Fá­bri­cas de ar­mas

REOS FA­BRI­CAN AR­MAS CON CE­PI­LLOS DE DIEN­TES Y CUAL­QUIER PE­DA­ZO DE ME­TAL

La Teja - - Portada - ✦ RO­CÍO SANDÍ ro­cio.san­[email protected]­te­ja.cr En cues­tión de

mi­nu­tos un pri­va­do de libertad pue­de con­ver­tir una cu­cha­ra o un ce­pi­llo de dien­tes en un ar­ma ca­paz de aca­bar con la vi­da de una per­so­na.

Ellos son ex­per­tos en trans­for­mar va­ri­llas de cons­truc­ción, tu­bos, pla­ti­nas, pe­da­zos de ma­lla, de per­lingy­has­ta cam­brio­nes de za­pa­tos en pun­zo­nes. Los cam­brio­nes son pie­zas de ace­ro que les dan re­sis­ten­cia a los za­pa­tos.

Wag­ner Gó­mez, je­fe de la ofi­ci­na de Pla­nes y Ope­ra­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, con­tó que ellos se sor­pren­den al ver la ha­bi­li­dad y el in­ge­nio que tie­nen los re­clu­sos para ha­cer esas trans­for­ma­cio­nes.

“Ha­cen es­tas co­sas tan rá­pi­do que uno que­da im­pre­sio­na­do. Aga­rran un pe­da­ci­to de es­co­ba y le me­ten un pe­da­zo de se­gue­ta y eso lo usan para cor­tar un per­ling. por ejem­plo. Yo du­ra­ría un año pe­ro esa gen­te en cin­co mi­nu­tos se lo lle­va (lo con­si­gue)”, de­ta­lló.

In­can­sa­bles. El ofi­cial di­jo que lu­chan por sa­car del al­can­ce de los pri­va­dos de libertad los ma­te­ria­les que les per­mi­ten fa­bri­car ar­mas, la pe­ri­cia de los de­lin­cuen­tes mu­chas ve­ces los su­pera.

Con­si­guen tu­bos y los ma­jan, lue­go ha­cen el cor­te y ya que­dan co­mo cu­chi­llos, tam­bién sa­can va­ri­llas o per­ling de las pa­re­des y otras par­tes de las cár­ce­les.

Hay es­truc­tu­ras en La Re­for­ma que no se han caí­do por obra y gra­cia de Dios, us­ted las to­ca y eso es­tá a pun­to de de­rrum­bar­se por que les han ida sa­can­do el me­tal. Do­nWag­ner con­tó que los reos no so­lo fa­bri­can es­te ti­po de ar­mas para de­fen­der­se o ata­car, sino tam­bién para ha­cer pla­ti­ca. “Apar­te de ser ins­tru­men­tos de de­fen­sa tam­bién son un ne­go­cio su­ma­men­te lu­cra­ti­vo. “Al­gu­nos hom­bres so­lo se de­di­can a cor­tar las pla­ti­nas, va­ri­llas y esas co­sas y a ven­der­las; ahí es don­de en­tra­mos no­so­tros co­mo ofi­cia­les a ha­cer re­vi­sio­nes y re­qui­sas para de­co­mi­sar es­te ti­po de ob­je­tos. Cuan­do la Policía les qui­ta esas ar­mas ellos se ven en la ne­ce­si­dad de re­po­ner­las y ahí si­gue cre­cien­do el ne­go­cio”, ex­pli­có. “Un cu­chi­llo cues­ta unos tres mil o cin­co mil co­lo­nes, de­pen­de de va­rias co­sas; en­tre más ce­rra­do sea el ám­bi­to en el que se dé la com­pra va a ad­qui­rir más va­lor, no­va­le lo­mis­mo en Mí­ni­ma Se­gu­ri­dad que en Me­dia­na Ce­rra­da”, ex­pli­có.

Mul­ti­usos. Gó­mez di­jo ade­más que los reos usan tam­bién las ar­mas para pro­te­ger otro ti­po de mer­can­cías, por ejem­plo te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y dro­gas que han lo­gra­do me­ter a las pri­sio­nes.

Los ofi­cia­les pe­ni­ten­cia­rios se en­cuen­tran ar­mas es­con­di­das en lu­ga­res de to­do ti­po, al­gu­nos es­tre­chos, otros al­tos y la ma­yo­ría muy co­chi­nos.

“No­so­tros a ve­ces nos que­da­mos asus­ta­dos de dón­de guar­dan esas co­sas: se ven ca­sos des­de que se me­ten cu­chi­llos en el rec­to, los me­ten en las cloa­cas, los suben a los te­chos, los me­ten en­tre las pa­re­des, en las col­cho­ne­tas, den­tro de los za­pa­tos y en la co­mi­da.

“Nor­mal­men­te es­tán en lu­ga­res don­de a la ma­yo­ría de per­so­nas le da­ría as­co me­ter la mano, en los ca­ños, en las cue­vas de las ra­tas, en­tre otros. To­dos los días se ha­cen re­vi­sio­nes y to­dos los días en­con­tra­mos co­sas prohi­bi­das”, de­ta­lló.

Lo ven con cal­ma. Don Wag­ner con­tó que cuan­do ha­cen re­vi­sio­nes y en­cuen­tran ob­je­tos prohi­bi­dos, en el 99% de los decomisos los reos no po­nen re­sis­ten­cia. Sa­ben que na­da pue­den ha­cer o se que­dan cal­ma­dos por­que ya tie­nen en al­gún la­do las ar­mas que sus­ti­tui­rán a las que les qui­tan.

“He­mos ve­ni­do ha­cien­do mu­chos ope­ra­ti­vos de lim­pie­za, sin em­bar­go, es muy com­pli­ca­do por las mis­mas es­truc­tu­ras ya que po­co des­pués de que no­so­tros les qui-

“Nor­mal­men­te es­tán en lu­ga­res don­de a la ma­yo­ría de per­so­nas le da­ría as­co me­ter la mano”. WAG­NER GÓ­MEZ JE­FE PLA­NES Y OPE­RA­CIO­NES

ta­mos las ar­mas, ellos bus­can el ma­te­rial para ha­cer otras. Lo que sí he­mos no­ta­do es que ya no sa­len cu­chi­llos tan gran­des, an­tes eran de has­ta se­ten­ta cen­tí­me­tros o más, aho­ra en pro­me­dio son cu­chi­llos pe­que­ños”, de­ta­lló.

Lim­pia en la Policía.

El je­fe po­li­cial di­jo que co­mo par­te de las me­di­das para sa­car de las cár­ce­les los pun­zo­nes y pu­ña­les he­chi­zos es­tán ha­cien­do una lim­pia en la Policía para sa­car a los co­rrup­tos que en al­gún mo­men­to han al­cahue­tea­do a los reos.

“Aho­ri­ta es­ta­mos ha­cien­do prue­bas to­xi­co­ló­gi­cas a un gru­po de ofi­cia­les de la Policía Pe­ni­ten­cia­ria se­lec­cio­na­dos al azar para ir lim­pian­do la ins­ti­tu- ción, ca­da una de esas prue­bas cues­ta unos ¢90 mil”, ase­gu­ró.

Es­ta es la se­gun­da eta­pa en la que se lle­van a ca­bo esas prue­bas en el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. La ins­ti­tu­ción in­for­mó que en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre del año an­te­rior se le hi­zo la prue­ba a 232 fun­cio­na­rios del Cen­tro de Aten­ción Ins­ti­tu­cio­nal (CAI) Jor­ge Ar­tu­ro Mon­te­ro (La Re­for­ma); Vil­ma Cur­ling Ri­ve­ra (El Buen Pas­tor), Jor­ge De Bra­vo (Co­co­rí), San Se­bas­tián, el Cen­tro Es­pe­cia­li­za­do Ofelia Vin­cen­zi, del Cen­tro de For­ma­ción Ju­ve­nil Zur­quí y de la Es­cue­la de Ca­pa­ci­ta­ción Pe­ni­ten­cia­ria.

210 de esas prue­bas die­ron un re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo y 22 sa­lie­ron po­si­ti­vo. De in­me­dia­to los je­rar­cas ini­cia­ron los trá­mi­tes para des­pe­dir a esos fun­cio­na­rios. Enel se­gun­do blo­que de prue­bas se han rea­li­za­do 170, de esas

161 re­sul­ta­ron ne­ga­ti­vas y 10 die­ron un re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Ellos tam­bién fue­ron des­pe­di­dos.

RA­FAEL PA­CHE­CO

Es­ta enor­me can­ti­dad de ar­mas he­chi­zas fue de­co­mi­sa­da a lo lar­go de seis me­ses.

Wag­ner Gó­mez mues­tra las ar­mas de­co­mi­sa­das en seis me­ses. El 17 de oc­tu­bre el reo Jimmy Joel Po­rras Abar­ca, de 23 años, mu­rió en La Re­for­ma al re­ci­bir va­rias pu­ña­la­das con un pun­zón he­chi­zo. Éles­ta­ba des­con­tan­do una­pe­na de 50 años por dos ho­mi­ci­dios.

Has­ta con pe­da­zos de ma­lla ha­cen pun­zo­nes.

La crea­ti­vi­dad de los pri­va­dos de libertad no tie­ne lí­mi­tes para bus­car ma­ne­ras de rom­per la ley.

Las ar­mas de­co­mi­sa­das van al TEC para que las ven­dan co­mo cha­ta­rra

FO­TOS RA­FAEL PA­CHE­CO.

Para los re­clu­sos cual­quier pe­da­zo de me­tal les sir­ve para sus pro­pó­si­tos de ar­mar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.