Chi­mue­lo vo­ló a Ti­qui­cia

Renato nos en­vía men­sa­je: “Cui­den a sus mas­co­tas”

La Teja - - Portada - ✦ FRAN­KLIN ARRO­YO fran­klin.arro­[email protected]­te­ja.cr Renato Ba­rre­ra

com­pró a su que­ri­do Chi­mue­lo, un pe­ri­qui­to de amor, cuan­do en una tien­da lo vio dé­bil y que las de­más aves lo te­nían ho­rri­ble, le pe­ga­ban, co­mo di­ce el ni­ño chi­leno.

Renato, de 13 años, se hi­zo fa­mo­so el miér­co­les cuan­do se po­pu­la­ri­zó un vi­deo en el que se le ve des­pi­dién­do­se de Chi­mue­lo, en­te­rrán­do­lo (con can­tos al Ave Ma­ría y a don Cris­to) y des­pués ba­ta­llan­do pa­ra que su pe­rra Cleo no se co­mie­ra el ca­dá­ver, al que lo­gra res­ca­tar (con al­go de ba­ba) pa­ra dar­le se­pul­tu­ra lue­go de “al­gu­nos in­con­ve­nien­tes”, co­mo di­ce en el vi­deo.

El chi­qui­to nos aten­dió ayer des­de San Ja­vier, una co­mu­ni­dad chi­le­na en la re­gión del Mau­le (300 ki­ló­me­tros al sur de San­tia­go) y al fi­nal de la con­ver­sa­ción has­ta en­vió un men­sa­je a los jó­ve­nes de Cos­ta Ri­ca: “cui­den a sus mas­co­tas por­que son se­res vi­vos y sien­ten, co­mo no­so­tros”.

Renato ama la na­tu­ra­le­za y se sor­pren­dió cuan­do le con­ta­mos que mu­chos en nues­tro país es­ta­ban ha­blan­do (y go­zan­do) con su his­to­ria.

Es­ta es la en­tre­vis­ta: –¿Cuán­to te­nía de te­ner a ese pe­ri­co?

El pe­ri­co lo te­nía des­de ha­ce año y me­dio y la pe­rra es mía, se lla­ma Cleo y tie­ne co­mo dos me­ses de es­tar con­mi­go. Le en­can­ta ju­gar con los pá­ja­ros, pe­ro creo que se lo que­ría co­mer, a ve­ces jue­ga y a ve­ces se los quie­re co­mer. Es una ra­za pa­ra ca­zar (wei­ma­ra­ner). –¿Re­ga­ñas­te a Cleo?

Mu­cho, es un buen pe­rro. Es muy ju­gue­to­na, pe­ro ese día sa­lió muy re­ga­ña­da.

– ¿Es cier­to que sos aman­te de los ani­ma­les y de bi­chi­tos y que los an­dás re­co­gien­do?

Sí, me gus­ta mu­cho la na­tu­ra­le­za. Me gus­ta atra­par in­sec­tos y lue­go los suel­to. –¿Te ha pi­ca­do al­guno? Sí, al­gu­nas ta­rán­tu­las que hay por mi ca­sa. –Cuan­do es­ta­bas ha­cien­do la ce­re­mo­nia por Chi­mue­lo, ¿quién te gra­ba­ba?

Mi her­ma­ni­to San­tia­go.

–¿A él tam­bién le gus­tan los ani­ma­les?

Sí le gus­tan, pe­ro no to­dos, so­lo al­gu­nos.

–¿Y por qué al pe­ri­qui­to le ha­bías pues­to Chi­mue­lo?

–Por­que en la pe­lí­cu­la “Có­mo en­tre­nar a tu dra­gón” hay un per­so­na­je que se lla­ma así, un dra­gón que tie­ne un pro­ble­ma en un ala y no pue­de vo­lar, co­mo le pa­só a mi pe­ri­co (que mu­rió, di­ce, de un ata­que al co­ra­zón).

–¿Có­mo lle­gó Chi­mue­lo a su vi­da?

Me lo com­pré en una tien­da. Lo vi muy dé­bil y los otros pe­ri­qui­tos le pe­ga­ban. Me dio lás­ti­ma.

Cuen­ta que a su Chi­mue­lo nun­ca le cre­cie­ron las alas y que ade­más le fal­ta­ban al­gu­nas plu­mas. “Siem­pre es­tu­vo me­dio com­pli­ca­do”, de­ta­lla.

–Bueno, los pe­ri­qui­tos de amor son de las po­cas aves que se pue­den te­ner en jau­las.

Pe­ro den­tro de la ca­sa pue­den an­dar suel­tos. Con no­so­tros an­da­ba suel­to y si hu­bie­ra vo­la­do, tam­bién hu­bie­ra an­da­do suel­to. –¿Cuán­tas mas­co­tas tie­ne? Apar­te de Cleo, seis pe­rros, un eri­zo, seis aves, un co­ba­yo (cui­lo), una tor­tu­ga de agua, un ca­ba­llo y un hu­rón.

–¿Qué pien­sa de que su vi­deo se ha­ya vi­ra­li­za­do en mu­chos paí­ses co­mo en Cos­ta Ri­ca?

Con­ten­to, muy con­ten­to por to­do el apo­yo que nos han da­do. Es­toy fe­liz de la vi­da.

–¿Qué sa­be de Cos­ta Ri­ca? Na­da. En reali­dad, na­da. –¿Sa­be quién es Key­lor Na­vas?

Sí, un por­te­ro.

–Usas Ins­ta­gram co­mo red so­cial, ¿cuán­tas so­li­ci­tu­des ha re­ci­bi­do?

165 mil en dos días. –¿Cuán­tas en­tre­vis­tas ha da­do?

Co­mo diez y cua­tro de ellas in­ter­na­cio­na­les. Yo fe­liz.

–En Cos­ta Ri­ca, la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­ses de Se­gu­ro So­cial hi­zo un me­me que di­ce ‘to­dos a la­var­se los dien­tes an­tes de dor­mir, así no le di­rán Chi­mue­lo. ¿Te cau­sa sor­pre­sa eso?

Sí, me cau­sa sor­pre­sa, pe­ro es­tá bien. El chi­mue­lo es al que le fal­tan dien­tes.

–¿Qué te han di­cho tu ma­má y tu pa­pá con to­do es­to?

Es­tán con­ten­tos por­que la gen­te se lo ha to­ma­do muy a bien. –¿Vas a com­prar otro pe­ri­co? Aún no lo sé.

COR­TE­SÍA GON­ZA­LO BA­RRE­RA.

A Renato le en­can­ta an­dar co­gien­do bi­chi­tos.

El ni­ño cuan­do des­pe­día a su ama­do Chi­mue­lo, que ya des­can­sa en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.