8 RE­CO­MEN­DA­CIO­NES DE ORO

Mamá joven - - SOY MUJER PSICOLOGÍA -

• Cui­de el co­ra­zón de sus hi­jos. Nun­ca de­be lle­nar­los de re­sen­ti­mien­to con­tra el pa­dre au­sen­te y evi­te ha­blar mal de él de­lan­te de ellos. Sea cons­cien­te de que, aun­que es­té se­pa­ra­da, una par­te de los dos pa­dres per­ma­ne­ce­rá uni­da a tra­vés de la vi­da de los hi­jos; to­do lo que sien­ta de for­ma ne­ga­ti­va ha­cia su ex­pa­re­ja, tam­bién lo re­ci­bi­rán ellos, in­di­rec­ta­men­te.

• Acom­pa­ñe a sus hi­jos en el pro­ce­so de due­lo. Du­ran­te la se­pa­ra­ción, pue­den lle­gar a cul­par­se de la de­ci­sión de sus pa­dres.

• No uti­li­ce a los ni­ños pa­ra da­ñar a su ex­cón­yu­ge, co­mu­ni­car men­sa­jes o tra­tar de re­cu­pe­rar­lo. Resultan he­ri­dos si son usa­dos co­mo ins­tru­men­tos en las pug­nas de po­der en­tre los es­po­sos.

• No nie­gue el de­re­cho a sus hi­jos de ver a su ex­pa­re­ja. No se de­je lle­var por ira, hos­ti­li­dad, sen­ti­mien­to de cul­pa o de­seos de ven­gan­za. Los hi­jos ne­ce­si­tan tan­to una ma­dre co­mo un pa­dre.

• No tra­te de ser ma­dre y pa­dre a la vez. So­lo pue­de ser una gran ma­dre o un gran pa­dre; eso es su­fi­cien­te pa­ra que sus hi­jos ten­gan éxi­to y su­peren el do­lor del di­vor­cio.

• No obli­gue a sus hi­jos a desem­pe­ñar el pa­pel del es­po­so o es­po­sa au­sen­te. Ellos so­lo son ni­ños, no sus con­fi­den­tes ni un ami­go con quien ha­blar y llo­rar.

• To­me el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra su­pe­rar el do­lor de la se­pa­ra­ción. Cuan­do la acep­ta­ción ven­ga y se re­cu­pe­re la es­pe­ran­za, es ho­ra de des­cu­brir las ha­bi­li­da­des ocul­tas, la ca­pa­ci­dad pa­ra vol­ver a soñar y la des­tre­za pa­ra re­cons­truir un nue­vo pro­yec­to de vi­da. Sus hi­jos la ne­ce­si­tan co­mo una per­so­na ca­paz de ver la vi­da con ilu­sión y es­pe­ran­za.

• Ten­ga un gru­po de apo­yo. Ami­gos que le ayu­den, le acon­se­jen, le es­cu­chen y le acom­pa­ñen en el pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.