Feng shui en la co­ci­na

Ha­ga de ella un altar a la sa­lud, la fa­mi­lia y el pla­ne­ta.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Isi­de Sarmiento, ase­so­ra de Feng Shui

En la co­ci­na ha­bi­ta el dios del ho­gar, se­gún los asiá­ti­cos. Se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la sa­lud y la pros­pe­ri­dad de los ha­bi­tan­tes de la ca­sa y es el lu­gar don­de re­co­bra­mos nues­tra fuerza y ener­gía, de ahí la im­por­tan­cia de com­par­tir­la con la gen­te que se ama.

In­di­fe­ren­te­men­te de la orien­ta­ción o tri­gra­ma que ten­ga la es­tan­cia, arre­glos con sen­ti­do co­mún le per­mi­ti­rán ac­ti­var en ella el Feng Shui, cien­cia mi­le­na­ria pa­ra cap­tu­rar y crear bue­na ener­gía y vi­vir en equi­li­brio con el en­torno. Le brin­do al­gu­nos con­se­jos cla­ves.

EL FENG SHUI PER­MI­TE PO­TEN­CIAR LA BUE­NA ENER­GÍA EN LA CO­CI­NA Y EL CA­LOR DEL HO­GAR.

1 Co­lo­que un ta­zón her­mo­so con fru­ta fres­ca pa­ra co­mer. Ali­men­tos co­mo me­lo­co­tón, pi­ña, na­ran­ja, ci­rue­la y ma­ní sim­bo­li­zan lon­ge­vi­dad, sa­lud, pros­pe­ri­dad, abun­dan­cia y cre­ci­mien­to. Tam­bién pue­de co­lo­car imá­ge­nes de fru­tas. 2 To­me en cuen­ta la ubi­ca­ción.

Los me­jo­res lu­ga­res son al su­r­es­te y el es­te, que sig­ni­fi­can pros­pe­ri­dad y sa­lud. Si se en­cuen­tra en esos pun­tos, uti­li­ce co­lo­res co­mo ver­des, azu­les o ne­gros en la de­co­ra­ción. Si su co­ci­na es­tá al no­roes­te (via­jes, be­ne­fac­to­res, nue­vos clien­tes) uti­li­ce de­co­ra­ción me­tá­li­ca, blan­ca y re­don­dea­da e in­tro­duz­ca el ele­men­to tie­rra. Eso le in­cre­men­ta­rá la ener­gía al pa­triar­ca de la ca­sa. 3 La pre­sen­cia de plan­tas y luz

es im­por­tan­te. Atraen la bue­na

ener­gía.

4 agua)El fre­ga­de­ro­de­be de es­tar (ele­men­to­tan le­jos del co­mo sea po­si­ble de la es­tu­fa (ele­men­to del fue­go). Si es­tán a la par, es ne­ce­sa­rio con­ci­liar am­bos ele­men­tos con una plan­ta sem­bra­da, de ho­jas re­don­dea­das y sin es­pi­nas. 5 No ten­ga cu­chi­llos con el fi­lo

en ex­hi­bi­ción. Crean cha shar, un ti­po de ener­gía pun­zan­te que es me­jor evi­tar. 6 Evi­te ex­po­ner ce­bo­llas y ajo en

lu­ga­res vi­si­bles. Se con­si­de­ra que esos ali­men­tos es­tán en un es­ta­do de de­cai­mien­to su­til. 7 Se re­co­mien­da pin­tar­la con to­nos ba­sa­dos en la tie­rra.

Los ocres, ama­ri­llos y te­rro­sos son co­lo­res cá­li­dos que es­ti­mu­lan el pla­cer de co­ci­nar y evi­tan la frial­dad, que cau­sa un efec­to con­tra­rio.

Pro­cu­re que su co­ci­na ten­ga bue­na ilu­mi­na­ción y sea aco­ge­do­ra.

Las fru­tas son sím­bo­lo de sa­lud y pros­pe­ri­dad.

Los co­lo­res ocre es­ti­mu­lan el pla­cer de co­ci­nar.

Las plan­tas atraen bue­na ener­gía.

Los cu­chi­llos nun­ca de­ben de ex­hi­bir­se con el fi­lo ex­pues­to.

Al­ma­ce­ne las ce­bo­llas en lu­ga­res que no sean vi­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.