Mamá joven

Ob­tén la ca­rre­ra que me­re­ces en 4 pa­sos

Trans­for­ma tus in­se­gu­ri­da­des en con­fian­za an­tes de em­pe­zar un pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to y desa­rro­llo en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

- Por Mi­che­lle de Mat­heu, di­rec­to­ra de The Soul Sty­list Career · Lifehacks

Tal vez creas que es el mo­men­to de pe­dir un as­cen­so, ex­plo­rar nue­vos ai­res en otra em­pre­sa o de cam­biar la di­rec­ción de tu ca­rre­ra, ya sea em­pren­dien­do o en otro gi­ro de in­dus­tria. Bus­cas desa­rro­llar más tu po­ten­cial, pe­ro no sa­bes por dón­de em­pe­zar, y te in­va­den pen­sa­mien­tos pe­si­mis­tas, co­mo: “No es­toy se­gu­ra de te­ner to­das las cua­li­da­des re­que­ri­das”, “ne­ce­si­to pre­pa­rar­me más, pe­ro no ten­go tiem­po”, “con­se­guir tra­ba­jo es­tá di­fí­cil; me­jor me que­do don­de es­toy”, “es­pe­ra­ré otro mo­men­to pa­ra pe­dir el as­cen­so o lle­nar la so­li­ci­tud”…

No es­tás so­la en ese di­le­ma. Es co­mún so­ñar en gran­de y que­rer crear un ne­go­cio o di­se­ñar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de al­to ni­vel. Pa­ra atre­ver­te a ac­tuar, de­bes en­fo­car­te, ha­cer cam­bios y te­ner la

AL­CAN­ZAR UNA NUE­VA PO­SI­CIÓN LA­BO­RAL TE PER­MI­TI­RÁ CRE­CER EN DI­FE­REN­TES CAM­POS Y, SEA CUAL SEA TU NI­VEL, TAM­BIÉN DE­BES PRO­CU­RAR APOR­TAR AL DESA­RRO­LLO DE LAS PER­SO­NAS CON LA QUE INTERACTÚA­S EN EL DÍA A DÍA.

men­ta­li­dad ade­cua­da pa­ra lle­gar al ob­je­ti­vo.

Guía pa­ra te­ner éxi­to en el pro­ce­so de evo­lu­ción pro­fe­sio­nal 1 Des­haz­te de las creen­cias li­mi­tan­tes que mi­ni­mi­zan tu gran­de­za.

Haz una mi­ra­da in­tros­pec­ti­va de ti mis­ma y per­mí­te­te ser ho­nes­ta: ob­ser­va tus patrones men­ta­les, rea­li­za un in­ven­ta­rio de tus creen­cias (po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas), to­ma cons­cien­cia de los re­tos que la men­te nos pue­de pro­po­ner con la in­ten­ción de pro­te­ger­nos de lo desconocid­o y usa tus con­vic­cio­nes co­mo una guía per­so­nal pa­ra for­ta­le­cer tus de­ci­sio­nes. Respóndete lo si­guien­te: ¿De qué for­ma mis pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes re­fuer­zan ideas ba­sa­das en la ca­ren­cia? ¿Cuál es mi diá­lo­go in­terno cuan­do sueño y pien­so dón­de quie­ro es­tar en el fu­tu­ro? ¿Cuán­tas ve­ces he de­ja­do de ha­cer al­go por­que he con­si­con­si de­ra­do que es me­jor es­pe­rar has­ta que las con­di­cio­nes sean óp­ti­mas?

2 Pro­cu­ra te­ner cla­ri­dad y en­fo­que.

La ener­gía flu­ye ha­cia dón­de va la aten­ción, en lo que te en­fo­cas, creas y po­ten­cias. De ahí la im­por­tan­cia de evi­tar in­fluen­cias ne­ga­ti­vas so­bre la me­ta prin­ci­pal y de ser real­men­te ho­nes­ta con­ti­go mis­ma so­bre qué es lo que quie­res, por­qué lo quie­res y qué es­tás dis­pues­ta a in­ver­tir pa­ra ob­te­ner­lo.

3 Pro­cla­ma me­re­ci­mien­to y con­fian­za.

Ele­va tus es­tán­da­res y el uni­ver­so te en­con­tra­rá ahí. Re­co­no­cer, des­de lo más pro­fun­do, tu va­lor, for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des es vi­tal pa­ra mar­car una di­fe­ren­cia y ob­te­ner lo que an­he­les en la vi­da. Eso no sig­ni­fi­ca creer­se más, ni me­nos que na­die; es co­no­cer y acep­tar tus ca­pa­ci­da­des. Ca­da per­so­na tie­ne do­nes es­pe­cia­les que apor­tar al mun­do, de una for­ma úni­ca. Cuan­do re­co­no­ces tu pro­pó­si­to y va­lo­ras tu con­tri­bu­ción, en­se­ñas a los de­más a ha­cer­lo tam­bién.

4 Pen­sar me­nos y ha­cer más.

Una vez que tie­nes tu in­ven­ta­rio de creen­cias, cla­ri­dad y en­fo­que, de­bes di­se­ñar un plan de ac­ción. La es­tra­te­gia de­be ba­sar­se en in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to real del pues­to e in­dus­tria, así co­mo de los re­cur­sos de los que dis­po­nes pa­ra ayu­dar­te a al­can­zar el ob­je­ti­vo. Tam­bién es ne­ce­sa­rio te­ner muy cla­ros tus lí­mi­tes, pun­tos ne­go­cia­bles y no ne­go­cia­bles. An­tes de dar el pa­so, de­bes es­tar muy se­gu­ra de la pro­pues­ta y la de­ci­sión.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica