Cos­ta Ri­ca, ca­pi­tal mun­dial de la in­no­va­ción so­cial

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Opinión - IN­NO­VA­CIÓN CARÏCACO Car­ta al Go­bierno: Fe­li­pe Cas­tro Tru­que

Cos­ta Ri­ca lo hi­zo an­tes, crea­mos un país pa­ra el bie­nes­tar co­lec­ti­vo y el pro­gre­so so­cial. Ins­ti­tu­cio­na­li­zar la so­li­da­ri­dad y hu­ma­ni­zar las em­pre­sas, esas fue­ron las pro­me­sas. Hoy te­ne­mos otros re­tos y de­be­mos dar nue­vos pa­sos jun­tos, hacia el em­pren­di­mien­to con pro­pó­si­to y la in­no­va­ción po­lí­ti­ca y so­cial. En las dos car­tas an­te­rio­res, a las or­ga­ni­za­cio­nes y a las per­so­nas, com­par­tí un men­sa­je de mo­ti­va­ción pa­ra que las em­pre­sas sean es­pa­cios de for­ma­ción con­ti­nua y que los in­di­vi­duos cul­ti­ve­mos la In­te­li­gen­ciaem­pren­de­do­ra, esa que com­bi­na ha­bi­li­da­des téc­ni­cas y blan­das, una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to y crear equi­li­brio en­tre men­te y co­ra­zón, co­no­ci­mien­tos y pa­sión.

Cal­zar al cam­pe­sino, dar de co­mer en la es­cue­la al ni­ño, es­te fue el ideal que nos ayu­dó a ca­mi­nar un sen­de­ro nue­vo en el que más per­so­nas pu­die­ran tran­si­tar y so­ñar. Es­te im­pul­so vi­sio­na­rio que he­re­da­mos, nos con­vir­tió en el país que me­jor tra­du­ce el desa­rro­llo eco­nó­mi­co en bie­nes­tar so­cial. Las na­cio­nes del mun­do ven en Cos­ta Ri­ca hoy un fa­ro de es­pe­ran­za pa­ra el cam­bio glo­bal. Desa­rro­llo hu­mano, fe­li­ci­dad, lon­ge­vi­dad, paz, re­fo­res­ta­ción y pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, ener­gía na­tu­ral, de­mo­cra­cia, li­ber­tad de pren­sa, y se­gu­ri­dad so­cial. Ca­da una de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas nos ha­cen un país ex­cep­cio­nal en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal.

Sin em­bar­go hay una ta­rea, que sien­do con­ti­nua, si­gue pen­dien­te: el apren­di­za­je, la for­ma­ción, la edu­ca­ción de ca­li­dad, pa­ra nues­tra gen­te. Hoy por hoy, si aca­so lo­gra­mos gra­duar al 50% de los jó­ve­nes de se­cun­da­ria, se­gún da­tos del Es­ta­do de la Na­ción. Sin ha­bi­li­da­des téc­ni­cas y blan­das, di­fí­cil­men­te és­tos cos­ta­rri­cen­se po­drán op­tar por un pues­to de tra­ba­jo for­mal, o un ofi­cio digno pa­ra par­ti­ci­par­les en la so­cie­dad. Aho­ra sus rum­bos pa­re­cen que son las sen­das de la vio­len­cia que el con­su­mo de dro­gas y el nar­co­trá­fi­co en­gen­dra. Es­to es un fra­ca­so to­tal. Pe­ro, no to­do es­tá per­di­do. Cos­ta Ri­ca tam­bién es un fe­nó­meno de la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to con im­pac­to a ni­vel mun­dial, en nues­tra gen­te pre­do­mi­na una al­ta sen­si­bi­li­dad hu­ma­na y am­bien­tal, y he­mos lo­gra­do que se ma­ni­fies­te en mu­chas áreas del eje em­pre­sa­rial. Ha­ce 9 años ini­cié mi ca­mino en es­te cam­po, pri­me­ro co­mo un apren­diz y aho­ra co­mo un re­fe­ren­te re­gio­nal sien­do no­mi­na­do co­mo una de los in­no­va­do­res so­cia­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos me­no­res a 35 años a se­guir, por la pres­ti­gio­sa re­vis­ta MIT Re­view La­ti­noa­mé­ri­ca. Mi rol ha si­do ser un ar­ti­cu­la­dor y ca­ta­li­za­dor de nue­vas ini­cia­ti­vas, co­nec­tan­do ideas, per­so- nas y em­pre­sas. Hoy ten­go la opor­tu­ni­dad de ser par­te de un equi­po ex­cep­cio­nal de per­so­nas, em­pren­de­do­res y pro­fe­so­res en la Aca­de­mia Ca­ri­ca­co, una pro­pues­ta fres­ca pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­tos y co-crear pro­ce­sos de apren­di­za­je pa­ra for­mar agen­tes de cam­bio.

Si has­ta aho­ra aquí se ha vis­to co­mo ries­go for­mar a la com­pe­ten­cia, y la es­tra­te­gia es guar­dar co­no­ci­mien­tos, ar­chi­var in­for­ma­ción y se­rru­char pisos...nues­tra pro­pues­ta es ra­di­cal­men­te dis­tin­ta. No­so­tros cul­ti­va­mos una men­ta­li­dad de aper­tu­ra, una ac­ti­tud de com­par­tir ex­pe­rien­cias, y pro­mo­ve­mos la co­la­bo­ra­ción en­tre pa­res en pro del ideal del bie­nes­tar del ma­yor nú­me­ro. El Pro­gra­ma In­te­li­gen­ciaem­pren­de­do­ra es un pro­ce­so úni­co en el país pa­ra em­pren­der, por­que mien­tras al­gu­nas universidades crean ca­rre­ras lar­gas, teó­ri­cas y cos­to­sas pa­ra ob­te­ner un tí­tu­lo, nues­tra Aca­de­mia se en­fo­ca en crear cur­sos ac­ce­si­bles, prác­ti­cos y de cor­ta du­ra­ción. Nues­tro pro­gra­ma cues­ta 3 ve­ces me­nos que un tí­tu­lo aca­dé­mi­co en ‘ad­mi­nis­tra­ción de ne­go­cios’ y to­ma 4 ve­ces me­nos tiem­po. Du­ran­te las cla­ses re­ta­mos a los es­tu­dian­tes a apren­der ha­cien­do y les com­par­ti­mos las he­rra­mien­tas que los pro­fe­so­res uti­li­za­mos en nues­tros pro­pios em­pren­di­mien­tos. De ma­ne­ra tal que, si las per­so­nas po­nen en prác­ti­ca los apren­di­za­jes, es­tán in­cu­ban- do su em­pre­sa du­ran­te el pro­ce­so. No nos guar­da­mos na­da e in­cen­ti­va­mos la ca­ma­ra­de­ría y co­mu­ni­dad.

Nos mo­ve­mos ca­da vez más rá­pi­do hacia es­ta ten­den­cia del em­pren­di­mien­to, e in­vi­ta­mos a to­dos a su­mar­se, en es­pe­cial al Go­bierno. Su apo­yo pa­ra ha­bi­li­tar opor­tu­ni­da­des lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les es in­dis­pen­sa­ble, so­bre to­do ne­ce­si­ta­mos fon­dos pa­ra ex­pe­ri­men­tar, es­ta es la pre­mi­sa pa­ra crear.

Te­ne­mos ideas que nos gus­ta­ría ex­plo­rar y com­par­ti­mos al­gu­nas pa­ra el diá­lo­go ini­cial. Una con­cre­ta es la Aca­de­mia pa­ra pre­pa­rar nue­vos em­pren­de­do­res. Pe­ro ima­gi­ne­mos un país con Cen­tros de Pro­duc­ción de Va­lor Agre­ga­do en las zo­nas agrí­co­las del país, pes­ca sos­te­ni­ble y ejem­plar, ace­ras pa­ra pea­to­nes y trans­por­te pú­bli­co pun­tual, a lo me­jor un tren rá­pi­do o pa­ra trans­por­tar ma­te­rial. Zo­nas Fran­cas pa­ra em­pre­sas so­cia­les lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, sea­mos re­cep­to­res de las per­so­nas me­jor pre­pa­ra­das y con pro­pó­si­to a ni­vel mun­dial. Que nues­tros Par­ques In­dus­tria­les ve­len por la crea­ción de pro­duc­tos que re­ge­ne­ren el me­dio am­bien­te y po­da­mos apos­tar por una ver­da­de­ra sos­te­ni­bi­li­dad glo­bal. Vol­va­mos a abrir el INBIO Par­que, es­ta vez con un en­fo­que de em­pren­di­mien­to cen­tra­do en la bio­di­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.