¡No nos pu­di­mos sa­car de en­ci­ma ni el INA ni el Cen-Ci­nai!

La Republica - - MACHACA -

RE­TEN­CIÓN

La Ca­ja del Se­gu­ro So­cial de­man­dó a 1.666 pa­tro­nos por al­go que ocu­rre con de­ma­sia­da fre­cuen­cia.

Se les ol­vi­dó pa­gar las cuo­tas obre­ro-pa­tro­na­les a tiem­po.

No sa­be­mos si son los mis­mos de siem­pre, o nue­vos.

Lo cier­to es que se tra­ta de una grue­sa su­ma, ¢243 mi­llo­nes.

FI­NAN­ZAS

Ya en vi­gen­cia el pa­que­te tri­bu­ta­rio des­pués de una lar­ga lu­cha, ven­drán los re­sul­ta­dos.

Es po­si­ble que se pue­da re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal has­ta un 4%. Lo que es­tá di­fí­cil es re­du­cir la deu­da la mi­tad, en un cor­to pla­zo.

Pe­ro, si con­se­gui­mos lo pri­me­ro, ha­bre­mos cul­mi­na­do un sue­ño.

PEN­SA­MIEN­TO PO­SI­TI­VO

El equi­li­brio de las fi­nan­zas pú­bli­cas es al­go in­elu­di­ble. SA­LA IV

¡YO NO RENUNCIO!

La Mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, di­ce un me­dio de pren­sa, es­tá afe­rra­da a su em­pleo.

Y por el con­tra­rio pi­de la re­nun­cia de sie­te je­fa­tu­ras.

De esas sie­te je­fa­tu­ras, dos de ellas fue­ron nom­bra­das por la mis­ma se­ño­ra Camp­bell. En Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res des­de el nom­bra­mien­to de la Mi­nis­tra, ha ha­bi­do una es­pe­cie de ba­te y ahí na­die sa­be quién es quién.

EDU­CA­CIÓN

En el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, des­de ha­ce años hay una pug­na que ya se de­fi­nió.

La Cons­ti­tu­ción di­ce que un 8% del PIB de­be de­di­car­se a la Edu­ca­ción.

Edu­ca­ción se ha opues­to y re­cha­za que el INA y el Cen-Ci­nai se to­men co­mo par­te el pre­su­pues­to pro­pio.

Pues ya se de­fi­nió, la Sa­la IV di­jo en el co­no­ci­mien­to de la Re­for­ma Eco­nó­mi­ca, que sí, el INA y Cen Ci­nai, son par­te del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

GE­REN­TE

El Ban­co Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca al fin nom­bró un ge­ren­te ge­ne­ral.

El car­go es­ta­ba acé­fa­lo des­de que el an­te­rior ge­ren­te don Juan Jo­sé Co­rra­les se ju­bi­ló.

Aho­ra el nue­vo ge­ren­te de­be bus­car nue­vas lí­neas de tra­ba­jo pa­ra la ins­ti­tu­ción.

5 PA­SOS

El pre­si­den­te Al­va­ra­do no se de­tie­ne, pa­sa­da la lu­cha de la re­for­ma fi­nan­cie­ra, le en­tra al res­to.

Son cin­co pun­tos a se­guir, con­tan­do con to­do el Go­bierno que trans­for­ma­ría es­te país, en lo eco­nó­mi­co, lo so­cial, el desa­rro­llo y la in­fra­es­truc­tu­ra. Sí se pue­den con­cre­tar con el apo­yo de to­dos.

El ham­bre de amor es más di­fí­cil de lle­nar que el ham­bre de pan SAN­TA TERESITA DEL NI­ÑO JE­SÚS

Y co­mo Cos­ta Ri­ca es de to­dos, es­ta­mos en el de­ber de lu­char jun­to a él, pa­ra con­ver­tir­lo en el país so­ña­do.

PER­DI­DO

La gran fi­gu­ra po­lí­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, Ot­tón So­lís, des­apa­re­ció.

Lo echa­mos de me­nos.

Ya no hay de­nun­cias, de esas bra­vas.

¿Vol­ve­rá?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.