Ma­má an­ti­ma­dra­zos

La Teja - - Desde Sol - ✦ AN­DRÉS MO­RA an­dres.mo­[email protected]­te­ja.cr

Do­ña Ale­xan­dra Víl­chez ya se acos­tum­bró que a su hi­jo le pa­sen men­tan­do la madre. Sí, mien­tras Jimmy Ma­rín ha­ce de las su­yas con el He­re­diano es a ella a la que mu­chos afi­cio­na­dos en los es­ta­dios re­cuer­dan.

Do­ña Ale­xan­dra, tal vez, por esa ra­zón pre­fie­re ir al es­ta­dio so­lo cuan­do su hi­jo me­nor jue­ga en el Ela­dio Ro­sa­bal Cordero, ahí hay me­nos pro­ba­bi­li­da­des de que al­guien lo ofen­da a él o a ella por­que se su­po­ne que es­tán en­tre fa­mi­lia ro­jia­ma­ri­lla.

Y es que cuan­do lle­gan es­tas fa­ses fi­na­les, co­mo el par­ti­do que dispu­tarán el do­min­go en el Ale­jan­dro Mo­re­ra So­to an­te Ala­jue­len­se, la si­tua­ción se po­ne más ca­lien­te de lo nor­mal y los áni­mos se cal­dean.

“Cuan­do no es en He­re­dia lo apo­ya­mos en la ca­sa, mi es­po­so (Jimmy Ma­rín) y yo no nos per­de­mos los par­ti­dos. Me sien­to más tran­qui­la ahí, por mie­do no es, una vez fui­mos al Sa­pris­sa. Vie­ra que di­fí­cil que es (que le gri­ten al hi­jo), pe­ro me he te­ni­do que acos­tum­brar, al prin­ci­pio fue muy di­fí­cil, más si se dan cuen­ta que­so mos los pa­pás, le em­pie­za­na de­cir a uno de to­do y tra­tar­lo mal, siem­pre es a mí la que mien­tan, soy yo la fa­vo­re­ci­da”, re­co­no­ció do­ña Ale­xan­dra.

“Uno apren­de, has­ta en eso he ma­du­ra­do yo y he apren­di­do a li­diar con eso ca­da par­ti­do. Hay gen­te que no se ha da­do ni cuen­ta que yo soy la ma­má del que ma­drean, pe­ro al que ten­go que con­tro­lar es a mi es­po­so, yo le di­go ‘tran­qui­lo’, por­que se le da más y se al­te­ra, me di­ce: ‘pe­ro es a us­ted la que es­tán tra­tan­do mal’ y yo le di­go que no me es­tán qui­tan­do na­da, que es nor­mal por­que a to­dos tra­tan mal”.

Para es­ta ma­má ya es eta­pa su­pe­ra­da, aun­que con­fie­sa que due­le mu­cho cuan­do em­pie­zan a cri­ti­car de una fea ma­ne­ra.

Sa­cu­die­ron el ba­rrio. La fa­mi­lia Ma­rín Víl­chez es ve­ci­na de Cua­tro Rei­nas de Ti­bás y de una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar sa­cu­die­ron el ba­rrio des­pués de dos años

“Le em­pie­zan a de­cir a uno de to­do y tra­tar­lo mal, siem­pre es a mí la que mien­tan”. ALE­XAN­DRA VÍL­CHEZ MA­MÁ DE JIMMY MA­RÍN

deha ber­se pa­sa­do avi­vir ahí, pues son oriun­dos de Co­pey.

El jue­ves 1 de no­viem­bre, el Team fue cam­peón de la Li­ga Conca­caf, Jimmy anotó un gol cla­ve en Hon­du­ras con­tra el Mo­ta­gua en la fi­nal y la emo­ción tras­pa­só las pa­re­des.

“Fue muy va­ci­lón por­que te­ne­mos po­qui­tos años de vi­vir aquí en es­ta lo­ca­li­dad y no le ha­blo a nin­gún ve­cino ni na­da y ese día, con ese par­ti­do prin­ci­pal­men­te que fue­ron a ju­gar a Hon­du­ras, no­so­tros es­tá­ba­mos su­frien­do por­que co­mo iban per­dien­do, veía­mos fea la co­sa y cuan­do Jimmy hi­zo el gol ima­gí­ne­se, mi es­po­so gol­pea­ba pa­re­des, mi hi­ja (Alli­son) y yo gri­tá­ba­mos, cla­ro, la gen­te se­gu­ro se ima­gi­na que hu­bo un plei­to o a al­guien es­ta­ban ma­tan­do, pe­ro to­do era ale­gría”, re­cor­dó.

“Pe­ro al día si­guien­te, en la ma­ña­na, cuan­do mi hi­ja iba sa­lien­do a es­tu­diar, es­cu­chó a unas ve­ci­nas y una le co­men­ta­ba a la otra, ‘vio en esa ca­sa al­go pa­só, al­go tu­vo queha­ber pa­sa­do por­que se oían gri­tos’, en­ton­ces se vol­vió un señor y les di­jo que no era nin­gún pro­ble­ma, es que el mu­cha­cho que vi­ve ahí jue­ga con He­re­dia y fue el que me­tió el gol”, con­tó la or­gu­llo­sa ma­má.

Des­de ese mo­men­to to­do el ba­rrio com­pren­dió la si­tua­ción y aho­ra se ha ido re­gan­do la bo­la y los ve­ci­nos ya pa­san vien­do para la ca­sa, tam­bién le han da­do men­sa­jes a don Jimmy para que le di­ga a su hi­jo que no le ha­ga daño a Sa­pris­sa y que lo ad­mi­ran.

Con­vi­vir con la fa­ma. Do­ña Ale­xan­dra tam­bién ha sen­ti­do el cre­ci­mien­to de su hi­jo por­que en los cen­tros co­mer­cia­les ya tie­nen que dar­le un es­pa­cio para que se sa­que fo­tos o fir­me al­gu­nos au­tó­gra­fos a afi­cio­na­dos que lo re­co­no­cen, al­go que la ha­ce sen­tir más que or­gu­llo­sa.

El prin­ci­pal con­se­jo es que se man­ten­ga hu­mil­de por­que sino rá­pi­da­men­te en­tre ella y el pa­dre lo ba­jan de la nu­be.

“Ha si­do una eta­pa lin­da, la he­mos dis­fru­ta­do al má­xi­mo, ha si­do du­ro por­que uno su­fre cuan­do no jue­gan. Jimmy pe­que­ñi­to mu­chas ve­ces sa­lía llo­ran­do de un par­ti­do y de­cía ‘no vuel­vo más’ y te­nía­mos que ha­blar­le que era un pro­ce­so y no era fá­cil, que Dios te­nía to­do ba­jo con­trol por­que a ve­ces era en­tre­ne y en­tre­ne y ca­lien­ta y ca­lien­ta y ni un mi­nu­to”, re­cor­dó.

MAYELA LÓ­PEZ

Do­ña Ale y Allis­son apo­yan en to­do a Jimmy .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.