CON­SE­JOS PA­RA UNA MA­TER­NI­DAD EXI­TO­SA

Mamá joven - - SOY MAMÁ PSICOLOGÍA -

1

6 7 Com­pren­da que ser ma­dre no es si­nó­ni­mo de im­po­si­bi­li­dad pa­ra rea­li­zar otras ac­ti­vi­da­des. De­fien­da sus de­seos y me­tas, dis­fru­te ca­da mo­men­to y trans­mi­ta el va­lor del tra­ba­jo a los hi­jos.

Apar­te tiem­po pa­ra us­ted. De­dí­que­se al me­nos unos mi­nu­tos du­ran­te el día.

Acep­te que no exis­ten ma­dres per­fec­tas. No pue­de te­ner las res­pues­tas idó­neas pa­ra to­do y las equi­vo­ca­cio­nes son par­te de la vi­da. Eso de­be sa­ber trans­mi­tír­se­lo a sus hi­jos.

Quie­ra a sus hi­jos co­mo son. Por lo ge­ne­ral, no son co­mo los pro­yec­ta­mos y es ne­ce­sa­rio en­ten­der­lo.

Dis­tri­bu­ya las ta­reas y or­ga­ni­ce el tiem­po. Há­ga­lo de tal ma­ne­ra que pue­da te­ner es­pa­cios pa­ra com­par­tir con sus hi­jos, su pa­re­ja y per­so­na­les.

Pi­da ayu­da cuan­do la ne­ce­si­te. Bus­que re­des de apo­yo. Co­noz­ca sus li­mi­ta­cio­nes. No asu­ma si­tua­cio­nes que es in­ca­paz de so­bre­lle­var o que le pro­vo­can mu­cho es­trés. En esos ca­sos es muy im­por­tan­te apren­der a de­cir no. Re­cuer­de ser pa­re­ja. Un error co­mún es que las mu­je­res se de­di­quen a ser ma­más a tiem­po com­ple­to y des­cui­den la vi­da con sus es­po­sos o com­pa­ñe­ros. Es im­por­tan­te sa­car un es­pa­cio en for­ma pe­rió­di­ca pa­ra sa­lir y com­par­tir con la pa­re­ja.

De­le es­pa­cio a los hi­jos pa­ra que no de­pen­dan tan­to de us­ted y en­sé­ñe­les a res­pe­tar los es­pa­cios in­di­vi­dua­les de ca­da uno en ca­sa. Es­te pun­to ayu­da­rá a los hi­jos a ser in­de­pen­dien­tes y us­ted po­drá en­fo­car­se en otras ta­reas, sin de­jar de la­do el rol ma­terno.

Se­pa es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de­mo­crá­ti­cas don­de los hi­jos pue­dan opi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.