Che­pi­to y los ani­ma­les

La Teja - - Con Voz - Che­pi­[email protected]­te­ja.cr

Es­tá muy bien que en to­do el mundo ha­ya per­so­nas que se ocu­pan y se preo­cu­pan para queno ha­ya cruel­dad oa­ban­dono con­tra los ani­ma­les. Aho­ra, otra co­sa muy di­fe­ren­te es que los ani­ma­lis­tas ex­tre­mis­tas sal­gan con pro­pues­tas co­mo una que di­ce que de­je­mos de usar fra­ses del ti­po “aga­rrar al to­ro por los cuer­nos” o “ja­lar­le el ra­bo a la ter­ne­ra”.

Eso es lle­var una si­tua­ción al ex­tre­moy lo que lo­gra es­con­tra­rio a lo que bus­ca por­que a la gen­te le cho­ca y de­ja de ver con se­rie­dad al­go que de­be ser apo­ya­do co­mo es la prevención o el ata­que a la vio­len­cia con­tra los ani­ma­li­tos.

Y hay más. Hay en el mundo otras cau­sas mu­cho más ur­gen­tes que sa­car del ha­bla dia­ria fra­ses que, se­gún al­gu­nos, “ofen­den” a los ani­ma­les. Se pue­de ofen­der a las per­so­nas, no a los ani­ma­les. Los ani­ma­les no en­tien­den el len­gua­je de los hu­ma­nos por más que al­gu­nos tes­ta­ru­dos di­gan que sí.

Hay mu­chos se­res hu­ma­nos en si­tua­cio­nes de ries­go a quie­nes los ani­ma­lis­tas fa­ná­ti­cos ni al­zan a ver. Les pa­re­ce nor­mal que ha­ya per­so­nas dur­mien­do en ace­ras, ni­ños bus­can­do co­mi­daen ba­su­re­ros; ellos so­lo tie­nen ojos para los ani­ma­les ca­lle­je­ros. Na­da más.

Cual­quier ac­ti­vi­dad hu­ma­na lle­va­da a los ex­tre­mos de­ja de ser des­ta­ca­ble. Hay que de­fen­der y pro­te­ger a los ani­ma­les, sí, pe­ro no a costa de las li­ber­ta­des de las per­so­nas­que con de­cir “va­le más pá­ja­ro en mano” no le ha­cen daño ana­da ni a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.