Apren­da a ser mamá

Es po­si­ble te­ner éxi­to co­mo mamá, sin ago­biar­se, ni per­der­se en el pro­ce­so co­mo mu­jer, es­po­sa y pro­fe­sio­nal.

Mamá joven - - SOY MAMÁ PSICOLOGÍA - Por Ma­ri­sol Mon­te­ro Car­va­jal, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y terapeuta

La ma­ter­ni­dad, so­bre to­do al prin­ci­pio, ge­ne­ra mu­chos cambios en las ru­ti­nas dia­rias de las mu­je­res, las horas pa­ra dor­mir, la vi­da en pa­re­ja y la pro­fe­sio­nal. Ade­más, nos im­po­ne­mos mu­chos re­tos y obli­ga­cio­nes y nos es­for­za­mos por­que nues­tro desem­pe­ño sea ca­si per­fec­to en nues­tras di­fe­ren­tes fa­ce­tas: ma­dres, tra­ba­ja­do­ras, com­pa­ñe­ras, ami­gas e hi­jas, en­tre mu­chos otras. Es­to pue­de lle­gar a ser com­pli­ca­do de ma­ne­jar, ge­ne­rar mu­cha an­gus­tia y frus­tra­ción.

Ser mamá es un rol que se va apren­dien­do. Nun­ca se sa­be a cien­cia cier­ta có­mo se de­be ac­tuar con los hi­jos y siem­pre hay si­tua­cio­nes com­ple­jas que es­ca­pan de nues­tro con­trol. Es nor­mal que a ve­ces has­ta lle­gue­mos a cues­tio­nar si es­ta­mos cum­plien­do bien o no nues­tro pa­pel, en­fren­te­mos sen­ti­mien­tos de cul­pa e in­se­gu­ri­dad. To­dos los se­res hu­ma­nos sen­ti­mos in­cer­ti­dum­bre an­te si­tua­cio­nes nue­vas y en ese pun­to es cla­ve re­vi­sar nues­tros re­cur­sos, ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les y li­mi­ta­cio­nes, pa­ra ma­ne­jar de for­ma aser­ti­va ca­da si­tua­ción.

Pro­cu­re dis­fru­tar su ex­pe­rien­cia de ma­dre, crea más en us­ted y sién­ta­se se­gu­ra de su tra­ba­jo. Lo más im­por­tan­te es in­ten­tar edu­car con amor. Exis­ten di­fe­ren­tes ma­ne­ras de crian­za y que al­guien ex­ter­ne una opi­nión con­tra­ria a la su­ya no sig­ni­fi­ca que lo es­té ha­cien­do mal. Cons­tru­ya so­bre lo que le sea útil, sin per­der de vis­ta que ca­da hi­jo es di­fe­ren­te y que de­be res­pon­der an­te sus ne­ce­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.