

Las otras dos ac­cio­nes cla­ves es­tu­vie­ron a car­go de Leo­nel Mo­rei­ra. Sa­pris­sa ga­na­ba 1-0 y en tiem­po ex­tra, el por­te­ro flo­ren­se tu­vo un des­vío ma­gis­tral an­te re­ma­te ras­tre­ro de Ma­riano Torres y po­cos mi­nu­tos des­pués, con su pier­na re­cha­zó un bó­li­do de Jai­ro Arrie­ta que era de red.

Si Sa­pris­sa se po­nía arri­ba 2-0, la cla­si­fi­ca­ción pro­ba­ble­men­te era su­ya. Re­pa­se­mos que He­re­diano, a pe­sar de su buen partido, no me­tió un gol en 120 mi­nu­tos.

Aho­ra, cuan­do una cla­si­fi­ca­ción se va a de­fi­nir des­de el pun­to de pe­nal, los úni­cos que tie­nen opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en hé­roes son los por­te­ros y en vi­lla­nos, los que los re­ma­tan.

Leo­nel Mo­rei­ra y Pa­trick Pem­ber­ton no te­nían na­da que per­der; tam­po­co Briceño y Ma­dri­gal.

A la ho­ra bue­na, el He­re­diano de­tu­vo dos y el ma­nu­do tres y aca­pa­ra­ron los ti­tu­la­res. Ellos guia­ron a sus equi­pos a la fi­nal de la se­gun­da fa­se del Aper­tu­ra, pe­ro la pura ver­dad, el desa­rro­llo de las dos se­mi­fi­na­les en su vuel­ta fue ex­ci­tan­te, dra­má­ti­co, ten­so, por­que si caía un gol en cual­quier mar­co, el dis­cur­so fi­nal va­ria­ba.

Fue­ron dos muy bue­nos par­ti­dos, bien ju­ga­dos, abier­tos, emo­cio­nan­tes, de ida y vuel­ta, que com­bi­na­dos con ese otro par de bue­nos jue­gos que hi­zo la Se­lec­ción Na­cio­nal en Pe­rú y Chi­le, re­tra­tan un buen mo­men­to del fút­bol na­cio­nal que oja­lá se pro­lon­gue.

Res­ca­tar la pre­sen­ta­ción de San Car­los y aplau­dir el tra­ba­jo de su es­tra­te­ga Mar­tín Car­det­ti. Los To­ros no fue que le ju­ga­ron de tú a tú a la Li­ga. No, en la can­cha fue­ron me­jo­res en los dos par­ti­dos y obli­ga­ron a Luis Die­go Ar­náez a mon­tar una fe­rre­te­ría re­ple­ta de can­da­dos pa­ra evi­tar la eli­mi­na­ción del León.

San Car­los ju­gó co­mo un gran­de y ca­yó co­mo un gi­gan­te.

PA­TRICK PEM­BER­TON LU­CIÓ ES­PEC­TA­CU­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.