Pro­teí­na pre­mium pa­ra tu be­bé

La in­fan­cia es un pe­río­do de vi­da crí­ti­co pa­ra es­ta­ble­cer ade­cua­dos há­bi­tos nu­tri­cio­na­les y lo­grar un desarrollo sano. Ele­gir una ali­men­ta­ción con pro­teí­na de al­ta ca­li­dad y com­po­nen­tes adi­cio­na­les es vi­tal pa­ra el ade­cua­do desarrollo de tu hi­jo.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ma­ría Ya­nory Oban­do

Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da, la le­che ma­ter­na es in­su­pe­ra­ble ya que cu­bre to­das las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de tu hi­jo, ade­más de brin­dar­le la­zos afec­ti­vos y emo­cio­na­les imprescindibles. Des­pués de esa edad, ne­ce­si­tan com­ple­men­tar su ali­men­ta­ción pa­ra ob­te­ner una fuen­te adi­cio­nal de pro­teí­na y otros nu­trien­tes. Ese mo­men­to sue­le coin­ci­dir tam­bién con el reaco­mo­do pau­la­tino de tu ru­ti­na la­bo­ral y, por lo tan­to, ele­gir muy bien los ali­men­tos con los que com­ple­men­ta­rás la nu­tri­ción de tu pe­que­ño se vuel­ve un asun­to prio­ri­ta­rio.

Es im­por­tan­te que con­ten­ga pro­teí­nas de ca­li­dad o al­to va­lor bio­ló­gi­co, que son aque­llas que el cuer­po no pro­du­ce y ne­ce­si­ta ad­qui­rir de los ali­men­tos, que ade­más son fá­ci­les de di­ge­rir. Una fuen­te ri­ca en pro­teí­na es la le­che, sin em­bar­go, la le­che de va­ca no es ade­cua­da pa­ra ni­ños en eda­des tem­pra­nas ya que pue­de traer com­pli­ca­cio­nes a lar­go pla­zo.

Las pro­teí­nas son las sus­tan­cias nu­tri­ti­vas que más fun­cio­nes desem­pe­ñan en el or­ga­nis­mo. Se en­cuen­tran en­tre los 3 prin­ci­pa­les ma­cro­nu­trien­tes, ba­se pa­ra el cre­ci­mien­to y desarrollo de ór­ga­nos co­mo ce­re­bro, co­ra­zón, pul­mo­nes, hue­so y piel, en­tre otros. Son los “la­dri­llos” que for­man las co­lum­nas de la es­truc­tu­ra cor­po­ral y ayu­dan en la re­pa­ra­ción y man­te­ni­mien­to de los te­ji­dos da­ña­dos.

Ade­más, con­tri­bu­yen con la ab­sor­ción y re­pa­ra­ción de otros nu­trien­tes, trans­por­tan oxí­geno y au­men­tan las de­fen­sas. Un con­su­mo de­fi­ci­ta­rio pue­de des­en­ca­de­nar al­te­ra­cio­nes co­mo so­bre­pe­so u obe­si­dad, en­tre otros.

Por otra par­te, los ali­men­tos que con­tie­nen fer­men­tos lác­ti­cos son efi­ca­ces pa­ra me­jo­rar el bie­nes­tar di­ges­ti­vo e im­mu­no­ló­gi­co.

Si tie­nes du­das, siem­pre pue­des pre­gún­ta­le a tu pe­dia­tra, él te ase­so­ra­rá so­bre la me­jor nu­tri­ción pa­ra tu be­bé.

LOS NI­ÑOS PE­QUE­ÑOS RE­QUIE­REN UNA MA­YOR CAN­TI­DAD DE PRO­TEÍ­NAS POR CA­DA KI­LO DE PE­SO EN COM­PA­RA­CIÓN A LOS ADUL­TOS, DE­BI­DO A SU CRE­CI­MIEN­TO ACE­LE­RA­DO Y PA­RA EL MAN­TE­NI­MIEN­TO DE SUS ÓR­GA­NOS Y TE­JI­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.