Ni Eva se la co­me­ría

VENDENDORES ESCONDIERON MAN­ZA­NAS EN LA BA­SU­RA

La Teja - - Nacionales - ✦ FRAN­KLIN ARRO­YO Y BE­LLA FLOR CALDERÓN fran­kli.arro­[email protected]­te­ja.cr

La policía Mu­ni­ci­pal de San Jo­sé reali­zó un ope­ra­ti­vo en el que de­co­mi­só mer­can­cías a los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, al­gu­nos de ellos escondieron man­za­nas en las bol­sas de ba­su­ra para des­pis­tar a las au­to­ri­da­des. O sea, esas ni Eva se las co­me­ría.

Un vi­deo que hi­cie­ron los ofi­cia­les es­te viernes en la ma­ña­na dio fe de la in­sa­lu­bre téc­ni­ca con la que bus­can eva­dir los con­tro­les.

Los ven­de­do­res es­con­den las bol­sas en la ba­su­ra cuan­do los ofi­cia­les se acer­can al lu­gar para ha­cer ins­pec­cio­nes re­gu­la­res, po­nien­do en ries­go la sa­lud de las per­so­nas que, por aho­rrar­se unos co­lo­nes, se la jue­gan com­prán­do­le a ellos.

No es la pri­me­ra. Se­gún la policía, es­ta es una prác­ti­ca co­mún de los ven­de­do­res, quie­nes ocul­tan los pro­duc­tos en si­tios co­mo al­can­ta­ri­llas, te­chos, me­di­do­res y ba­su­re­ros cuan­do pa­san y des­pués la vuelven a po­ner a la ven­ta.

Es­tos lu­ga­res son un ries­go para la sa­lud por­que la fru­ta o cual­quier otro ti­po de ali­men­to es­tá en con­tac­to con aguas con­ta­mi­na­das, in­sec­tos y roe­do­res que pue­den trans­mi­tir pe­li­gro­sas en­fer­me­da­des.

Isi­dro Cal­vo, je­fe de ope­ra­cio­nes de la Policía Mu­ni­ci­pal ex­pli­có que la Fuer­za Pú­bli­ca y el Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial hi­cie­ron equi­po para tra­tar de con­tro­lar las ven­tas am­bu­lan­tes que se rea­li­zan en el cen­tro de la ca­pi­tal.

“El ope­ra­ti­vo se reali­zó en la ave­ni­da cua­tro para con­tro­lar las ven­tas am­bu­lan­tes y res­pon­der a los de­li­tos que los ciu­da­da­nos de­nun­cia­ron”, ex­pli­có Cal­vo.

La re­co­men­da­ción es no com­prar na­da en la ca­lle, ex­cep­to en pues­tos au­to­ri­za­dos co­mo los chi­na­mos que cuen­tan con los per­mi­sos y las ins­ta­la­cio­nes para evi­tar que lo que us­ted va a lle­var a su ca­sa se con­ta­mi­ne y va­ya a in­to­xi­car a sus se­res que­ri­dos. Ries­go mor­tal. El pe­li­gro de­pen­de del ti­po de pro­duc­to que se com­pra, al­gu­nos ali­men­tos que se con­si­guen en las ca­lles de San Jo­sé ya es­tán co­ci­na­dos o pre­pa­ra­dos, co­mo la re­pos­te­ría o los man­gos con sal, que no se pue­de la­var para lim­piar­los y otros que, aun­que se la­ven no se tie­ne cla­ro con qué se con­ta­mi­na­ron. “Den­tro de las al­can­ta­ri­llas y es­te ti­po de si­tios hay una gran can­ti­dad de bac­te­rias que pue­den re­sul­tar muy no­ci­vas para el con­su­mo hu­mano, y pue­den pro­vo­car una in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria que en una per­so­na sa­na se re­du­ce a dia­rrea o vó­mi­to, pe­ro en un be­bé o ni­ño pe­que­ño pue­de lle­var­los has­ta la muer­te”, ex­pli­có el pa­tó­lo­go, Mai­kel Var­gas. El pro­fe­sio­nal ase­gu­ró que si los am­bien­tes a los que es­tán ex­pues­tos es­tán muy con­ta­mi­na­dos, con el sim­ple la­va­do de una fru­ta su­per­fi­cial con el agua del tu­bo no va a ser su­fi­cien­te para qui­tar las bac­te­rias y sus­tan­cias tan no­ci­vas co­mo las aguas ne­gras.

Es­ta con­ta­mi­na­ción pue­de pro­vo­car pro­ble­mas de sa­lud co­mo fie­bre y si la in­fec­ción se ex­tien­de fue­ra del sis­te­ma di­ges­ti­vo en pa­cien­tes que no tie­nen bue­nas de­fen­sas o ni­ños, pue­de pro­vo­car que la in­fec­ción se vuel­va tan gra­ve que le pro­vo­que la muer­te.

Imá­ge­nes no ap­tas para per­so­nas que pa­dez­can de as­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.