81

La Teja - - Desde Sol -

¿Has­ta dón­de son ca­pa­ces de lle­gar los afi­cio­na­dos por es­tar ahí?

Die­go Ro­zán, de 36 años, con­si­guió hos­pe­da­je en Ma­drid la mis­ma tar­de de la sus­pen­sión de la fi­nal, con­ver­san­do en el Mo­nu­men­tal du­ran­te las sie­te ho­ras de es­pe­ra del par­ti­do que no se ju­gó.

Allí co­no­ció a un es­pa­ñol, se­gui­dor de Ri­ver co­mo él, cu­yo fa­na­tis­mo lo ha­bía em­pu­ja­do a via­jar es­pe­cial­men­te para ver la fi­nal que no fue. Aho­ra es él quien le tien­de una mano del otro la­do del Atlán­ti­co.

Es­te em­plea­do de una em­pre­sa de se­gu­ri­dad pri­va­da ob­tu­vo un des­cuen­to usan­do las mi­llas de su tar­je­ta de cré­di­to para via­jar a Ma­drid.

“Es ca­si im­po­si­ble. Si no hu­bie­ra en­con­tra­do es­te mé­to­do de can­jear mi­llas y que otros hin­chas de Ri­ver se so­li­da­ri­cen para hos­pe­dar­me...”, di­ce con una son­ri­sa, fe­liz de ima­gi­nar lo que vi­vi­rá.

“Pe­dir per­mi­so en el tra­ba­jo y ade­lan­tar va­ca­cio­nes, fue un pro­ble­ma im­por­tan­te para mí”, ad­mi­te sin ol­vi­dar que en Ar­gen­ti­na el des­em­pleo al­can­za al 9,3% de la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va.

Ro­zán com­pró su en­tra­da de mil per­so­nas le ca­ben al es­ta­dio Ber­na­béu. ur­gen­cia por In­ter­net, y la pa­gó el do­ble de lo que le cos­tó el bo­le­to para la frus­tra­da fi­nal en el Mo­nu­men­tal. Pe­ro se en­co­je de hom­bros, son­ríe y ex­pli­ca que to­do va­le con tal de es­tar en “la fi­nal que to­do hin­cha de Ri­ver so­ña­ba”.

“Se­rá un via­je he­cho con mu­cho sa­cri­fi­cio, con muy po­ca pla­ta y más que na­da a la de­ri­va, yen­do con la ilu­sión del hin­cha”, di­jo.

Sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. La an­sie­dad se mez­cla con la frus­tra­ción por no po­der ver la fi­nal en ca­sa.

“Hoy ten­go una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad y a su vez de tris­te­za por­que al mi­rar para los cos­ta­dos mu­chos de los que sue­len es­tar en ca­da par­ti­do no van a es­tar. Voy a alen­tar por ellos”, afir­ma.

Para so­ñar, so­ñar en gran­de

AP

Es­te par de afi­cio­na­dos de Bo­ca y Ri­ver de­mues­tran que sí pue­den lle­var la fies­ta en paz.

AP

Hay gen­te que aún no se acos­tum­bra a que la fi­nal se jue­gue en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.