MEN­SA­JES CALIENTES

La Teja - - Pa’ Jugar -

Fe­liz con sus 20 años de ma­tri­mo­nioy­ma­dre de­dos­hi­jos­ya adul­tos, Mary­tri­ni Agui­lar no pro­yec­ta la ima­gen de una ex­per­ta en “sex­ting” ( men­sa­jes porno o eró­ti­cos). Pe­ro es­ta em­pre­sa­ria me­xi­ca­na, de 43 años, par­ti­ci­pó re­cien­te­men­te en un ta­ller de­di­ca­do a es­ta prác­ti­ca que pa­tro­ci­nó el go­bierno de Mé­xi­co.

“Me ha­ce sen­tir li­bre en la ex­pre­sión de mi sen­sua­li­dad, me ele­va la va­ni­dad y me da­mu­cha se­gu­ri­dad", con­fie­sa ella so­bre es­ta mo­da­li­dad, que con­sis­te en in­ter­cam­biar imá­ge­nes “ca­lien­te” me­dian­te dis­po­si­ti­vos mó­vi­les o elec­tró­ni­cos, afi­ción que dis­fru­ta con su es­po­so. Agui­lar es una de las gra­dua­das del ta­ller de­no­mi­na­do “Yo sex­teo, ¿tú sex­teas?”, or­ga­ni­za­do por el co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta Lu­cha­do­ras y pa­tro­ci­na­do por el mi­nis­te­rio de Cultura de Mé­xi­co, que de­fien­de el sex­ting co­mo un de­re­cho se­xual y de li­bre ex­pre­sión.

“Has­ta aho­ri­ta a na­die le he co­men­ta­do (de su par­ti­ci­pa­ción en el ta­ller). Yo creo que (mis ami­gas) sí lo ha­cen, pe­ro lo ven a lo me­jor más co­mo de jó­ve­nes. ¿Por qué lo va a ha­cer una ma­má de dos mu­cha­chos que es­tá ca­sa­da?”, con­fie­sa. De ca­be­llo ne­gro has­ta los hom­bros y ta­tua­jes vi­si­bles en el pe­cho y el bra­zo, Agui­lar se re­co­no­ce va­ni­do­sa y trans­gre­so­ra del es­te­reo­ti­po de ma­má me­xi­ca­na en la cua­ren­te­na. El ta­ller, di­ce, le dio con­fian­za. “Vi­mos que to­das so­mos igua­les, te­ne­mos co­sas que com­par­tir y se­guir abrién­do­nos, se­guir ex­plo­ran­do nues­tra se­xua­li­dad y nues­tra sen­sua­li­dad, ya que cual­quie­ra pue­de ser sen­sual”, di­ce.

Pe­ro la pa­ra­do­ja de un mundo co­nec­ta­do por tec­no­lo­gías de avan­za­da es que es­tas ha­cen que los pre­jui­cios crez­can con­vir­tien­do el sex­ting en un ar­ma de hu­mi­lla­ción y chan­ta­je di­ri­gi­da ca­si ex­clu­si­va­men­te con­tra mu­je­res.

El “re­ven­ge porn” o “por­no­ven­gan­za”, tér­mino acu­ña­do en el 2007 para re­fe­rir­se a la ex­hi­bi­ción no con­sen­ti­da de imá­ge­nes ín­ti­mas con fi­nes de aco­so o agre­sión, ha for­za­do la crea­ción de le­yes para cas­ti­gar­lo en ca­si 40 es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos y en paí­ses des­de In­gla­te­rra has­ta Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.