Ro­bo de com­bus­ti­ble cau­sa es­ca­sez de ga­so­li­na en Mé­xi­co

La Republica - - NACIONALES -

Mu­chos au­to­mo­vi­lis­tas hi­cie­ron fi­las el mar­tes por cuar­to día con­se­cu­ti­vo en ga­so­li­ne­ras del oc­ci­den­te de Mé­xi­co mien­tras el go­bierno con­ti­nua­ba res­trin­gien­do el su­mi­nis­tro a tra­vés de los oleo­duc­tos con el fin de com­ba­tir la per­fo­ra­ción de gri­fos ile­ga­les de com­bus­ti­ble, in­for­mó El Eco­no­mis­ta.

Las au­to­ri­da­des in­for­ma­ron que se aban­do­na­ron los in­ten­tos de re­abrir un oleo­duc­to cla­ve des­pués de que se des­cu­brie­ra que la tu­be­ría te­nía fu­gas de com­bus­ti­ble en nu­me­ro­sos pun­tos de las to­mas ile­ga­les.

Las ban­das de la­dro­nes de com­bus­ti­ble se han vuel­to tan au­da­ces —y tie­nen tan­tas co­ne­xio­nes den­tro de las re­fi­ne­rías— que han es­ta­do ro­ban­do ga­so­li­na y dié­sel di­rec­ta­men­te de las plan­tas, di­jo el mar­tes An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pre­si­den­te me­xi­cano.

Los soldados en­via­dos pa­ra vi­gi­lar de­pó­si­tos y re­fi­ne­rías en­con­tra­ron una man­gue­ra de tres ki­ló­me­tros de lar­go que iba de una re­fi­ne­ría a un tan­que en el ex­te­rior.

La pa­cien­cia es­tá ago­tán­do­se en al­gu­nas ciu­da­des don­de la ga­so­li­na lle­ga so­lo en ca­mio­nes cis­ter­na y mu­chas ga­so­li­ne­ras han te­ni­do que ce­rrar.

Ló­pez Obra­dor, quien asu­mió el car­go el 1° de di­ciem­bre, or­de­nó el cie­rre de al­gu­nos oleo­duc­tos pro­pen­sos al ro­bo a fin de de­tec­tar y de­te­ner a los la­dro­nes de ga­so­li­na y dié­sel.

El cie­rre de las tu­be­rías y el cam­bio tem­po­ral a una mayor dis­tri­bu­ción por me­dio de ca­mio­nes cis­ter­na han cau­sa­do des­abas­to de com­bus­ti­ble y cie­rres de ga­so­li­ne­ras en va­rios es­ta­dos, pe­ro Ló­pez Obra­dor di­jo el lu­nes que no da­rá mar­cha atrás.

El ro­bo de hi­dro­car­bu­ros por un va­lor de $3 mil mi­llo­nes al año re­pre­sen­ta una in­dus­tria clan­des­ti­na com­ple­ja.

Las ban­das en Mé­xi­co han es­ta­ble­ci­do una red de dis­tri­bu­ción al­ter­na­ti­va, clan­des­ti­na e ile­gal, con to­do y sus pro­pios de­pó­si­tos, se­gún lo des­cri­to en el ro­ta­ti­vo El Eco­no­mis­ta.

Shut­ters­tock/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.