Otra for­ma de amar

En es­tos tiem­pos mo­der­nos, don­de tan­to pa­pá co­mo ma­má de­ben sa­lir a tra­ba­jar, de­di­car por lo me­nos me­dia ho­ra al día pa­ra dar ma­sa­jes y ca­ri­cias de amor al be­bé for­ta­le­ce­rá su víncu­lo afec­ti­vo.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ma­ría Gui­ller­mi­na Ja­ra, pe­da­go­ga y es­pe­cia­lis­ta en Desarrollo y Aten­ción In­te­gral de la Pri­me­ra In­fan­cia

El tac­to es un ele­men­to muy po­de­ro­so. Es un me­dio de co­mu­ni­ca­ción pri­ma­rio del ser hu­mano y el pri­mer sen­ti­do que en­tra en fun­cio­na­mien­to cuan­do na­ce el be­bé, que le per­mi­te ex­plo­rar pa­ra des­cu­brir don­de ter­mi­na su pro­pio cuer­po y don­de ini­cia su mun­do ex­te­rior. A tra­vés del tac­to se activan las en­dor­fi­nas y se se­gre­gan la oxi­to­ci­na y la pro­lac­ti­na, hor­mo­nas que cau­san en nues­tro or­ga­nis­mo sen­sa­ción de bie­nes­tar, pla­cer y se­gu­ri­dad.

De ahí que el masaje in­fan­til brin­da múl­ti­ples be­ne­fi­cios al be­bé y a sus pa­dres. Uno de los más im­por­tan­tes es ex­pre­sar amor y for­ta­le­cer el víncu­lo afec­ti­vo y el ape­go en­tre ellos, esa co­ne­xión cer­ca­na y amo­ro­sa que se ini­cia en la ma­dre des­de que tie­ne a su hi­jo en el vien­tre y en el pa­dre des­de el mo­men­to en que lo car­ga en bra­zos, y con­ti­núa a lo lar­go de sus vi­das, por siem­pre.

Du­ran­te la se­sión de masaje, el be­bé tie­ne con­tac­to fí­si­co con la ma­dre o el pa­dre que se lo brin­da y ade­más com­par­ten mi­ra­das, son­ri­sas, pa­la­bras ca­ri­ño­sas y tiem­po de aten­ción de ca­li­dad. Ese ti­po de ex­pe­rien­cias afec­ti­vas y sen­so­ria­les le per­mi­ten a pa­dres e hi­jos co­no­cer­se mu­tua­men­te me­dian­te el len­gua­je cor­po­ral, jue­gos y cui­da­dos dia­rios y for­ta­le­cen los sen­ti­mien­tos de pro­xi­mi­dad, ca­ri­ño y de­seos de pro­tec­ción al nue­vo ser. Ade­más, brin­da se­gu­ri­dad y con­fian­za al be­bé y lo fa­cul­ta pa­ra adap­tar­se al me­dio ex­terno que le ro­dea, con sus im­pli­ca­cio­nes emo­cio­na­les, de apren­di­za­je so­cial, es­truc­tu­ra­ción de la per­so­na­li­dad y desarrollo cog­ni­ti­vo.

EL MASAJE IN­FAN­TIL AYU­DA A QUE PA­DRES E HI­JOS SE RELAJEN Y OL­VI­DEN EL ES­TRÉS QUE GE­NE­RA LA VI­DA CO­TI­DIA­NA, A LA VEZ QUE SE CO­NEC­TAN A NI­VEL EMO­CIO­NAL.

El masaje es muy es­ti­mu­lan­te pa­ra los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.