“Uti­li­da­des de ins­ti­tu­cio­nes de­be­rían re­par­tir­se en­tre cos­ta­rri­cen­ses”

Pre­si­den­te que no ha­ga bien su tra­ba­jo, no po­dría con­ti­nuar en el car­go

La Republica - - ENTREVISTA ESPECIAL - Es­te­ban Arrie­ta ea­rrie­[email protected]­re­pu­bli­ca.net

Si Costa Rica no se or­ga­ni­za de una for­ma di­fe­ren­te, no sal­drá ade­lan­te, se­gún Wál­ter Co­to, pro­po­nen­te de una nueva Cons­ti­tu­ción Política. “Or­ga­ni­zar el país de ma­ne­ra di­fe­ren­te” es el tí­tu­lo de su li­bro, en el que pro­po­ne la re­vo­ca­to­ria del man­da­to del pre­si­den­te y de los dipu­tados, la re­elec­ción con­ti­nua por un pe­rio­do y el cie­rre de ins­ti­tu­cio­nes, en­tre otras ideas.

Co­to, quien fue pre­can­di­da­to y dipu­tado del PLN, tam­bién pro­po­ne acabar con el cen­tra­lis­mo y po­ten­ciar las zo­nas ru­ra­les.

¿Qué le mo­ti­va a dis­cu­tir una nueva Cons­ti­tu­ción?

Es­toy ver­da­de­ra­men­te con­ven­ci­do de que Costa Rica no sal­drá ade­lan­te si no se or­ga­ni­za de una ma­ne­ra di­fe­ren­te.

Se re­quie­ren una nueva or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do, una nueva ges­tión, ma­yor fis­ca­li­za­ción y ren­di­ción de cuen­tas con con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, ade­más de ade­cuar la Car­ta Mag­na a los tiem­pos mo­der­nos.

¿En esa nueva or­ga­ni­za­ción, plan­tea us­ted la ne­ce­si­dad de li­mi­tar el nú­me­ro de ins­ti­tu­cio­nes?

Ca­da go­bierno ha ve­ni­do crean­do más y más ins­ti­tu­cio­nes a tal pun­to que hoy te­ne­mos 335.

En ese sen­ti­do, el Es­ta­do po­dría co­brar más im­pues­tos sin du­da, pe­ro nun­ca le van a al­can­zar para man­te­ner el apa­ra­to es­ta­tal y lo peor de to­do, es que ca­da go­bierno au­men­ta la bu­ro­cra­cia.

Es­ta si­tua­ción es una lo­cu­ra, Pa­na­má tie­ne la mi­tad de ins­ti­tu­cio­nes y Fran­cia, con 66 millones de ha­bi­tan­tes, tie­ne me­nos bu­ro­cra­cia.

Es­ta si­tua­ción hay que co­rre­gir­la, y no por me­dio del Con­gre­so, sino con una asam­blea na­cio­nal cons­ti­tu­yen­te, que de­fi­na cuá­les y cuán­tas ins­ti­tu­cio­nes deben man­te­ner­se. El res­to deben ce­rrar­se.

Us­ted pro­po­ne que los cos­ta­rri­cen­ses re­ci­ban di­vi­den­dos de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas fi­nan­cie­ras, ¿po­dría ex­pli­car­nos un po­co más?

Des­de que un cos­ta­rri­cen­se na­ce, se le di­ce que los ban­cos del Es­ta­do, el INS y el ICE, por nom­brar­le al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes, son de los ciu­da­da­nos, pe­ro eso no nos be­ne­fi­cia en na­da.

Aho­ra bien, si us­ted su­ma las uti­li­da­des de esas de­pen­den­cias es­ta­ta­les, se logra una su­ma su­pe­rior a los $1 mil millones so­lo en el ca­so del INS, en­ton­ces yo me pre­gun­to, ¿por qué no co­ger un 60% de las uti­li­da­des ne­tas y dis­tri­buir­las en­tre los cos­ta­rri­cen­ses ma­yo­res de 18 años en el mes de no­viem­bre de ca­da año?

De es­ta for­ma, no so­lo el ciu­da­dano es­ta­ría con­ten­to, sino que de­fen­de­ría esas ins­ti­tu­cio­nes a muer­te y ve­la­ría por que tra­ba­jen bien.

En el li­bro us­ted ha­bla de un “me­se­tis­mo”, ¿a qué se re­fie­re?

El país es­tá or­ga­ni­za­do de una ma­ne­ra cen­tra­lis­ta y ver­ti­ca­lis­ta.

Pien­so que es ho­ra de des­cen­tra­li­zar el po­der y cam­biar el de­sa­rro­llo del pa­ra­dig­ma na­cio­nal, para que las zo­nas ru­ra­les sean el mo­tor de ese cam­bio. Pien­so que tam­bién se po­dría crear un par de pro­vin­cias más. ¿De­be­mos man­te­ner el ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta o mi­grar a un sis­te­ma par­la­men­ta­rio?

Hay que mi­grar al par­la­men­ta­ris­mo en vir­tud del mul­ti­par­ti­dis­mo en el Con­gre­so.

¿In­clu­yen­do la re­vo­ca­to­ria de man­da­to del Pre­si­den­te y de los dipu­tados?

Sin du­da. Se han gas­ta­do millones de co­lo­nes en una tro­cha, en pro­yec­tos fa­lli­dos del ICE y otros, y na­da pa­sa.

Si in­clui­mos la res­pon­sa­bi­li­dad política en la Cons­ti­tu­ción, los go­bier­nos cul­pa­bles de los fra­ca­sos, se irían para la ca­sa.

El Pre­si­den­te y los dipu­tados deben ser res­pon­sa­bles. El Pre­si­den­te que no dé la ta­lla, o que par­ti­ci­pó en un ac­to de corrupción, de­be ir­se para la ca­sa, igual que los le­gis­la­do­res.

En el plano fis­cal, ¿qué se pro­po­ne?

Te­ne­mos que re­du­cir a un mí­ni­mo los im­pues­tos, pe­ro eso sí, co­brar efec­ti­va­men­te los que se man­ten­gan.

Los paí­ses más desa­rro­lla­dos del mun­do no tie­nen tan­ta car­ga tri­bu­ta­ria, lo cual ha­ce al país más ca­ro y po­co atrac­ti­vo.

Si te­ne­mos me­nos im­pues­tos, se pue­den co­brar me­jor.

Hay que re­or­ga­ni­zar el sis­te­ma fis­cal.

¿Có­mo des­po­li­ti­zar la elec­ción de los ma­gis­tra­dos?

Tie­ne que rea­li­zar­se un con­cur­so pú­bli­co fue­ra de la Asam­blea, al­go si­mi­lar a lo que su­ce­de cuan­do se li­ci­ta una obra, en don­de se de­sig­na a quien ob­tie­ne un ma­yor pun­ta­je.

¿Por qué ha cos­ta­do tan­to im­pul­sar una asam­blea cons­ti­tu­yen­te?

La cla­se política es me­dio­cre, no es­tu­dia y no tie­ne vi­sión, ese pro­ble­ma lo arras­tra­mos des­de ha­ce mu­chos años. No hay pen­sa­do­res en la política cos­ta­rri­cen­se, no hay vi­sio­na­rios.

Por otra par­te, hay una in­ca­pa­ci­dad política ex­ten­di­da para unir­nos en torno a una idea. Mu­cha de la di­ri­gen­cia es egoís­ta.

Es­te­ban Mon­ge/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.