En el lu­gar del ho­rror

GRINGO TRA­TÓ AL SOS­PE­CHO­SO DE MA­TAR A VE­NE­ZO­LA­NA

La Teja - - Portada - ✦ ADRIÁN GALEANO CAL­VO [email protected]­te­ja.cr

Un es­ta­dou­ni­den­se que ha­ce cin­co me­ses se hos­pe­dó en el apar­ta­men­to en el cual ha­bría si­do ase­si­na­da a fi­na­les de no­viem­bre la ve­ne­zo­la­na Car­la Ste­fa­niak co­men­tó que él es­tu­vo fren­te a fren­te con el prin­ci­pal sos­pe­cho­so.

Así lo con­tó Eric Hor­vath al me­dio es­ta­dou­ni­den­se Sput­nik News, in­di­can­do que en ju­lio de es­te año él y su no­via via­ja­ron des­de Chica­go, Es­ta­dos Uni­dos, para alo­jar­se en el ho­tel Le Mas de Pre­ven­ce, en San An­to­nio de Es­ca­zú.

La pa­re­ja pa­só sus va­ca­cio­nes en laha­bi­ta­ción nú­me­ro 7, la­mis­maen el cual es­tu­vo alo­ja­da la tu­ris­ta ve­ne­zo­la­na y den­tro del cual el OIJ en­con­tró ras­tros de san­gre.

Hor­vath di­jo que la no­ti­cia so­bre la muer­te de Ste­fa­niak lle­gó a to­dos los rin­co­nes de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ad­mi­tió que nun­ca ima­gi­nó que ese atroz he­cho ocu­rrie­ra en el lu­gar en don­de él pa­só unos días de en­sue­ño jun­to a su ama­da.

“Cuan­do hi­ce clic en el en­la­ce de un ar­tícu­lo y des­cu­brí que era exac­ta­men­te el mis­mo lu­gar don­de es­tu­vi­mos, me sen­tí muy asus­ta­do. Un mi­llón de co­sas pa­sa­ron por mi men­te en ese mo­men­to, co­mo que eso po­dría ha­ber­me­pa­sa­do a mí o a no­via”, di­jo.

Con una son­ri­sa. Al leer las no­ti­cias so­bre el ho­mi­ci­dio de Car­la, Eric que­dó sor­pren­di­do al en­te­rar­se quién era el prin­ci­pal sos­pe­cho­so, ya que él lo co­no­ció y has­ta le ca­yó bien.

“El an­fi­trión y el pro­pie­ta­rio fue­ron in­creí­ble­men­te hos­pi­ta­la­rios. El sos­pe­cho­so fue muy amable con no­so­tros, siem­pre con una son­ri­sa”, di­jo Hor­vath.

Al igual que Ste­fa­niak, Ho­varth y su no­via lle­ga­ron a ese ho­tel gracias a la apli­ca­ción Airbnb, la cual eli­mi­nó es­ta semana al ho­tel Le Mas de Pre­ven­ce de su ca­tá­lo­go de op­cio­nes.

Pe­se a que la muer­te de la tu­ris­ta ve­ne­zo­la­na ha pues­to en du­da la se­gu­ri­dad que hay en Costa Rica para los ex­tran­je- ros, el es­ta­dou­ni­den­se des­ta­có que él y su no­via nun­ca se sin­tie­ron in­se­gu­ros cuan­do es­tu­vie­ron en nues­tro país y que más bien to­das las per­so­nas fue­ron muy ama­bles con ellos pe­se a que no ha­bla­ban es­pa­ñol.

“No creo que es­to de­ba ser una pan­car­ta para re­co­men­dar­le a la gen­te no via­jar a Costa Rica por pen­sar que los van a ma­tar”.

El gringo pien­sa que una de las me­jo­res re­co­men­da­cio­nes a la ho­ra de via­jar a otros paí­ses es no ha­cer­lo so­lo, ya que el te­ma de la in­se­gu­ri­dad no es ex­clu­si­vo de Costa Rica, por­que “la gen­te ma­la vi­ve en to­das par­tes”.

Sin per­mi­so. Es­te jue­ves la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Es­ca­zú con­fir­mó que el ho­tel Le Mas de Pre­ven­ce fue clau­su­ra­do de­bi­do a que no te­nía los per­mi­sos ne­ce­sa­rios para brin­dar el ser­vi­cio.

Es­te he­cho fue con­fir­ma­do por Carlos Be­ja­rano, vocero de la mu­ni, quien in­di­có que en apa­rien­cia el ho­tel te­nía va­rios años de fun­cio- nar de for­ma ile­gal.

“A raíz de es­te la­men­ta­ble he­cho la mu­ni­ci­pa­li­dad hi­zo una re­vi­sión so­bre la si­tua­ción de es­te lu­gar y des­cu­bri­mos que en el 2013 re­nun­cia­ron a la pa­ten­te que te­nían y que ac­tual­men­te no con­ta­ba con nin­gu­na pa­ten­te re­gis­tra­da. Se pro­ce­de co­mo dic­ta la nor­ma­ti­va y se clau­su­ra el lu­gar”, de­ta­lló.

Be­ja­rano agre­gó que el De­par­ta­men­to de Ins­pec­cio­nes de la mu­ni de Es­ca­zú ha­ce re­vi­sio­nes re­gu­la­res a dia­rio, pe­ro ad­mi­te que la si­tua­ción se ha com­pli­ca­do por el uso de una pla­ta­for­ma co­mo Airbnb, ya que cual­quie­ra pue­de ofre­cer un ser­vi­cio de hos­pe­da­je y eva­dir los trá­mi­tes.

Bus­can ma­le­ta. El OIJ dio a co­no­cer es­te miér­co­les que una per­so­na que rea­li­za la­bo­res de man­te­ni­mien­to en una pro­pie­dad cer­ca­na al lu­gar en el que fue en­con­tra­do el cuer­po de la ve­ne­zo­la­na en­con­tró va­rias pren­das ves­tir de mu­jer, por lo que les dio avi­so a las au­to­ri­da­des d e in­me­dia­to.

Los agen­tes lle­ga­ron al lu­gar y lo­gra­ron ha­llar una ma­le­ta que con­te­nía ar­tícu­los de va­lor, ro­pa y el pa­sa­por­te de Car­la Ste­fa­niak. La Policía Ju­di­cial in­for­mó que to­da­vía les fal­ta en­con­trar la otra ma­le­ta, la cual es de co­lor ne­gro con es­tam­pa­do de flo­res blan­cas y que po­dría apor­tar da­tos im­por­tan­tes a la in­ves­ti­ga­ción.

Si us­ted ha vis­to es­ta ma­le­ta o tie­ne in­for­ma­ción del ca­so pue­de co­mu­ni­car­se con el OIJ al te­lé­fono 800-8000645 o al What­sApp 8800-0645 del Cen­tro de In­for­ma­ción Con­fi­den­cial.

Car­la Ste­fa­niak lle­gó al país el 22 de no­viem­bre para ce­le­brar su cum­plea­ños 36, en com­pa­ñía de su cu­ña­da. La jo­ven pa­seó por La For­tu­na de San Carlos y Ma­nuel An­to­nio en Que­pos, pe­ro des­apa­re­ció el 27 de no­viem­bre.

OIJ

El gringo no po­día creer que ha­bía co­no­ci­do al prin­ci­pal sos­pe­cho­so.

OIJ

El OIJ pi­de a la po­bla­ción in­for­mes so­bre la ma­le­ta de Car­la.

OIJ.

Hor­vath y su no­via se que­da­ron en el mis­mo cuar­to de Ste­fa­niak.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.