FRAN­CIS­CO “CHI­CO” HER­NÁN­DEZ, UN TRE­MEN­DO FUT­BO­LIS­TA

La Republica - - ACCIÓN -

¡Vie­ran el par de güi­las que tie­ne el Sa­pris­sa ahí afue­ra!, les de­cían a los asis­ten­tes a los par­ti­dos do­mi­ni­ca­les en el Es­ta­dio Na­cio­nal.

Mien­tras el equi­po gran­de del Sa­pris­sa ce­rra­ba su ci­clo, ini­cia­do en 1950 con su for­ma­ción inol­vi­da­ble, las can­chas ane­xas al Es­ta­dio Na­cio­nal eran un her­vi­de­ro de co­lor mo­ra­do, don­de sus ca­te­go­rías me­no­res ha­cían las de­li­cias de los afi­cio­na­dos, su­per­vi­sa­dos por don Ri­car­do y sus asis­ten­tes téc­ni­cos.

En­tre 1964 y 1967, ese par de mo­co­sos que des­lum­bra­ban a los se­gui­do­res del Sa­pris­sa en las can­chas abier­tas, atra­ve­sa­ron la ca­lle, se me­tie­ron al Es­ta­dio Na­cio­nal, se pu­sie­ron el uni­for­me del pri­mer equi­po y se con­vir­tie­ron en lu­mi­na­rias de la ins­ti­tu­ción.

Pri­me­ro: Éd­gar “Gui­ta” Ma­rín y al ra­to Fran­cis­co “Chi­co” Her­nán­dez.

Se ju­ga­ba al 4-2-4; ya las tác­ti­cas ha­bían eli­mi­na­do a un de­lan­te­ro y Sa­pris­sa fue tri­cam­peón na­cio­nal 1967-68-69 con ese par de “ca­ra­ji­llos” di­bu­jan­do dia­blu­ras por el ala derecha; Carlos y Ge­rar­do So­lano com­ple­ta­ban el ata­que.

Las pa­re­des cor­tas que cons­truían Chi­co y Ma­rín eran un de­lei­te pa­ra los es­pec­ta­do­res y que­da aque­lla ima­gen im­bo­rra­ble por re­pe­ti­da, de ver a Chi­co, cu­brien­do el ba­lón fren­te a la ban­de­ra del ti­ro de es­qui­na, con su “cu­li­llo” pa­ra­do, con dos o tres de­fen­sas ri­va­les en­ci­ma y có­mo se los “bai­la­ba”, les ha­cía el tú­nel, la “ju­ga­da del ton­to” y los de­ja­ba bo­ta­dos, pa­ra lue­go en­trar al área y ser­vir en ban­de­ja las ano­ta­cio­nes.

Sus ti­ros de es­qui­na con “chan­fle” eran le­ta­les: pe­que­ño pe­ro du­ro, de ex­qui­si­ta téc­ni­ca, mo­nar­ca a los 17 años, he­xa­cam­peón con el Sa­pris­sa del 72 al 77 y ca­pi­tán de la Se­lec­ción Olím­pi­ca en Mos­cú 80.

Fui su com­pa­ñe­ro de via­je en va­rios par­ti­dos de la Fra­ter­ni­dad, uno inol­vi­da­ble a Gua­te­ma­la, con don Adán García y Eduar­do Ra­mí­rez co­mo je­fes de la de­le­ga­ción. Sa­pris­sa cam­peo­ni­zó y el fút­bol ex­qui­si­to de Chi­co Her­nán­dez era ad­mi­ra­do y res­pe­ta­do en el área.

Ti­po agra­da­ble, sim­pá­ti­co y que­ri­do, su cu­ña­do “Chen­te” Ro­drí­guez, mi inol­vi­da­ble com­pa­ñe­ro de ba­chi­lle­ra­to Án­ge­les 60, y quien fuera per­cu­sio­nis­ta del fa­mo­so gru­po Los Ála­mos, hi­zo, jun­to a sus her­ma­nas, que tu­vié­se­mos una cier­ta cer­ca­nía con la fa­mi­lia de Chi­co, apar­te de que man­tu­vi­mos una her­mo­sa amis­tad con su her­mano, Fernando “El Prín­ci­pe” Her­nán­dez, fa­lle­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te.

A do­ña Mar­ta, es­po­sa de Fran­cis­co, a sus hi­jos y to­da la fa­mi­lia Her­nán­dez Ro­drí­guez, nues­tras más sen­ti­das con­do­len­cias.

“CHI­CO” FUE UN ÍDO­LO DEL SAPRISSISMO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.