“Mi­la­gro” en la cor­te

La Teja - - Mapamundi -

Un su­pues­to “mi­la­gro”, una ba­ta­lla de la pren­sa con­tra el se­cre­tis­mo y un sin­fín de apo­dos para iden­ti­fi­car a los nar­cos... Sin lu­gar a du­das no han fal­ta­do de­ta­lles cu­rio­sos en el pri­mer mes de jui­cio del capo me­xi­cano Joa­quín el “Cha­po” Guz­mán en una cor­te de Nue­va York.

Se es­pe­ra que el pro­ce­so con­tra el ex­je­fe del cár­tel de Si­na­loa, con­si­de­ra­do el ma­yor tra­fi­can­te de dro­ga ja­más juz­ga­do en Es­ta­dos Uni­dos, du­re unos cua­tro me­ses. Es­tos son al­gu­nos de los he­chos más inusua­les del jui­cio del si­glo.

Se­cre­to. La pa­la­bra se­cre­to apa­re­ce en ca­si to­dos los do­cu­men­tos de la cor­te: ni la pren­sa ni el pú­bli­co tie­nen ac­ce­so a gran par­te de las mo­cio­nes o co­mu­ni­ca­cio­nes le­ga­les en­tre los fis­ca­les, abo­ga­dos de­fen­so­res y el juez.

La Fis­ca­lía jus­ti­fi­ca par­te del se­cre­tis­mo en la pro­tec­ción de los tes­ti­gos, pre­sun­tos blan­cos de alia­dos del Cha­po, y pre­sen­ta mo­cio­nes para li­mi­tar los con­tra­in­te­rro­ga­to­rios, por ejem­plo so­bre su­pues­tos so­bor­nos del nar­co a los úl­ti­mos dos ex­pre­si­den­tes de Mé­xi­co.

El juez ha apo­ya­do gran par­te de las mo­cio­nes del go­bierno y ha ne­ga­do pe­di­dos de la pren­sa para te­ner más ac­ce­so a los do­cu­men­tos.

Por un cel. Em­ma Co­ro­nel, de 29 años, es ha­ce más de una dé­ca­da la es­po­sa del Cha­po, de 61, y la madre de sus hi­jas me­lli­zas, de sie­te años y na­ci­das en Es­ta­dos Uni­dos.

Una cur­vi­lí­nea ex­rei­na de be­lle­za, de lar­go ca­be­llo ne­gro, asis­te ca­da día al pro­ce­so, mi­ra sin ce­sar a su ma­ri­do des­de el ban­co del pú­bli- co y le son­ríe. Tam­bién le lle­va sus tra­jes, uno de ellos un Hu­go Boss.

Des­de la ex­tra­di­ción del Cha­po a Es­ta­dos Uni­dos ha­ce ca­si dos años, Co­ro­nel, que es me­xi­ca­na-es­ta­dou­ni­den­se, no pue­de vi­si­tar­lo ni to­car­lo. Su uso del te­lé­fono ce­lu­lar de un abo­ga­do de­fen­sor en la ca­fe­te­ría de la cor­te cau­só un re­vue­lo ha­ce unos días, pe­ro el juez Brian Co­gan mi­ni­mi­zó el in­ci­den­te. Es­tá prohi­bi­do en­trar a la cor­te con te­lé­fo­nos y cual­quier dis- po­si­ti­vo elec­tró­ni­co.

Apa­ri­ción mi­la­gro­sa. Los abo­ga­dos del Cha­po in­for­ma­ron que una es­ta­tui­lla del “san­to de los nar­cos”, Je­sús Mal­ver­de, un ban­di­do na­ci­do en 1870 en el es­ta­do me­xi­cano de Si­na­loa, cu­na del en­jui­cia­do, y que su­pues­ta­men­te re­par­tía lo ro­ba­do en­tre los po­bres, apa­re­ció mis­te­rio­sa­men­te en la sa­la de la cor­te uti­li­za­da por la de­fen­sa.

Días des­pués, la es­ta­tui­lla del bi­go­tu­do ban­di­do ve­ne­ra­do por el acu­sa­do des­apa­re­ció. “¿Dón­de es­tá Je­sús Mal­ver­de?”, tui­teó el abo­ga­do Eduar­do Ba­la­re­zo.

Po­lé­mi­co abo­ga­do. Los tuits de Ba­la­re­zo siem­bran po­lé­mi­ca. Uno de ellos fue el link de la can­ción ran­che­ra “Un pu­ño de tie­rra”, una de las fa­vo­ri­tas del Cha­po, que se­gún Mi­guel An­gel “Gor­do” Mar­tí­nez, un tes­ti­go del go­bierno, le to­ca­ron to­da la no­che fue­ra de su pri­sión an­tes de in­ten­tar ase­si­nar­lo por cuar­ta vez.

La Fis­ca­lía in­ter­pre­tó el tuit co­mo una ame­na­za a los ju­ra­dos y tes­ti­gos y pi­dió re­ga­ñar a Ba­la­re­zo.

El abo­ga­do tam­bién pro­vo­ca re­gu­lar­men­te por Twit­ter a los úl­ti­mos dos ex­pre­si­den­tes me­xi­ca­nos, con men­sa­jes co­mo “Tic... toc...”, o pre­gun­tan­do a En­ri­que Pe­ña Nie­to si aho­ra la­men­ta ha­ber ex­tra­di­ta- do al Cha­po a Es­ta­dos Uni­dos.

Dos ve­ces el ju­ra­do que­dó ató­ni­to cuan­do los fis­ca­les co­lo­ca­ron fren­te a ellos va­rios ki­los de co­caí­na in­cau­ta­da. La úl­ti­ma vez, el bro­mis­ta Ba­la­re­zo co­gió un la­dri­llo de dro­ga con las ma­nos des­nu­das, y cuan­do los fis­ca­les le pi­die­ron que usa­ra guan­tes, di­jo: “En es­te mo­men­to pre­ci­so un ener­gi­zan­te”.

Apo­dosy cla­ves. Joa­quín Guz­mán es co­no­ci­do co­mo el Cha­po, o sea, de ba­ja es­ta­tu­ra, o co­mo el Rá­pi­do, por­que cru­za­ba ve­loz­men­te la dro­ga a Es­ta­dos Uni­dos, o el Ar­qui­tec­to, por los tú­ne­les. ¿Su her­mano? El Po­llo. ¿Su so­cio en el car­tel de Si­na­loa? El Ma­yo. ¿Su men­tor? El Azul. ¿Su pro­vee­dor co­lom­biano? El Chu­pe­ta. ¿Su pi­lo­to y lue­go ge­ren­te en Ciudad de Mé­xi­co? El Gor­do o el To­lo­lo­che. ¿Un ex mano de­re­cha? El Li­cen­cia­do. ¿Y el hi­jo de es­te mano de­re­cha? Mi­ni Lic.

Du­ran­te el jui­cio se han es­cu­cha­do ca­da uno de esos apo­dos, ade­más de otro mon­tón de tér­mi­nos li­ga­dos al nar­co­trá­fi­co.

Por radio, al lle­gar los avio­nes car­ga­dos de co­caí­na a las pis­tas clan­des­ti­nas me­xi­ca­nas, los nar­cos uti­li­za­ban cla­ves para to­do. “Vino” era ga­so­li­na para re­car­gar los avio­nes, “mu­cha­chas” eran los avio­nes, “ca­mi­sas” era la co­caí­na, “do­cu­men­tos” era el di­ne­ro, con­tó el Gor­do, que sil­bó co­mo un pa­ja­ri­to an­te el ju­ra­do para mos­trar el có­di­go de “to­do bien”.

AP

El ma­yor con­tac­to que el Cha­po pue­de te­ner con su es­po­sa, Em­ma Co­ro­nel, es sa­lu­dar­la a lo le­jos.

AFP

Es­te es Je­sús Mal­ver­de, el san­to de los nar­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.