Ca­ba­lla­da hu­ma­na

GRU­PO PRO­PO­NE QUE DE­JE­MOS DE USAR FRA­SES CO­MO “AGA­RRAR AL TO­RO POR LOS CUER­NOS”

La Teja - - Portada - ✦ BR­YAN CAS­TI­LLO br­yan.cas­ti­[email protected]­te­ja.cr Cuan­do una per­so­nano

ac­túa rá­pi­do de­ci­mos que pa­re­ce una tor­tu­ga de dié­sel; cuan­do nos de­ci­di­mos a en­fren­tar una si­tua­ción que pa­re­ce com­pli­ca­da de­ci­mos que va­mos a aga­rrar el to­ro por los cuer­nos y cuan­do al­guien nos pro­vo­ca le pe­di­mos que no le ja­le el ra­bo a la ter­ne­ra.

Es co­mún oír fra­ses co­mo esas en mu­chos la­dos.

Bien, pues eso no le gus­ta para na­da a la or­ga­ni­za­ción Per­so­nas por el Tra­to Éti­co de los Ani­ma­les (PETA, por sus si­glas en inglés) que pro­po­ne de­jar de usar fra­ses co­mo esas por­que, di­cen, fo­men­tan la vio­len­cia ha­cia los ani­ma­les. No en­ten­de­mos có­mo se po­drían dar cuen­ta los ani­ma­li­tos que los hu­ma­nos di­cen, por ejem­plo, que fu­lano es una rata, que su­tano llo­ra lá­gri­mas de co­co­dri­lo o que la ne­ce­si­dad tie­ne ca­ra de pe­rro.

Pu­ra ocu­rren­cia. Eso de PETA pa­re­ce una sim­ple ca­ba­lla­da.

Para ese gru­po, co­men­ta­rios co­mo esos son dis­cri­mi­na­to­rios y se atre­ven a com­pa­rar­los con el len­gua­je ra­cis­ta y ho­mo­fó­bi­co, es de­cir, cuan­do las afec­ta­das son per­so­nas. So­lo fal­ta que se mo­les­ten por­que al­guien sue­ñe con un buen pe­da­zo de po­llo o de chi­cha­rrón o un buen pes­ca­di­to al aji­llo.

“Al igual que se vol­vió inacep­ta­ble uti­li­zar un len­gua­je ra­cis­ta, ho­mo­fó­bi­co o dis­cri­mi­na­to­rio con las per­so­nas con dis­tin­tas ca­pa­ci- da­des, las fra­ses que tri­via­li­zan la cruel­dad ha­cia los ani­ma­les se des­va­ne­ce­rán a me­di­da que más per­so­nas em­pie­cen a apre­ciar a los ani­ma­les por lo que son”, de­ta­lló la or­ga­ni­za­ción por me­dio de un tuit. ¿Qué pien­san de es­ta pro­pues­ta al­gu­nas per­so­nas que en Costa Rica tra­ba­jan cer­ca de ani­ma­les?

Nos ca­brean. Ro­cío Ro­drí­guez, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción De­fen­sa Ani­mal, di­jo que es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, le­jos de caer bien, lo que con­si­guen es ca­brear a la gen­te.

“Me pa­re­cee­xa­ge­ra­do, las fra­ses que usan los cos­ta­rri­cen­ses vie­nen de mu­chos años atrás, eso es­tá arrai­ga­do por­que nues­tros abue­los las usa­ban. Era una for­ma de des­cri­bir una si­tua­ción sin te­ner ma­la in­ten­ción, co­mo lo de per­der un ga­to”, co­men­tó. Se­gún Ro­drí­guez, es­ta idea que­da­rá co­mo el di­cho “pe­rro que ladra, no muer­de”, es de­cir, en pu­ra ha­bla­da por la fal­ta de apo­yo. Ella opi­na que lo que se de­be ha­cer es una cam­pa­ña que edu­que a la po­bla­ción para evi­tar agre­sio­nes con­tra los ani­ma­les o que los de­jen aban­do­na­dos.

“Me pa­re­ce que to­do es­to es una exa­ge­ra­ción, a los ani­ma­les hay que res­pe­tar­los pe­ro de­cir que por una cuan­tas pa­la­bras que se usan des­de ha­ce mu­cho tiem­po es de­ni­gran­te o dis­cri­mi­na­to­rio es al­go sin sen­ti­do”, de­ta­lló. Án­ge­les Acu­ña, res­ca­tis­ta in­de­pen­dien­te en De­sam­pa­ra­dos, di­jo que la pro­pues­ta no tie­ne ni pies ni ca­be­za y que es­ta or­ga­ni­za­ción, PETA, úl­ti­ma­men­te es­tá ha­cien­do la de las va­cas, si no se pa­sea en la en­tra­da lo ha­ce a la sa­li­da. “Es­ta no es la pri­me­ra vez que tie­nen esas ocu­rren­cias. Un pe­rro, un ga­to, un ca­ba­llo o cual­quier otro ani­mal no van a en­ten­der nin­gu­na de es­tas fra­ses. Es­tá com­pro­ba­do que ellos cap­tan la for­ma en la que uno les ha­bla, no pa­la­bras es­pe­cí­fi­cas. Per­so­nal­men­te me pa­re­ce una ri­di­cu­lez apo­yar­los por­que hay per­so­nas que sí es­tán sien­do dis­cri­mi­na­das y mal­tra­ta­das por su orien­ta­ción se­xual, su apa­rien­cia fí­si­ca o su na­cio­na­li­dad”.

Le ja­lan el ra­bo a la ter­ne­ra. Para el po­pu­lar comentarista tau­rino Jor­ge Ar­tu­ro González, más co­no­ci­do co­mo Ca­ñe­ro, la pro­pues­ta es una com­ple­ta ani­ma­la­da. “Esas ideas lo que ha­cen es que los pro­pios se­gui­do­res de esa or­ga­ni­za­ción se va­yan por­que son co­sas sin sen­ti­do, le es­tán ja­lan­do el ra­bo a la ter­ne­ra y cuan­do se dan cuen­ta ya na­die los si­gue, eso es fa­na­tis­mo”, di­jo Ca­ñe­ro, quien sa­be mu­cho de ani­ma­les.

Ca­ñe­ro sa­có las uñas y di­jo que, al con­tra­rio de lo que mu­chos pien­san, él es un de­fen­sor de los ani­ma­li­tos, in­clu­so nos di­jo que lo han in­sul­ta­do por­que lo con­si­de­ran un agre­sor de to­ros.

“A to­dos los ani­ma­les hay que cui­dar­los, Dios los pu­so en la Tie­rra para que acom­pa­ña­ran a las per­so­nas. No hay que mal­tra­tar­los, pe­ro tam­po­co se pue­den hu­ma­ni­zar, eso de­be que­dar cla­ro. Cual­quier per­so­na con un po­co de in­te­li­gen­cia y que no sea fa­ná­ti­ca ja­más acep­ta­rá una pro­pues­ta co­mo esa y si lo ha­ce ahí sí pue­do de­cir: ¡qué be­lle­za de ani­mal!”, aña­dió. Ve­re­mos qué pa­sa, ya que en Es­ta­dos Uni­dos se ha ha­bla­do de que la pro­pues­ta de PETA con­tem­pla san­cio­nar con tra­ba­jos co­mu­na­les a las per­so­nas que usen es­tas fra­ses. De mo­men­to es lo que es, una pro­pues­ta y en ca­so de apro­bar­se qui­zás sea cuan­do la rana eche pe­los.

“Más aga­rra­do que mono en ven­to­le­ro”

COM FO­TOS SHUTTERSTOCK.

“La ne­ce­si­dad tie­ne ca­ra de pe­rro”

“Pa­re­ce lo­ra en mo­sai­co”

“Más lar­go que pe­do de cu­le­bra”

“La cu­rio­si­dad ma­tó al ga­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.