Che­pi­to y los cui­da­dos

La Teja - - Con Voz - Che­pi­[email protected]­te­ja.cr

Hay que te­ner mu­cho cui­da­do a la ho­ra de re­la­cio­nar he­chos de­lic­ti­vos y per­so­nas por sus na­cio­na­li­da­des. Fren­te a la se­rie­dad de un he­cho cri­mi­nal, to­da la ciu­da­da­nía de­be reac­cio­nar con la ca­be­za fría. Es ne­ce­sa­rio evi­tar he­chos co­mo el ocu­rri­do días atrás en Puebla, Mé­xi­co, don­de dos her­ma­nos fue­ron ase­si­na­dos des­pués de ha­ber si­do acu­sa­dos por me­dio de What­sapp de se­cues­trar ni­ños. Y era fal­so.

Un gru­po de vio­len­tos se de­jó lle­var por la men­ti­ra y sen­ci­lla­men­te ata­có.

Na­die desea que al­go así ocu­rra en Costa Rica, por eso es ne­ce­sa­rio ser siem­pre­muy pru­den­tes a la ho­ra de com­par­tir in­for­ma­ción, por ejem­plo, por me­dio de las re­des so­cia­les.

En lo que va del año, en nues­tro país, des­gra­cia­da­men­te, han si­do ase­si­na­das 25 mu­je­res, la ma­yor par­te a ma­nos de hom­bres cos­ta­rri­cen­ses. Es irres­pon­sa­ble ase­gu­rar que los res­pon­sa­bles de esos crí­me­nes ha­yan si­do ex­tran­je­ros, dan­do a en­ten­der que los ma­les que pa­de­ce­mos vie­nen de fue­ra. Los cos­ta­rri­cen­ses no po­de­mos se­guir ali­men­tan­do mi­tos, co­mo que to­dos so­mos per­so­nas pa­cí­fi­cas, inofen­si­vas que van por la ca­lle di­cien­do siem­pre pu­ra vi­da. Los ti­cos de­be­mos ser au­to­crí­ti­cos y ver­nos en el es­pe­jo de la realidad. So­lo así po­dre­mos en­trar­les de ver­dad a to­dos los pro­ble­mas que nos afec­tan. Si pen­sa­mos que to­do an­da bien, que los “ma­los” vie­nen de fue­ra se­gui­re­mos es­tan­ca­dos en lo mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.