Vi­vir so­la…

Tips pa­ra ele­gir el apar­ta­men­to que más se adap­te a sus ne­ce­si­da­des.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ana Sey­di Ló­pez, pre­si­den­ta de la Cámara Cos­ta­rri­cen­se de Co­rre­do­res de Bie­nes Raí­ces.

Vi­vir so­la y ele­gir “la ca­sa ideal” im­pli­ca asu­mir una gran res­pon­sa­bi­li­dad y en el ca­so de las ma­dres sol­te­ras o di­vor­cia­das eso re­quie­re de un po­co más de pla­ni­fi­ca­ción y or­ga­ni­za­ción. Les com­par­to al­gu­nos tips úti­les.

1

Pre­su­pues­to: Em­pie­ce por ana­li­zar su po­si­ción fi­nan­cie­ra. Pa­ra to­dos los pre­su­pues­tos hay op­cio­nes de vi­vien­da. De­ter­mi­ne cuán­to di­ne­ro tie­ne pa­ra dar de pri­ma (ge­ne­ral­men­te se pi­de el 20% del va­lor de la pro­pie­dad) y mi­da su ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to; lo óp­ti­mo es que los ban­cos le reali­cen un preaná­li­sis. Fi­nal­men­te, es­ta­blez­ca cuán­to pue­de des­ti­nar pa­ra el pa­go de la men­sua­li­dad.

2

De­fi­na sus ne­ce­si­da­des de es­pa­cio: To­me en cuen­ta el nú­me­ro de miem­bros del ho­gar, la can­ti­dad de dor­mi­to­rios y de ba­ños ne­ce­sa­rios, es­pa­cios de par­queo, si re­quie­re o no jar­dín (pen­sar en la mas­co­ta) y ne­ce­si­da­des pro­pias o de sus hi­jos, si los tie­ne. Va­lo­re tam­bién, con ba­se en su dinámica de vi­da, si re­quie­re de co­ci­na in­te­gra­da o no, cuar­to de ser­vi­cio y áreas co­mu­nes, o si no va a usar esos es­pa­cios, ect.

3

Ubi­ca­ción: Es im­por­tan­te ana­li­zar los lu­ga­res don­de se desa­rro­lla su vi­da: dón­de tra­ba­ja, dón­de es­tu­dian los hi­jos, dón­de rea­li­za ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y sus com­pras y dón­de es­tá su red de apo­yo. Vi­vir cer­ca de to­do les fa­ci­li­ta­rá la vi­da y aho­rra­rá en trans­por­te.

4

Gas­tos re­la­cio­na­dos con la pro­pie­dad: En el pre­su­pues­to men­sual de­be con­tem­plar ru­bros co­mo la cuo­ta de con­do­mi­nio, jar­di­ne­ro y re­pa­ra­cio­nes; y en el pre­su­pues­to anual, el pa­go de im­pues­tos mu­ni­ci­pa­les y se­gu­ros de la pro­pie­dad, en­tre otros.

5 Ase­só­re­se an­tes de to­mar una de­ci

sión: Es cier­to que la bús­que­da de una pro­pie­dad se pue­de ha­cer me­dian­te re­co­rri­dos por las zo­nas desea­das, con­sul­tas por in­ter­net y en me­dios im­pre­sos, pe­ro mi re­co­men­da­ción es uti­li­zar un co­rre­dor pro­fe­sio­nal de bie­nes raí­ces. Un ex­per­to le mos­tra­rá las me­jo­res op­cio­nes de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des, gus­to y pre­su­pues­to y re­vi­sa­rá el es­ta­do le­gal de la pro­pie­dad y los con­tra­tos a fir­mar.

Una vez que ha­ya rea­li­za­do to­dos los pa­sos y en­cuen­tre la pro­pie­dad ideal, no lo pien­se más… ¡Ha­ga su ofer­ta con se­gu­ri­dad y de­léi­te­se con su nue­vo ho­gar!

Tó­me­se su tiem­po pa­ra en­con­trar el ho­gar ideal.

Tó­me­se su tiem­po pa­ra en­con­trar el ho­gar ideal.

Pro­cu­re con­tar con un aho­rro que le per­mi­ta cu­brir la pri­ma.

La ase­so­ría de un pro­fe­sio­nal es lo me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.