El pe­gue de Clu­nie

DE­LAN­TE­RO BRU­MO­SO ES LA RE­VE­LA­CIÓN EN LA VIE­JA METRÓPOLI

La Teja - - Desde Sol - SER­GIO AL­VA­RA­DO POL ser­gio.al­va­ra­[email protected]­ye­ja.co.cr

Mu­chos afi­cio­na­dos des­pis­ta­dos de lo que pa­sa en la Vie­ja Metrópoli po­drían creer que Gio­van­ni Clu­nie, el de­lan­te­ro de 21 años, es la nue­va fi­cha bru­mo­sa, pe­ro no es así: tie­ne tres años en el club.

A otros les lla­ma la aten­ción su ape­lli­do, que fue traí­do de Ja­mai­ca por una bi­sa­bue­la.

Co­mo una ma­ne­ra de chin­gar en­tre com­pas y de­más co­no­ci­dos, siem­pre han sa­li­do las com­pa­ra­cio­nes y bro­mas con el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge Cloo­ney.

“Cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio siem­pre me pre­gun­ta­ban y yo por va­ci­lar de­cía que éra­mos pri­mos, en esa época has­ta me sir­vió pa­ra li­gar­me a una que otra güi­li­lla que se me pe­ga­ba por eso, era par­te del va­ci­lón”, co­men­ta.

Hoy, mu­cho más ma­du­ro, Gio­van­ni tie­ne una re­la­ción con Jes­si­ca Ve­ga des­de ha­ce más de un año y ella no se pier­de una so­la me­jen­ga en el “Fe­llo” Me­za.

El se­gun­do ape­lli­do de Gio­van­ni tam­bién sa­le de lo co­mún, Asen­jo, de ori­gen es­pa­ñol.

Buen mo­men­to. Clu­nie son­ríe, es el hom­bre de con­fian­za de Jeaus­tin Cam­pos en la de­lan­te­ra y el go­lea­dor del cua­dro bru­mo­so con tres pe­pi­nos.

“El tiem­po de Dios es per­fec­to”, así des­cri­bió el de­lan­te­ro bru­mo­so Gio­van­ni lo que es­tá vi­vien­do con el Car­ta­gi­nés.

To­do lu­ce pu­ras te­jas, pe­ro no siem­pre fue así.

Ha­ce tres años es­te ve­cino de San Ra­fael de Car­ta­go cum­plió el sue­ño de de­bu­tar en el equi­po de sus amo­res. Con so­lo 18 años, se que­ría co­mer el mun­do.

Tu­vo su de­but en oc­tu­bre de 2013, en un me­jen­gón en el es­ta­dio “Fe­llo” Me­za an­te Car­me­li­ta, ba­jo la guía del téc­ni­co Ja­vier Del­ga­do.

Co­mo le pa­sa a mu­chos ju­ve­ni­les, tiem­po des­pués las op­cio­nes em­pe­za­ron a es­ca­sear y se que­dó sin mi­nu­tos por la si­tua­ción di­fí­cil que vi­vía el equi­po. O sea, lo “muer­tea­ron”.

El “She­riff” ja­ló de la Ciu­dad de las Bru­mas des­pués de una ra­cha de 13 par­ti­dos sin ga­nar y otros téc­ni­cos co­mo Clau­dio Cic­cia, En­ri­que Me­za Ju­nior y Cé­sar Eduar­do Mén­dez ape­nas le die­ron unos mi­nu­ti­llos por tor­neo. Ahí es don­de la frus­tra­ción em­pe­zó a ga­nar y has­ta pen­só de­jar el fútbol por la fal­ta de opor­tu­ni­dad. Las op­cio­nes eran bus­car bre­te o se­guir es­tu­dian­do.

Ta­ta sal­vó la tan

da. En ese mo­men­to, el ta­ta, del mis­mo nom­bre, lo te­ra­peó pa­ra que el jo­ven pen­sa­ra las co­sas dos ve­ces. “M’hi­jo, su chan­ce le va a lle­gar, ten­ga pa­cien­cia, no ha es­pe­ra­do tan­to tiem­po por nada”, le di­jo don Gio­van­ni.

“Eso fue fun­da­men­tal, la ver­dad me sen­tía un po­co tris­te, sin mu­cha op­ción y mi pa­pá siem­pre con­fío en mí, fue el pri­me­ro que lo hi­zo. No tu­ve una ni­ñez y ado­les­cen­cia nor­ma­les por sa­cri­fi­car mu­chas co­sas por el fútbol, pe­ro él fue muy in­sis­ten­te pa­ra que si­guie­ra. Por eso él es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de lo que vi­vo hoy”, co­men­tó el es­pi­ga­do ata­can­te.

Las pa­la­bras de pa­pá fue­ron pro­fé­ti­cas y con la lle­ga­da de Je- aus­tin a Car­ta­go to­do cam­bió pa­ra el mu­cha­cho.

Clu­nie le es­tá ga­nan­do el pul­so a ído­los con­so­li­da­dos del club co­mo Rán­dall “Chi­qui” Bre­nes y a otros ju­ga­do­res de ex­pe­rien­cia co­mo Jor­ge Ale­jan­dro “Tan­que” Cas­tro o el cha­rrúa Ni­co­lás Vig­ne­ri.

“Me sien­to muy agra­de­ci­do con Jeaus­tin, es sin du­da el téc­ni­co que más con­fian­za me ha brin­da­do. Me la dio des­de un ini­cio al de­cir­me que él no se fi­ja en eda­des y que cre­ye­ra más en mí mis­mo, que te­nía to­das las con­di­cio­nes pa­ra des­ta­car. Me ha trans­mi­ti­do su ca­rác­ter ga­na­dor, su men­ta­li­dad”, des­ta­có el jo- ven ata­can­te. Pa­ra mues­tra un bo­tón, en es­te tor­neo Gio­van­ni ha si­do ti­tu­lar en seis de ocho par­ti­dos que lle­van los bru­mo­sos. Has­ta fue con­vo­ca­do por Ós­car Ra­mí­rez la se­ma­na pa­sa­da, pa­ra tra­ba­jar en los mi­cro­ci­clos de la Se­lec­ción Na­cio­nal.

Bre­tea­dor. Es­tar al la­do de Jeaus­tin le ha ser­vi­do mu­cho al de­lan­te­ro pa­ra ser au­to­crí­ti­co y ana­li­zar qué áreas te­nía que me­jo­rar.

La de­fi­ni­ción es una de esas co­sas a las que le de­di­ca tiem­po en los en­tre­na­mien­tos y por eso es que ha me­ti­do buenos pe­pi­nos en es­te tor­neo de In­vierno.

Sor­pren­dió con su pri­mer gol del tor­neo an­te Ala­jue­len­se, que hi­zo con un to­que al pa­lo lar­go de Pa­trick Pem­ber­ton, con un re­ma­te co­lo­ca­do.

Tres días des­pués, an­te Li­be­ria, se fue de do­ble­te, en que des­ta­có el se­gun­do gol, un ba­ñi­to que le hi­zo al ar­que­ro Dou­glas For­vis apro­ve­chan­do una sa­li­da ata­ran­ta­da.

“Re­cuer­do que en ese par­ti­do an­te la Li­ga me men­ta­li­cé que te­nía que ano­tar, no po­día de­jar pa­sar más tiem­po y me di­je, “voy a ha­cer un gol an­tes de los diez mi­nu­tos, tie­ne que ser rá­pi­do pa­ra cam­biar el par­ti­do” y cuan­do tu­ve la op­ción me la to­mé tran­qui­lo”, con­fe­só el pul­sea­dor.

El ído­lo. Una de las fi­gu­ras del fútbol in­ter­na­cio­nal con las que se iden­ti­fi­ca Gio­va es con el sue­co Zla­tan Ibrahi­mo­vic, es­tre­lla del Man­ches­ter Uni­ted. “So­mos al­tos, nue­ves, te­ne­mos buen ma­ne­jo, me gus­ta su ca­rác­ter, no me com­pa­ro con él, pe­ro son re­fe­ren­tes del pues­to de uno”, di­jo. Clu­nie quie­re se­guir dán­do­les ale­grías a los bru­mo­sos y el tan an­sia­do tí­tu­lo de cam­peón na­cio­nal.

COR­TE­SÍA G.CLU­NIE

Los pa­dres del de­lan­te­ro, Gio­van­ni y Jenny Asen­jo, así co­mo sus her­ma­nos, son su prin­ci­pal apo­yo.

COR­TE­SÍA G. CLU­NIE

Jes­si­ca Ve­ga es la fa­ná­ti­ca más fiel de Clu­nie en ca­da me­jen­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.